Tratamiento del cáncer de pulmón

Las terapias para el cáncer de pulmón están destinadas a eliminar la enfermedad o controlarla. Veamos las opciones disponibles en la actualidad.
Tratamiento del cáncer de pulmón
Diego Pereira

Revisado y aprobado por el médico Diego Pereira el 09 agosto, 2021.

Escrito por Josberth Johan Benitez Colmenares, 09 agosto, 2021

Última actualización: 09 agosto, 2021

El tratamiento del cáncer de pulmón varía de acuerdo con muchos criterios. Tu edad, estado de salud, tipo de cáncer desarrollado, su extensión, pronóstico y tus preferencias inciden al momento de elegir el curso de las terapias. El tratamiento tiene como objetivo eliminar el cáncer, controlarlo, evitar que se propague, reducir los síntomas y otorgarle a los pacientes mayor calidad de vida.

Por lo general se prefieren las terapias combinadas. Es decir, aquellas que utilizan dos o más opciones en el proceso. Hoy nos enfocamos en el tratamiento estándar del cáncer del pulmón. Dicho de otro modo, las alternativas que se utilizan en todo el mundo como procedimiento para hacer frente a la enfermedad. Existe decenas de ensayos clínicos en marcha que se perfilan como posibles opciones en el futuro.

Cirugía

El tratamiento del cáncer de pulmón incluye la cirugía
Cuando las condiciones son favorables, la cirugía puede ser el tratamiento de elección para el cáncer de pulmón.

De acuerdo con la American Lung Association, la cirugía es la mejor alternativa de tratamiento cuando el cáncer está localizado y no se ha diseminado por otras partes del cuerpo.

Con frecuencia se opta por ella cuando se ha detectado cáncer de pulmón de células no pequeñas en estadios tempranos o tumores carcinoides en un solo pulmón. Siguiendo al National Cancer Institute, estas son las opciones disponibles:

  • Resección en cuña: consiste en extirpar el tumor y parte del tejido que lo rodea. Cuanto la extracción del tejido debe ser mayor a la esperada se le denomina cirugía de resección segmentaria. Los investigadores recomiendan esta última por su mayor tasa de supervivencia luego de la intervención.
  • Lobectomía: es el procedimiento estándar para tratar el cáncer de pulmón con cirugía. Durante el procedimiento se extrae uno de los lóbulos del pulmón (el derecho tiene tres, el izquierdo dos). Cuando se tiene que hacer en ambos pulmones, se denomina bilobectomía.
  • Resección en manga: también se conoce como lobectomía de resección de manga. En este caso se extrae el lóbulo y parte del bronquio. Los estudios recomiendan su aplicación, siempre que sea posible, para evitar la neumonectomía.
  • Neumonectomía: hace referencia a la intervención en la que se extrae el pulmón completo. Se opta por ella cuando el cáncer no se puede tratar con las opciones anteriores o está localizado en el centro del pulmón.

La cirugía puede acompañarse con sesiones de quimioterapia o radioterapia para eliminar rastros de células cancerígenas en el organismo. Esto se conoce como terapia adyuvante y se utiliza para reducir las probabilidades de que el cáncer regrese.

Quimioterapia

Como bien lo apunta Johns Hopkins Medicine, el tratamiento de quimioterapia para el cáncer de pulmón tiene como objetivo destruir células tumorales en todo el cuerpo. Puede usarse para reducir el tumor, evitar que se propague o aliviar los síntomas del paciente. Se utiliza antes o después de la cirugía, aunque también puede usarse como única terapia principal.

Su administración se basa en ciclos. Cada ciclo cuenta con un periodo de recuperación. Durante el proceso se pueden destruir células sanas, lo que da como resultado efectos secundarios como pérdida de cabello, supresión del sistema inmune y fatiga. Para reducir las complicaciones, el especialista puede usar una terapia regional o específica, la cual se concentra solo en el área afectada.

Algunos de los medicamentos utilizados durante la quimioterapia en pacientes con cáncer de pulmón son Platinol (cisplatino), Gemzar (gemcitabina), Taxotere (docetaxel) y Taxol (paclitaxel), entre otros.

Radiación

La radioterapia utiliza rayos X de alta energía para evitar la reproducción de las células cancerígenas o eliminarlas por completo. Podemos dividirla en externa e interna. En este último caso se utilizan implantes radiactivos dentro del tumor cancerígeno. La primera opción, la externa, es la más usada por los especialistas. Destacamos los siguientes efectos secundarios tras su aplicación:

  • Fatiga.
  • Tos.
  • Reacciones cutáneas leves.
  • Dolor de garganta.
  • Inflamación de los pulmones.

Los investigadores avalan su uso en estadios tempranos del cáncer, aunque también se puede usar cuando ya se encuentra avanzado. La terapia es indolora y en promedio dura 15 minutos.

Terapias dirigidas

Como mencionamos brevemente en la sección de quimioterapia, cada vez se usan con mayor frecuencia las terapias dirigidas. Este tipo de tratamiento reduce los efectos secundarios y focaliza los esfuerzos en ciertos biomarcadores de las células malignas.

En términos simples, algunos tumores cuentan con características en su estructura (mutaciones, adiciones, deleciones o reordenamiento en el ADN) que se pueden identificar a través de pruebas de laboratorio. Cuando se identifican se eligen tratamientos especiales que atacan esas características.

Los biomarcadores identificados hasta el momento que se pueden tratar son EGFR, ALK, ROS-1, RET, MET, NTRK y BRAF V600E. Este es un campo abierto de la medicina, de manera que en los próximos años se descubrirán nuevos marcadores de utilidad para distintas terapias.

Inmunoterapia

La inmunoterapia es un tratamiento novedoso para el cáncer de pulmón. Los estudios ven con buenos ojos su aplicación, así como una terapia que puede reportar resultados cada vez más prometedores en el futuro. En términos simples consiste en la administración de medicamentos que activan las defensas del cuerpo para hacer frente a las células malignas.

El tipo de inmunoterapia utilizada en el cáncer de pulmón se centra en vacunas, inhibidores de los puntos de control inmunitarios y terapias adoptivas con células T. Se puede utilizar sola o en conjunto con la quimioterapia y en cualquier estado de avance del cáncer.

Cambios en el estilo de vida

El tratamiento del cáncer de pulmón incluye abandonar el tabaco
Lejos de ser una medida innecesaria, abandonar el hábito tabáquico puede ayudar a mejorar la calidad de vida y disminuir los síntomas del cáncer de pulmón.

Como no podría ser de otra manera, si eres fumador debes dejar o disminuir el hábito luego del diagnóstico de la enfermedad. Los estudios consideran el abandono del cigarrillo como parte integral del tratamiento del cáncer de pulmón. Ten en cuenta que fumar puede empeorar los síntomas del cáncer o los de las secuelas generadas por las terapias. No debe haber tregua respecto a este punto.

Al igual que sucede con otras enfermedades se ha popularizado el uso de tratamientos alternativos. Algunos se basan en conocimientos tradicionales, como por ejemplo la naturopatía o la medicina ayurvédica.

Ten en cuenta que, si quieres intentar con estos, debes reportárselo al especialista, no abandonar tu tratamiento principal y mantener expectativas objetivas con respecto a aquellas que prometen curar el cáncer. Sí pueden reportarte beneficios algunos hábitos destinados a relajarte. Por ejemplo:

Estas prácticas no curarán el cáncer, pero pueden ser un aliado para mejorar la calidad de vida en el plano físico y emocional. En todo caso, lo importante es que confíes en las terapias planificadas por el médico que está tratando la condición.

Te podría interesar...
Tratamiento del cáncer de colon
Muy SaludLeerlo en Muy Salud
Tratamiento del cáncer de colon

El cáncer de colon es un hallazgo frecuente en los adultos mayores, sin embargo, su tratamiento es tan efectivo que no ha sido modificado.



  • Cataldo JK, Dubey S, Prochaska JJ. Smoking cessation: an integral part of lung cancer treatment. 2010;78(5-6):289-301.
  • Doroshow DB, Sanmamed MF, Hastings K, Politi K, Rimm DL, Chen L, Melero I, Schalper KA, Herbst RS. Immunotherapy in Non-Small Cell Lung Cancer: Facts and Hopes. Clin Cancer Res. 2019 Aug 1;25(15):4592-4602.
  • Parashar, B., Arora, S., & Wernicke, A. G. Radiation therapy for early stage lung cancer. In Seminars in interventional radiology. 2013; 30 (02): 185-190.
  • Smith CB, Swanson SJ, Mhango G, Wisnivesky JP. Survival after segmentectomy and wedge resection in stage I non-small-cell lung cancer. J Thorac Oncol. 2013 Jan;8(1):73-8.
  • Tronc F, Grégoire J, Rouleau J, Deslauriers J. Long-term results of sleeve lobectomy for lung cancer. Eur J Cardiothorac Surg. 2000 May;17(5):550-6.