¿Cuáles son los síntomas de un soplo?

La mayoría de los soplos cardíacos no generan síntomas, esto al menos cuando no se producen por una afección cardíaca. Te enseñamos todo al respecto.
¿Cuáles son los síntomas de un soplo?
Diego Pereira

Revisado y aprobado por el médico Diego Pereira.

Última actualización: 02 agosto, 2022

Los soplos cardíacos son sonidos que se producen debido a la sangre turbulenta que circula por el corazón. Pueden ser benignos, como ocurre en la mayoría de los casos, o malignos. En este último caso pueden ser un síntoma de una afección cardíaca mayor. Hoy te enseñamos los principales síntomas de un soplo y sus características.

Este tipo de condición es muy frecuente. Algunos investigadores estiman que hasta el 72 % de los niños y los jóvenes lo desarrollan. En muchos casos el soplo cardíaco desaparece por sí mismo, en otros se posterga hasta la edad adulta. Los síntomas de un soplo pueden pasar desapercibidos, y solo un profesional médico lo puede diagnosticar.

Signos y síntomas de un soplo en el corazón

Los síntomas de un soplo pueden incluir edema
El edema de miembros inferiores que acompaña a la presencia de un soplo puede sugerir la presencia de problemas de la mecánica cardíaca.

Cuando las válvulas del corazón se abren y se cierran generan lo que se conoce como sonido de válvula. Este a menudo se representa como lupp-dupp.

El lupp es el sonido sistólico, y se genera cuando el corazón se contrae y se cierran la válvula mitral y la válvula tricúspide. El dupp es el sonido diastólico, y se produce cuando el corazón se relaja y se cierran la válvula aórtica y la pulmonar.

Un soplo cardíaco, en término simples, es un sonido adicional al lupp-dupp. Se genera por el flujo sanguíneo turbulento que pasa por las válvulas cardíacas. Se distinguen dos tipos de soplos cardíacos: inocentes y anormales. En el primer caso no se acompaña de síntomas; en el segundo el paciente puede manifestar lo siguiente:

  • Dificultad para respirar.
  • Dolor en el pecho.
  • Mareos.
  • Sudoración, en especial cuando el paciente no hace actividad alguna.
  • Hinchazón.
  • Piel que parece azul, en especial en los labios y las yemas de los dedos.
  • Venas en el cuello agrandadas.
  • Tos.
  • Desmayos (en casos graves).
  • Latidos rápidos del corazón.
  • Fatiga.

Cuando el paciente manifiesta estos síntomas en compañía de un soplo cardíaco es una señal de una condición médica subyacente. Entre muchas otras, es relativamente común en la enfermedad de la válvulas cardíacas, la endocarditis infecciosa, la cardiopatía reumática, la miocardiopatía, la estenosis aórtica, los defectos del tabique y las derivaciones cardíacas.

En el caso de los soplos cardíacos inocentes, estos se pueden desencadenar por el ejercicio, el embarazo, el hipertiroidismo, la anemia y la fiebre. A veces no hay un motivo aparente, y desaparecen tan pronto como se han manifestado.

Condiciones que pueden provocar soplos

Algunos especialistas diferencian soplo diastólico, soplo sistólico y soplo continuo. A veces los síntomas de un soplo pueden aparecer frente a las siguientes afecciones:

  • Fiebre reumática.
  • Artritis reumatoide.
  • Lupus.
  • Síndrome hipereosinofílico.
  • Síndrome carcinoide.
  • Hipertensión arterial.
  • Hipertensión pulmonar.
  • Uso de algunos medicamentos y abuso de drogas recreativas.

Una diabetes no controlada o una infección por rubéola durante el embarazo pueden provocar síntomas de un soplo en los bebés. Reiteramos que la mayoría del tiempo son inofensivos, de manera que los pacientes no deberían alarmarse frente a ellos. En caso de que se presenten los síntomas estos deben buscar asistencia médica para una evaluación exhaustiva.

Diagnóstico de un soplo cardíaco

Los síntomas de un soplo dependen de la edad
Los soplos que aparecen en los adultos mayores pueden ser la expresión de condiciones médicas subyacentes.

Al margen de los síntomas, los soplos cardíacos se pueden diagnosticar a través de un examen físico. Un especialista puede detectarlo con ayuda de un fonendoscopio, y lo hará sobre las premisas que ya hemos mencionado. De esta manera, se puede diagnosticar en solo unos minutos en el consultorio.

Para saber cuál es la causa del soplo, el médico puede solicitarle al paciente una serie de pruebas. Un electrocardiograma, un ecocardiograma y una radiografía de tórax a menudo se incluyen entre las principales. En función de todas estas se puede dilucidar si el soplo cardíaco se corresponde con un fenómeno inocente o anormal. Con base en ello se puede determinar el tratamiento y el plan de acción.

En el caso de los niños y jóvenes, los expertos sugieren una visita regular al cardiólogo incluso ante soplos cardíacos inocentes. Así se puede valorar la evolución de estos y detectar una posible complicación en el proceso. De acuerdo con la Asociación Americana del Corazón los soplos cardíacos se clasifican de la siguiente manera:

  • Soplos sistólicos: del 1 al 6 (1 es débil y 6 es intenso).
  • Soplos diastólicos: del 1 al 4 (1 es débil y 4 es intenso).

Los soplos cardíacos no se pueden prevenir, esto al menos de forma general. Controlar las enfermedades subyacentes como la hipertensión o la diabetes es de gran ayuda. No son una condición grave, y no se relacionan con complicaciones en el corazón. Si los síntomas de un soplo se generan por una afección cardíaca esta debe controlarse y evaluarse periódicamente.

Te podría interesar...
Cómo prevenir la hipertensión arterial
Muy Salud
Leerlo en Muy Salud
Cómo prevenir la hipertensión arterial

Prevenir la hipertensión arterial consiste en incluir hábitos de vida saludables. Hoy te explicamos los cambios que puedes hacer.



  • Manning, D., Paweletz, A., & Robertson, J. L. Management of asymptomatic heart murmurs in infants and children. paediaTricS and cHild HealTH. 2009; 19(1): 25-29.
  • Mejia, E., & Dhuper, S. Innocent Murmur. StatPearls [Internet]. 2020.