Los síntomas de la psoriasis

La psoriasis es una enfermedad que se caracteriza por múltiples manifestaciones cutáneas. Conoce los síntomas de sus tipos más comunes y cómo identificarlos.
Los síntomas de la psoriasis
Leonardo Biolatto

Revisado y aprobado por el médico Leonardo Biolatto el 27 mayo, 2021.

Escrito por Josberth Johan Benitez Colmenares, 27 mayo, 2021

Última actualización: 27 mayo, 2021

La psoriasis es una enfermedad cutánea que se manifiesta a través de brotes en áreas como el cuello, los codos, las rodillas y el cuero cabelludo. Según la experiencia clínica, los episodios agudos se desarrollan alrededor de la pubertad y entre los 30 y 50 años, de manera que identificar los síntomas de la psoriasis es clave para iniciar un tratamiento oportuno.

Esta patología presenta múltiples comorbilidades que pueden dificultar el diagnóstico cuando el mismo no lo realiza un profesional de la medicina. A pesar de ello, los síntomas que describiremos pueden alertarte de que padeces la condición y que no se trata de un brote por alergias o lesiones cutáneas de otro tipo.

Síntomas frecuentes de la psoriasis

Lo primero que debes saber es que los síntomas de la psoriasis varían de acuerdo con el tipo de presentación que se manifieste. Existen muchas variedades de psoriasis y, aunque tienen características en común, en realidad el área afectada, el tamaño del brote y la duración difieren según el caso.

A grandes rasgos, la psoriasis se divide en lesiones pustulosas y no pustulosas. Bajo estas categorías se enmarcan todos sus tipos y sirven de guía para realizar el diagnóstico.

Psoriasis vulgar

También conocida como psoriasis en placa, es la manifestación más habitual y frecuente de la enfermedad. Casi el 90 % de los pacientes con psoriasis son diagnosticados con ella y se caracteriza, en principio, por lo siguiente:

  • Lesiones simétricas en forma de brotes que aparecen en los codos, el cuero cabelludo, las rodillas y la región sacra.
  • Parches en formas de escamas de color nacarado o plata.
  • Piel seca con picor y enrojecimiento.
  • Sangrados con el mínimo contacto.
  • Agrietamiento en las zonas afectadas.

Los brotes de psoriasis vulgar se presentan en formas de escamas. Las primeras y superficiales tienden a caerse con facilidad, mientras que las profundas son más gruesas y difíciles de raspar. Estas presentan pequeños puntos rojos con sangrado; algo conocido como signo de Auspitz.

La áreas curadas se distinguen por un anillo con hipopigmentación, el que se denomina anillo de Woronoff. De esta manera, las secuelas cutáneas pueden prevalecer un par de días luego de la manifestación del brote.

Síntomas de psoriasis en la mano.
La psoriasis genera síntomas en ciertas zonas del cuerpo características, aunque las mismas varían según la presentación clínica.

Psoriasis guttata

También conocida como psoriasis en gotas, se trata de una variante que afecta a niños y jóvenes adultos (menores de 30 años). Se caracteriza porque las lesiones cutáneas se manifiestan de forma repentina y pueden desaparecer tan pronto como han llegado.

Entre sus síntomas destacamos los siguientes:

  • Brotes en el tronco, la cara, el cuero cabelludo y las extremidades.
  • Lesiones en forma de gotas pequeñas similares a la varicela.
  • Es muy común que se desarrolle luego de una infección viral o bacteriana. La evidencia indica que el principal desencadenante en los niños es la infección por estreptococo beta hemolítico del grupo A.
  • Los brotes se manifiestan en ciclos de 3 a 4 meses.
  • Picor en la zona afectada.

Psoriasis ungueal

Se considera una de las formas más difíciles de tratar de la enfermedad y difiere de las demás porque se manifiesta directamente en las uñas de manos y pies. Entre sus síntomas encontramos los siguientes:

  • Crecimiento anormal de la superficie de la uña.
  • Cambios de color.
  • Levantamiento de la uña del lecho ungueal (onicólisis).
  • Picor y manchas blancas en la periferia de la uña.
  • Astillamiento de la superficie (solo en casos graves).

En función de la gravedad de los brotes es posible que los pacientes presenten dificultad para caminar o para mantener la postura durante mucho tiempo. Esta variante se suele confundir con infecciones por hongos (onicomicosis), ya que sus síntomas son muy similares.

Psoriasis inversa

Estudios indican que entre el 3 % y el 7 % de los pacientes con psoriasis padecen de esta variante, conocida también como flexural o intertriginosa. La evidencia demuestra que su diagnóstico puede complicarse, debido a que los signos se confunden con otras afecciones cutáneas, como es el caso de las micosis, la dermatitis de contacto, el liquen plano y el intertrigo mecánico.

En todo caso, se caracteriza por brotes en los pliegues el cuerpo. Se distingue a través de estos síntomas:

  • Lesiones que aparecen detrás de las orejas, las axilas, debajo de los senos, la ingle o entre los glúteos.
  • Brotes húmedos, lisos y brillantes con ausencia de escamas blanquecinas.
  • Irritación, picazón y sudoración excesiva en el área afectada.
  • Erosiones superficiales, en especial cuando se desarrolla en una zona en la que se produce fricción.

Es más frecuente en personas con obesidad o con un historial de infecciones micóticas previas. Suele ser una variante que resiste a los tratamientos clásicos de la enfermedad.

Artritis psoriásica

Considerada durante siglos una variante de la artritis reumatoide, se estima que la artritis psoriásica afecta entre un 10 % y 42 % de los pacientes con la enfermedad. Es más frecuente durante la segunda o tercera década de la vida y se caracteriza por lo siguiente:

  • Rigidez y dolor en las articulaciones.
  • Lesiones en forma de manchas rojas con superficie escamosa.
  • Hinchazón en los dedos de las manos y los pies.
  • Inflamación de la piel.

Los síntomas de esta variante son similares a los de la artritis reumatoide y con frecuencia empeoran con el tiempo. Los brotes pueden alternase con periodos de remisión o alivio, aunque se trata de una condición para la que no existe cura.

Síntomas poco frecuentes de la psoriasis

En paralelo con los síntomas de la psoriasis ya descritos, para cada variante pueden presentarse otros signos menos frecuentes. Estos se manifiestan en función de la gravedad del brote:

  • Sequedad o irritación en los ojos (producto del desprendimiento de las escamas).
  • Fiebre.
  • Ampollas llenas de pus.
  • Infecciones bacterianas o virales ocasionadas por la exposición de las áreas afectadas.

Como apuntamos en el inicio, esta enfermedad se desarrolla con múltiples comorbilidades. De esta manera, se asocia también con cardiopatías, ansiedad, afecciones del intestino, diabetes tipo 2 y depresión.

Los estudios confirman que esta última es la comorbilidad más común. Puede empeorar los síntomas de la psoriasis. La incidencia de la depresión en los pacientes está relacionada con factores psicosociales, de autopercepción y deterioro de la calidad de vida.

Depresión por los síntomas de la psoriasis.
La depresión asociada a la psoriasis tiene que ver con el deterioro en la calidad de vida que acarrean los síntomas. Esto puede llevar al aislamiento social.

Posibles complicaciones de los síntomas de la psoriasis

La mayoría de los episodios de psoriasis se manifiestan en un área determinada. Sin embargo, existe una variante conocida como psoriasis eritrodérmica que puede afectar hasta el 80 % del cuerpo en un solo brote.

Se trata de un tipo poco frecuente que se caracteriza por el desprendimiento masivo de la piel de los pacientes. Es el tipo más grave de la enfermedad. La evidencia indica que puede ser mortal. Se estima que afecta entre el 1 y el 2,25 % de los pacientes psoriásicos.

Se distingue por lo siguiente:

  • Brotes generalizados en la mayor parte del cuerpo.
  • Picazón, ardor y episodios de descamación intensos.
  • Superficie de la piel ardiente.
  • Cambios en la frecuencia cardíaca.
  • Infecciones colaterales (como septicemia o neumonía).
  • Caída del cabello o de las uñas.

La condición también se puede presentar a través de la variante de la psoriasis pustulosa generalizada, conocida como psoriasis de Von Zumbusch. Los brotes se desarrollan repentinamente (en ocasiones, hasta en un 90 % del cuerpo) y se acompañan de fiebre, malestar y descamación de las pústulas.

¿Cuándo ir con el especialista?

Se recomienda consultar con un especialista en cuanto se perciban alguno de los síntomas reseñados. Este procederá a hacer un diagnóstico para aplicar un posterior tratamiento en función del tipo y la gravedad de los brotes.

Un diagnóstico temprano puede impedir que la enfermedad se expanda por todo el cuerpo o que derive en tipos que son más difíciles de tratar. Si observas algunos de los signos no dudes en acudir con un dermatólogo, ya que puede ser contraproducente el autodiagnóstico, la automedicación o la ausencia de terapia alguna.

Te podría interesar...
¿Cómo se diagnostica el acné?
Muy Salud
Leerlo en Muy Salud
¿Cómo se diagnostica el acné?

El acné es uno de los motivos de consulta más frecuentes en dermatología. ¿Deseas saber cómo se diagnostica el acné? ¡Sigue leyendo!



  • Barbur, M. C. M., & Escobar, S. T. (2012). Psoriasis de Von Zumbusch. Revista Ciencias Biomédicas. 2012; 3(2): 327-332.
  • Boyd, A. S., & Menter, A. (1989). Erythrodermic psoriasis: precipitating factors, course, and prognosis in 50 patients. Journal of the American Academy of Dermatology. 1989; 21(5): 985-991.
  • Cemeli Cano, M., & Beltrán García, S. (2019). Psoriasis guttata asociada a dermatitis perianal estreptocócica. Pediatría Atención Primaria. 2019; 21(81): 41-43.
  • González-Parra, S., & Daudén, E. (2019). Psoriasis y depresión: el papel de la inflamación. Actas dermo-sifiliograficas. 2019; 110(1): 12-19.
  • Guerrero Sotelo, Á. L. Psoriasis: causas, síntomas y tratamiento. 2018.
  • Gladman, D. D. Psoriatic arthritis. Prognosis in the rheumatic diseases. 1991; 153-166.
  • Kaliyadan, F.The dermoscopic auspitz sign. Indian dermatology online journal. 2018, 9(4); 290.
  • Micali, G., Verzì, A. E., Giuffrida, G., Panebianco, E., Musumeci, M. L., & Lacarrubba, F. (2019). Inverse psoriasis: from diagnosis to current treatment options. Clinical, cosmetic and investigational dermatology. 2019; 12: 953.
  • Penneys, N. S., Ziboh, V., & Simon, P. (1976). Pathogenesis of Woronoff ring in psoriasis. Archives of dermatology. 1976, 112(7): 955-957.
  • Sánchez-Regaña, M., & Umbert, P. (2008). Aspectos diagnósticos y terapéuticos de la psoriasis ungueal. Actas Dermo-Sifiliográficas. 2008; 99(1): 34-43.
  • Sarac, G., Koca, T. T., & Baglan, T. A brief summary of clinical types of psoriasis. Northern clinics of Istanbul. 2016; 3(1): 79.
  • Singh, R. K., Lee, K. M., Ucmak, D., Brodsky, M., Atanelov, Z., Farahnik, B., ... & Liao, W. Erythrodermic psoriasis: pathophysiology and current treatment perspectives. Psoriasis (Auckland, NZ). 2016; 6, 93.
  • Syed, Z. U., & Khachemoune, A. Inverse psoriasis. American journal of clinical dermatology. 2011; 12(2): 143-146.
  • Swanbeck, G., Inerot, A., Martinsson, T., Wahlström, J., Enerbäck, C., Enlund, F., & Yhr, M. Age at onset and different types of psoriasis. British journal of dermatology. 1995; 133(5): 768-773.
  • Vargas Mamani, J. H., & Vargas De La Fuente, J. Psoriasis vulgar. Revista Científica Ciencia Médica. 2016; 19(1): 62-63.