Síndrome Wernicke-Korsakoff: síntomas, causas y tratamiento

Los pacientes que padecen del trastorno por consumo de alcohol desarrollan el síndrome de Wernicke-Korsakoff. Te enseñamos de qué se trata y las opciones para contrarrestarlo.
Síndrome Wernicke-Korsakoff: síntomas, causas y tratamiento
Diego Pereira

Revisado y aprobado por el médico Diego Pereira.

Última actualización: 02 agosto, 2022

El síndrome de Wernicke-Korsakoff es un trastorno neurológico que a menudo se asocia con el trastorno por consumo de alcohol. Sin embargo, tal y como señalan los expertos, puede manifestarse con independencia de este. Es por esta razón que en muchos contextos se subestima el riesgo, las consecuencias e incluso los síntomas de una condición, lo cual deriva en cuadros de infradiagnóstico.

No se trata de un afección homogénea, sino que reúne a dos condiciones: la encefalopatía de Wernicke y el síndrome de Korsakoff. Son dos trastornos estrechamente relacionados, ya que uno deriva en el otro. Por esta razón se opta por diagnosticar a los pacientes con el síndrome de Wernicke-Korsakoff , aun cuando solo manifieste uno de estos trastornos.

Síntomas del síndrome de Wernicke-Korsakoff

La evidencia señala que el cuadro típico del síndrome de Wernicke-Korsakoff se caracteriza por una tríada de manifestaciones: alteraciones del estado mental, nistagmo y ataxia. Sin embargo, el síndrome es muy complejo, y puede desarrollarse de manera diferente en función de muchas variables. Te dejamos con algunos de sus síntomas más característicos:

  • Desorientación profunda.
  • Confusión mental.
  • Indiferencia y apatía.
  • Alteraciones oculares.
  • Problemas de equilibrio y de movimiento.
  • Somnolencia.
  • Desmayo.
  • Falta de energía.
  • Pérdida de memoria a corto plazo.
  • Problemas para gestionar tareas cotidianas.

No es infrecuente que las personas con el síndrome de Wernicke-Korsakoff inventen información para llenar los vacíos de su memoria. Este síntoma suele ser leve, aunque se incrementa en ausencia de tratamiento. También se puede traducir en la incapacidad para sumar nueva información o aprendizajes, también para recordar hechos recientes.

Las dificultades para comprender la información, para poner las palabras en contexto, las alucinaciones leves, la baja presión arterial y la baja temperatura corporal también se consideran síntomas frecuentes. El comportamiento social rara vez se ve alterado, de modo que los pacientes pueden relacionarse con los demás sin que estos sospechen alguna complicación.

Causas del síndrome de Wernicke-Korsakoff

El síndrome de Wernicke-Korsakoff y el alcohol
Las deficiencias de micronutrientes suelen asociarse al consumo intenso de alcohol, algo propio del síndrome de Wernicke-Korsakoff.

El síndrome de Wernicke-Korsakoff se origina debido a una deficiencia de tiamina. Por lo general, los pacientes desarrollan primero la encefalopatía de Wernicke, luego el síndrome de Korsakoff.

Esto debido a que, como señalan los expertos, la primera se relaciona con una deficiencia leve de tiamina, mientras que el segundo con una deficiencia grave. Como ya hemos advertido muchos optan por diagnosticar el síndrome completo incluso ante la ausencia del segundo.

La tiamina, también conocida como vitamina B1, es un componente esencial en el metabolismo energético. Esta participa en el tejido cerebral, de modo que se piensa que su deficiencia es la responsable de la lesión inicial en las neuronas. Desde hace décadas se ha relacionado el abuso de alcohol como la principal causa de su deficiencia, razón por la cual los pacientes alcohólicos suelen ser el grupo más afectado.

Sin embargo, tal y como señalan los investigadores, los cuadros de desnutrición, el uso crónico de diuréticos, los episodios de vómitos repetidos, la cirugía bariátrica, la inseguridad alimentaria y las dietas restrictivas pueden derivar también en su deficiencia. Otros factores que pueden tener una cuota de responsabilidad son los siguientes:

  • Trastornos renales graves.
  • Enfermedades gastrointestinales.
  • Episodios de cáncer, VIH y enfermedades infecciosas severas.
  • Anorexia nerviosa y bulimia.
  • Predisposición genética.

Desde hace varias décadas se han propuesto componentes genéticos detrás de la condición. Es por esta razón que puede manifestarse en pacientes con antecedentes familiares del trastorno. Dado que a menudo se relaciona solo con el alcoholismo, suele pasar desapercibido en muchos procesos de diagnóstico cuando el paciente no se ajusta a este perfil. El porcentaje de la población que lo padece puede ser entonces mayor.

Tratamiento para el síndrome Wernicke-Korsakoff

El síndrome de Wernicke-Korsakoff y la gravedad
Dependiendo de la gravedad clínica, es probable que se requiera una hospitalización para recibir tratamiento médico endovenoso.

El diagnóstico del síndrome Wernicke-Korsakoff puede ser complejo. Se opta por valorar los síntomas, el estado de salud general del paciente, su historial clínico y los antecedentes familiares.

También se opta por una evaluación neuropsicológica que tiene como punto de partida los signos que se han manifestado. De esta manera se pueden descartar explicaciones a estos y confirmar así el síndrome.

La ataxia, el nistagmo y los episodios de amnesia y confusión reúnen un cuadro típico de esta condición, de modo que la presencia de estos debe considerarse como una señal de alarma. Los especialistas pueden optar por pruebas sanguíneas, exploraciones por imágenes y exámenes de vista como complemento. Una vez se determine la presencia del síndrome, se optará por tratarlo.

El síndrome de Wernicke-Korsakoff se considera una emergencia médica, ya que si no se trata a tiempo puede derivar en signos permanentes e incluso la muerte (en cuadros graves). Si se confirma una deficiencia de tiamina se optará por recuperar los valores normales. En la mayoría de los casos esto implica hospitalización para suministrar el nutriente por vía intravenosa.

De acuerdo con el grado de deficiencia, esto se puede mantener durante un par de días e incluso varias semanas. En ocasiones, el paciente requerirá también reponer sus valores de potasio y magnesio, los cuales suelen verse comprometidos. En los casos graves se optará por reponer todo el grupo de vitaminas que compone el complejo B. El proceso de recuperación tendrá en cuenta lo siguiente:

  • Abandonar la ingesta de alcohol.
  • Incluir una dieta equilibrada para contrarrestar la descompensación.
  • Asistir a sesiones de fisioterapia (para contrarrestar las secuelas motoras).
  • Ingesta de suplementos orales (si el médico lo considera oportuno).

Pronóstico

La recuperación suele ser lenta, e incluso muchos pacientes no se reponen por completo. Es por esta razón que quienes han sido diagnosticados deben evitar el alcohol y cuidar su dieta para evitar la deficiencia de tiamina.

También deben realizar evaluaciones anuales para asegurarse de que el síndrome está controlado. Quienes están en situación de riesgo pueden optar por suplementos orales de tiamina como método de prevención.

Si llegas a manifestar alguno de los síntomas no dudes en buscar asistencia médica. Hazlo en especial si puntúas para algunos de los grupos de riesgo, y procura controlar las enfermedades asociadas y modificar los hábitos de vida para reducir las complicaciones.

El síndrome de Wernicke-Korsakoff puede llegar a ser muy grave, de manera que estar al tanto de sus síntomas y sus desencadenantes es en sí mismo un método de prevención.

Te podría interesar...
Síndrome de Cotard: síntomas, causas y tratamiento
Muy Salud
Leerlo en Muy Salud
Síndrome de Cotard: síntomas, causas y tratamiento

El síndrome de Cotard se define como la percepción por parte del paciente de no estar vivo o ser inmortal. Es un trastorno muy raro.



  • Akhouri, S., Kuhn, J., & Newton, E. J. Wernicke-korsakoff syndrome. 2017.
  • Arumugam, S. Thiamine deficiency in alcoholics with normal body mass index. Journal of Dr. NTR University of Health Sciences. 2019; 8(3): 175.
  • Gomes, F., Bergeron, G., Bourassa, M. W., & Fischer, P. R. Thiamine deficiency unrelated to alcohol consumption in high‐income countries: a literature review. Annals of the New York Academy of Sciences. 2021; 1498(1): 46-56.
  • Isenberg-Grzeda, E., Kutner, H. E., & Nicolson, S. E. Wernicke-Korsakoff-syndrome: under-recognized and under-treated. Psychosomatics. 2012; 53(6): 507-516.
  • Jimoh, I. J., Sebe, B., Balicza, P., Fedor, M., Pataky, I., Rudas, G., ... & Molnar, M. J. Wernicke–Korsakoff syndrome associated with mtDNA disease. Therapeutic advances in neurological disorders. 2020; 13: 1756286420938972.
  • Oudman, E., Wijnia, J. W., Oey, M. J., van Dam, M., & Postma, A. Wernicke-Korsakoff syndrome despite no alcohol abuse: a summary of systematic reports. Journal of the Neurological Sciences. 2021; 426: 117482.