¿Qué es la oxicodona y para qué sirve?

Los opioides son un grupo de analgésicos muy potentes empleados en el tratamiento del dolor severo. La oxicodona es uno de estos compuestos que tiene una eficacia similar a la morfina, pero con menos efectos secundarios.
¿Qué es la oxicodona y para qué sirve?

Escrito por Luis Rodolfo Rojas Gonzalez, 02 febrero, 2021

Última actualización: 06 febrero, 2021

El dolor es uno de los síntomas más incapacitantes a nivel mundial, siendo uno de los principales motivos de consulta. Por ello, se han creado diferentes compuestos para reducir la repercusión que tiene en la vida de las personas. Uno de estos medicamentos es la oxicodona, pero ¿qué es y para qué sirve?

Casi todas las enfermedades severas, como el cáncer, son capaces de generar un dolor crónico muy difícil de controlar, ya que el mismo no responde al tratamiento analgésico tradicional. En este sentido, es necesario utilizar un grupo de analgésicos con un efecto mayor, conocidos como opioides.

El consumo de este tipo de fármacos debe realizarse bajo estricta supervisión médica, ya que una sobredosis de estas sustancias puede llevar a la muerte. De hecho, de acuerdo con los datos ofrecidos por la Organización Mundial de la Salud (OMS), más del 70 % de las muertes asociadas al consumo de fármacos están relacionadas con los opioides.

¿Qué es la oxicodona?

Este fármaco también es conocido como hidrocloruro de oxicodona y es un analgésico perteneciente al grupo de los opioides y derivado de la tebaína. El medicamento en cuestión es un análogo de los receptores mu y kappa del encéfalo, por lo que potencia el efecto de los mismos en el organismo.

El opioide más conocido en la actualidad es la morfina; no obstante, la oxicodona puede ser el sustituto ideal en muchos casos. Esto se debe a que dicha sustancia tiene mayor afinidad por los lípidos y una metabolización hepática menor, lo que le confiere una gran disponibilidad que no se altera con la edad o con el consumo de alimentos.

La dosificación disponible en el mercado es muy variable, los comprimidos pueden incluir entre 10 y 80 miligramos del principio activo. Por otro lado, la administración se realiza por vía oral a través de comprimidos de liberación prolongada en la mayoría de los casos, aunque existen las tabletas de efecto inmediato y la solución oral.

Mecanismo de acción

En términos generales, los opioides actúan en una serie de receptores específicos ubicados en el encéfalo, las vías sensitivas periféricas y otras localizaciones. Hoy en día se han identificado 5 clases de receptores opioides, de los cuales solo 3 de ellos pueden ser activados por compuestos exógenos (externos al organismo).

Los receptores activados por estos compuestos se conocen como mu, kappa y sigma. Los mismos son capaces de hiperpolarizar la membrana de las neuronas cuando son activados. Esto generará una disminución en la liberación de la sustancia P, el cual es el neurotransmisor que envía los impulsos nociceptivos desde la médula espinal hasta el encéfalo.

De esta manera, la percepción del dolor disminuirá debido a que el impulso nervioso no llegará de forma adecuada a los centros correspondientes. La oxicodona reconocerá y activará a los receptores opioides mu y kappa ubicados en el sistema nervioso central, generando así la respuesta celular ya explicada.

Los opioides no poseen un efecto techo, es decir, mientras mayor sea la dosis administrada mayor será el efecto analgésico. No obstante, siempre existe el riesgo de sufrir una sobredosis, por lo que el consumo de estos fármacos debe ser controlado por un especialista.

¿Para qué sirve la oxicodona?

La oxicodona es uno de los analgésicos más potentes conocidos, por lo que se emplea en el tratamiento del dolor que va de moderado a severo. El medicamento en cuestión tiene un efecto muy potente en enfermedades graves como el cáncer, al tener una eficacia similar a la de la morfina.

La oxicodona es efectiva para el tratamiento del dolor crónico
Los pacientes oncológicos pueden beneficiarse en gran medida del tratamiento con oxicodona.

En términos generales, se utiliza en aquellos casos en los que el paciente vaya a sufrir dolor durante mucho tiempo o cuando otros analgésicos no han sido de utilidad. Además de los dolores producidos por cáncer, algunos estudios demuestran que el compuesto también es de utilidad en los siguientes casos:

  • Neuropatía diabética.
  • Neuropatía posherpética.
  • Osteoartrosis.
  • Dolor lumbar.
  • Traumatismos severos.
  • Dolores postoperatorios.

¿Cómo se consume?

La única forma de administración existente para la oxicodona es la ingesta oral. En el caso de los comprimidos, los mismos deben ingerirse enteros, sin ser masticados o triturados y siguiendo las indicaciones proporcionadas por el especialista.

De acuerdo al prospecto interno del fármaco, la dosis inicial debe ser de 10 miligramos con intervalos de 12 horas entre cada dosificación, por lo que la ingesta no debe ser mayor a 2 comprimidos diarios. Sin embargo, las dosis deben ser menores en los casos de insuficiencia renal o de insuficiencia hepática.

Para el tratamiento del dolor asociado al cáncer suele ser necesaria una dosis entre 80 y 120 miligramos de principio activo. Por otro lado, en los casos de dolor no asociado al cáncer, la dosis media necesaria suele rondar los 40 miligramos.

Las personas que hayan ingerido opioides en ocasiones anteriores pueden necesitar una dosis inicial mayor.

Efectos secundarios de la oxicodona

Tal y como sucede con todos los fármacos disponibles en el mercado, la oxicodona tiene cierto grado de toxicidad, por lo que algunas personas pueden desarrollar efectos adversos. Los efectos secundarios más frecuentes son las náuseas y el estreñimiento, los cuales pueden contrarrestarse con ciertos fármacos o con cambios en la dieta.

Por otro lado, los pacientes también pueden presentar algunos de los siguientes síntomas:

La oxicodona es un fármaco que tiene la capacidad de causar dependencia cuando se ingiere por un tiempo prolongado. También es capaz de desarrollar tolerancia, por lo que será necesario aumentar la dosis para que siga generando el efecto deseado.

Advertencias y contraindicaciones

El uso de este fármaco está contraindicado en las personas que presenten alergia a alguno de los compuestos o que presenten problemas respiratorios. Si se padece de íleo paralítico, se debe tener en cuenta que el fármaco hará más lento el movimiento intestinal.

Por su parte, su uso no está recomendado en niños menores de 12 años, debido a que no se ha estudiado la eficacia del compuesto en este rango de edad. Las mujeres embarazadas tampoco deben consumir oxicodona debido a que el compuesto es capaz de atravesar la barrera placentaria y afectar al bebé.

Las mujeres embarazadas no deben consumir oxicodona.
Durante el embarazo, la oxicodona puede generar efectos nocivos en el feto en desarrollo.

Las personas con problemas renales, hepáticos o tiroideos deben consultar con el médico antes de iniciar el tratamiento, debido a que necesitarán dosis menores. Además, también se debe informar si se consumen otros medicamentos, ya que el fármaco puede interaccionar con otros compuestos como la sertralina o la fluoxetina.

Un tratamiento eficaz para el dolor

En términos generales, los opioides son los compuestos con las propiedades analgésicas más potentes. La oxicodona es muy similar a la morfina, empleada en el tratamiento del dolor moderado y severo. El fármaco en cuestión posee pocos efectos secundarios, por lo que su toxicidad es baja.

No obstante, no se debe abusar de su consumo, ya que es posible desarrollar tolerancia y dependencia. Además, el riesgo de tener una sobredosis es elevado, lo que puede traer consecuencias fatales. En este sentido, el medicamento solo debe ingerirse bajo estricta prescripción médica y siguiendo las instrucciones dadas.

Te podría interesar...
¿Qué es el dolor?
Muy Salud
Leerlo en Muy Salud
¿Qué es el dolor?

El dolor es, en principio, un mecanismo de defensa. Su función es detectar y localizar los procesos que dañan las estructuras corporales.



  • A. Valdivielso Serna. Dolor agudo, analgesia y sedación en el niño (IIIa): Farmacocinética y farmacodinamia de los analgésicos opioides. An Esp Pediatr 1998;48:429-440.
  • Gómez-Vega C., Romero P., Callejo A., Telletxea S., Torre F., Arizaga A.. Oxicodona en el dolor crónico no oncológico. Rev. Soc. Esp. Dolor. 2007;  14( 2 ): 125-132.
  • Sanz J.. Oxicodona. Rev. Soc. Esp. Dolor. 2005;  12( 8 ): 525-531.
  • Agencia española de medicamentos y productos sanitarios. Prospecto: información para el usuario. Oxicodona Sandoz 20 mg comprimidos de liberación prolongada EFG. Documento disponible en: https://cima.aemps.es/cima/dochtml/p/70686/P_70686.html#3-c-mo-tomar-oxicodona-sandoz.
  • Kalso E. Oxycodone. J Pain Symptom Manage. 2005 May;29(5 Suppl):S47-56.
  • Ruan X, Mancuso KF, Kaye AD. Revisiting Oxycodone Analgesia: A Review and Hypothesis. Anesthesiol Clin. 2017;35(2):e163-e174.