Los primeros síntomas de la gripe

Sara Santos Lorente · 2 septiembre, 2019
La gripe es una infección vírica que se transmite de persona a persona y es muy frecuente en épocas de frío. Si quieres reconocer los primeros síntomas de la gripe, en este artículo te los contamos.

En épocas de frío, son muchas las personas, entre ellas familiares, amigos o compañeros de trabajo, que pasan la gripe. Se trata de una infección causada por un virus. A lo largo del artículo te explicamos más detalles, centrándonos especialmente en los síntomas de la gripe que nos ayudan a reconocerla.

¿Qué es la gripe?

La gripe es una infección vírica aguda que afecta, normalmente, a las vías respiratorias altas. El microorganismo causante es el virus Influenza, de la familia Orthomyxoviridae, comúnmente denominado como el virus de la gripe.

Aunque existen diferentes tipos, el más común y relevante para las personas es el virus de la gripe tipo A. Dentro de este tipo encontramos diferentes subtipos, en función de dos proteínas que tienen los virus en su superficie: la hemaglutinina (HA) y la neuranimidasa (NA). Estas proteínas sufren cambios y mutaciones:

  • Si las variaciones son pequeñas, dan lugar a las gripes estacionales, que normalmente se transmiten con facilidad en época de frío.
  • Por otro lado, si estas mutaciones son más amplias, dan lugar a diferentes subtipos de virus de la gripe. Estos producen resistencias mayores, son los causantes de las pandemias y son los que elevan la cifra de afectados.

Síntomas de la gripe y periodo de incubación

Los síntomas de la gripe pueden variar, dependiendo de si es una infección leve, moderada o severa. Aún así, el inicio de los síntomas de la gripe suele ser repentino, incluyendo normalmente:

  • Fiebre: puede variar de leve a moderada o alta. Normalmente, se reduce con el uso de antipiréticos y suele durar entre 1 y 7 días, siendo lo más frecuente 3 días.
  • Dolor de cabeza: normalmente, es un dolor generalizado y no es pulsátil.
  • Dolor muscular, especialmente en el dorso del cuerpo, en los muslos y en la zona lumbar.
  • Escalofríos y sensación de frío, incluso estando muy arropados.
  • Debilidad general y cansancio o fatiga, que incluso puede producir mareo o vértigo al levantarnos.
  • Dolor de garganta, que normalmente dificulta tragar.
  • Tos seca que, normalmente, no conlleva mucosidad ni expectoración.
  • Ojos rojos o con lagrimeo: los denominados ojos vidriosos, característicos de la gripe.
  • Congestión nasal.
  • Náuseas, vómitos y diarrea: son síntomas más frecuentes en niños, en cambio no lo son para el adulto.
dolor de garganta

Quizá te interese: Otitis

El periodo de incubación de la gripe suele ser como máximo dos días y, como hemos comentado, tiene un inicio repentino, entre 3 y 6 horas. Los primeros síntomas suelen ser la fiebre, la sensación de malestar general y el dolor en diferentes partes del cuerpo.

En general, los síntomas son similares año tras año, aunque pueden presentar pequeñas variaciones, siendo más característico en cada estacionalidad alguno de los mismos.

¿A quiénes afecta más la gripe?

Las manifestaciones de la infección por el virus Influenza dependen, entre otros factores, de la edad y de la salud de base que tenga la persona. Parece que existe un porcentaje no pequeño de infecciones que no presentan síntomas o que se superan como una infección de las vías respiratorias altas, sin mayores complicaciones.

Lee también: Antihistamínicos

En cuanto a la edad, los niños son más susceptibles de padecer síntomas de la gripe más pronunciados, en parte porque su sistema inmune aún es inmaduro.

La infección por el virus de la gripe está claramente marcada por las estaciones del año en las que hace más frío. La transmisión del virus se produce de persona a persona, siendo de mayor facilidad en lugares con aglomeraciones. Una persona contagiada puede transmitir el virus desde el día previo al inicio de los primeros síntomas de la gripe, hasta siete días después, aproximadamente.

Prevención de la gripe y sus síntomas

Para prevenir la gripe, o al menos los síntomas más severos de la misma, se aconseja la vacunación de los denominados grupos de riesgo, formados por las personas más susceptibles a la infección por el virus y a sus complicaciones. Estos grupos de riesgo incluyen a:

embarazo mujer embarazada

  • Embarazadas.
  • Niños y niñas entre 6 y 23 meses de edad.
  • Personas mayores de 65 años.
  • Trabajadores avícolas y de criaderos de cerdos.
  • Personas entre 2 y 64 años que padezcan otras enfermedades o patologías, como puede ser la diabetes, enfermedades cardiacas, obesidad mórbida, insuficiencia renal o hepática, enfermedades autoinmunes, cáncer, VIH o inmunodeficiencias congénitas.

Además de la vacunación, otras medidas para disminuir la probabilidad de contagio son:

  • Lavarse las manos de manera frecuente.
  • Utilizar un pañuelo de papel al toser o estornudar.
  • Seguir una correcta alimentación.
  • Evitar cambios bruscos de temperatura.
  • Evitar coger frío.
  • Mantener una correcta ventilación de las viviendas.
  • American Thoracic Society. (2017). Influenza (“the flu”). ATS Patient Education Series. https://doi.org/10.1097/01.NURSE.0000291990.47055.4c
  • Franz Baehr, M., & Jorge Mackenney, P. (2014). Aspectos clínicos de la influenza. Revista Médica Clínica Las Condes, 25(3), 406–411. https://doi.org/10.1016/S0716-8640(14)70056-2
  • OMS (Organización Mundial de la Salud). (n.d.). Gripe (estacional). Retrieved January 22, 2019, from https://www.who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/influenza-(seasonal)