Diferencias entre la colitis ulcerosa y la enfermedad de Crohn

La colitis ulcerosa y la enfermedad de Crohn comparten muchos síntomas en común. A pesar de ello, son manifestaciones diferentes. Conozcamos qué signos las distinguen.
Diferencias entre la colitis ulcerosa y la enfermedad de Crohn
Diego Pereira

Revisado y aprobado por Diego Pereira el 05 julio, 2021.

Escrito por Josberth Johan Benitez Colmenares, 05 julio, 2021

Última actualización: 05 julio, 2021

Con frecuencia se debate sobre las diferencias entre colitis ulcerosa (CU) y enfermedad de Crohn (EC). La polémica no es menor, ya que incluso entre los expertos surgen dudas sobre cuándo diagnosticar una u otra condición. De hecho, existen cuadros que se quedan a medio camino de ambas, de modo que los especialistas no tienen más remedio que diagnosticar colitis indeterminada.

Sin embargo, en la mayoría de los casos sí es posible encontrar marcadores que permiten inclinar la balanza hacia un trastorno en específico. En las siguientes líneas exploramos estos marcadores, mostrándote qué señales se tienen en cuenta y cuáles se omiten.

Principales diferencias entre colitis ulcerosa y enfermedad de Crohn

Lo primero que debes saber, tal y como nos indica la Harvard Health Publishing, es que tanto la colitis ulcerosa como la enfermedad de Crohn forman parte de lo que se conoce como enfermedad inflamatoria intestinal (EII).

Estas son las dos posibles manifestaciones de este trastorno, de modo que es natural que compartan características en común. Su evolución y tratamiento, aun así, es muy diferente.

Con este mente, veamos qué diferencias hay entre la colitis ulcerosa y la enfermedad de Crohn:

Síntomas

Las diferencias entre colitis ulcerosa y enfermedad de Crohn incluyen los síntomas
Algunas de las manifestaciones clínicas más evidentes, como la diarrea, suelen ser compartidas por ambas condiciones.

Ambas condiciones comparten signos como diarrea, dolor abdominal, pérdida de peso y malestar general. Sin embargo, y siguiendo a los investigadores, también desarrollan síntomas únicos. El principal es el sangrado y la mucosidad en las evacuaciones. Este es un signo clásico de la CU. No lo es de la EC.

Muy pocos pacientes con EC manifiestan deposiciones sanguinolentas o con mucosa, y cuando lo hacen son intermitentes. Quienes han sido diagnosticados con CU tienen que lidiar con este síntoma de forma permanente, incluso pueden ocurrir sangrados crónicos que requieren de una intervención quirúrgica.

Características fisiológicas

Quizá donde es posible encontrar más diferencias entre la colitis ulcerosa y la enfermedad de Crohn es en su desarrollo fisiológico. A continuación resumimos cómo es en cada caso:

  • La CU se limita solo al colon. Puede afectarlo de manera total (pancolitis), parcial (proctosigmoiditis) o solo en el recto (proctitis).
  • La EC afecta a todo el tracto digestivo, con mayor prevalencia en el intestino grueso y delgado.
  • La CU se caracteriza por una inflamación homogénea del colon. Como ya indicamos, puede afectar áreas específicas; pero estas presentan una inflamación general.
  • En la EC, sin embargo, conviven áreas sanas con zonas afectadas. Así, se desarrollan parches o brotes heterogéneos por el tracto digestivo.
  • La CU solo afecta el revestimiento interno del colon. Esto es algo que se comprueba durante la biopsia.
  • La EC, por su parte, afecta cualquiera de las capas del tracto intestinal. Su concentración entonces es más general.

Estas son las manifestaciones características de ambos trastornos autoinmunes, de manera que puedes ver sus diferencias. Puede que no te parezcan tan grandes, pero juegan un rol protagónico al momento de hacer el examen diagnóstico. Estos pequeños detalles los usan los investigadores para encausar la hipótesis de que se trata de una o otra enfermedad.

Prevalencia

Aunque las tasas de prevalencia varían para cada país, si tenemos en cuenta a Estados Unidos y Europa (las dos regiones con mayor número de casos), descubrimos que la colitis ulcerosa es más común que la enfermedad de Crohn.

Según los estudios, su prevalencia puede ser de hasta 237 casos por cada 100 000 habitantes. Por contra, los investigadores han estipulado que esta es de 150 para la EC.

Al menos desde el punto de visa porcentual, las personas son más propensas a desarrollar colitis ulcerosa. Los reportes de casos están aumentando para ambas condiciones en zonas alejadas del norte, aunque estas siguen siendo las predilectas aún para su manifestación.

Complicaciones

Las diferencias entre colitis ulcerosa y enfermedad de Crohn incluyen sus complicaciones
Las complicaciones en el tracto gastrointestinal son posibles en ambas condiciones. Por ejemplo, una pequeña proporción de pacientes puede desarrollar cáncer de colon.

A pesar de los datos anteriores, la EC suele generar más complicaciones que la CU. La evidencia indica que la enfermedad de Crohn es propensa a lo siguiente:

  • Mayor probabilidad de sufrir fracturas (en torno a un 30-40 %).
  • Embolia pulmonar y trombosis venosa profunda (tres veces mayor que en pacientes sanos).
  • Cáncer colonorrectal y del intestino delgado (entre 1,4 y 27,1 mayor en contraste con la población sana).
  • Desarrollo de linfomas.
  • Su tasa de mortalidad se encuentra en 1,4 %.

Además de esto, la EC tiende a desarrollar manifestaciones extraintestinales como asma, uveítis, bronquitis, psoriasis, esclerosis múltiple, artritis reumatoide, eritema nudoso y muchas más. No significa que los pacientes con CU no se expongan a estos riesgos, sino que en ellos son relativamente menores.

Factores de riesgo

Ambas enfermedades presentan factores de riesgo comunes, como la presencia de otros trastornos autoinmunes y la predisposición genética. Sin embargo, una de las diferencias entre la colitis ulcerosa y la enfermedad de Crohn más intrigantes es la del tabaquismo.

La evidencia señala que el tabaquismo puede proteger contra la manifestación de la CU. Sin embargo, su efecto es contrario para la EC. La razón de ello es desconocida y por supuesto ha ocasionado debates entre detractores y partidarios de la teoría.

Lo que es un hecho es que quienes fuman suelen tener mayores complicaciones si padecen enfermedad de Crohn, pero no tanto si han sido diagnosticado con colitis ulcerosa. De hecho, a esta última se le conoce de manera informal como la enfermedad de los no fumadores.

Estas son las diferencias más notables entre ambos trastornos, aunque como apuntamos al inicio en ocasiones no es tan fácil determinarlas.

De acuerdo con el Center for Inflammatory Bowel Diseases de la Universidad de California de Los Ángeles (UCLA) un 10 % de los casos se diagnostican como colitis indeterminada. Es decir, presentan una combinación de los dos trastornos.

It might interest you...
Las 6 enfermedades gastrointestinales más comunes
Muy SaludLeerlo en Muy Salud
Las 6 enfermedades gastrointestinales más comunes

Las enfermedades gastrointestinales se pueden presentar de múltiples formas en las personas. El dolor abdominal es un síntoma común.



  • Calkins BM. A meta-analysis of the role of smoking in inflammatory bowel disease. Dig Dis Sci. 1989 Dec;34(12):1841-54.
  • da Silva BC, Lyra AC, Rocha R, Santana GO. Epidemiology, demographic characteristics and prognostic predictors of ulcerative colitis. World J Gastroenterol. 2014 Jul 28;20(28):9458-67.
  • Hovde Ø, Moum BA. Epidemiology and clinical course of Crohn's disease: results from observational studies. World J Gastroenterol. 2012 Apr 21;18(15):1723-31.
  • Peyrin-Biroulet L, Loftus EV Jr, Colombel JF, Sandborn WJ. Long-term complications, extraintestinal manifestations, and mortality in adult Crohn's disease in population-based cohorts. Inflamm Bowel Dis. 2011 Jan;17(1):471-8.
  • Wijmenga C. Expressing the differences between Crohn disease and ulcerative colitis. PLoS Med. 2005 Aug;2(8):e230; quiz e304.