Diagnóstico de las arritmias cardíacas

Para el diagnóstico de las arritmias cardíacas se solicitan varias pruebas, una de ellas es el monitor electrocardiográfico ambulatorio continuo (mejor conocido como Holter).
Diagnóstico de las arritmias cardíacas
Diego Pereira

Revisado y aprobado por el médico Diego Pereira el 28 Mayo, 2021.

Escrito por Maite Córdova Vena, 30 Mayo, 2021

Última actualización: 30 Mayo, 2021

El diagnóstico de las arritmias cardíacas va más allá del estudio de la historia del paciente y el examen físico. Esto es porque, si bien ambos pueden brindar información útil para el médico en primera instancia, no permiten profundizar en aspectos clave que puedan ayudar a reducir el número de hipótesis.

Por ello, es necesario solicitarle al paciente que se haga varios estudios para afinar el diagnóstico. En mayor o menor medida, notar irregularidades en el ritmo cardíaco o sentir que el corazón va demasiado lento o demasiado rápido resulta incómodo, y más si se presenta junto con otros síntomas.

Ahora, si bien dicha incomodidad requiere un chequeo médico para determinar su causa, hay que procurar no alarmarse. No necesariamente tienen que ser signo de un problema mayor.

Diagnóstico diferencial

En vista de que muchas enfermedades presentan signos y síntomas similares, y que las arritmias cardíacas pueden tener diversas causas subyacentes, en muchos casos resulta necesario recurrir al diagnóstico diferencial.

El diagnóstico diferencial incluye, principalmente, el examen físico y una entrevista. En esta última el médico puede realizar preguntas sobre los síntomas o las molestias que experimentas, cómo es tu estilo de vida, si has tenido antes molestias u otros problemas de salud (como la hipertensión arterial), cuáles son tus antecedentes familiares, cómo consideras que está tu estado de ánimo, etc.

Pruebas de laboratorio

El diagnóstico de las arritmias cardíacas no se puede hacer en un laboratorio común
No existe un estudio sanguíneo capaz de diagnosticar la enfermedad.

A diferencia de lo que ocurre con otros problemas de salud, las arritmias cardíacas no pueden diagnosticarse a partir de pruebas de laboratorio (como un análisis de sangre o de orina, por ejemplo).

Por ende, estas y otras se solicitan a modo de complemento para averiguar más detalles sobre el estado de salud del paciente (colesterol, azúcar en la sangre, etc.).

Después de haber reunido toda la información necesaria, el diagnóstico diferencial se utiliza para brindar información al paciente sobre las enfermedades que pueden estar detrás de los síntomas que experimenta, así como la probabilidad que tiene de sufrir (o no) otras.

Estudios para el diagnóstico de las arritmias cardíacas

Las pruebas que se solicitan para el diagnóstico de las arritmias cardíacas son las que vamos a comentarte a continuación.

Electrocardiograma

En esta prueba se utiliza un aparato para medir el tiempo y la duración de los latidos del corazón o, mejor dicho, cada fase eléctrica de los mismos.

Monitor Holter

El Holter es un aparato que permite monitorear durante 24 o más horas la actividad cardíaca. No hace falta modificar el estilo de vida, sino al contrario. Lo ideal es realizar las actividades de costumbre para poder evaluar cómo funciona el corazón en el día a día.

Grabador de episodios

Si las arritmias se presentan de manera esporádica, el médico puede indicarte que tengas un grabador de episodios a mano para colocártelo cuando experimentes los síntomas. De esta manera, podrá obtener información sobre la actividad cardíaca en el momento en que se presentan las arritmias.

Ecocardiograma

El Diagnóstico de las arritmias cardíacas incluye el ecocardiograma
El ecocardiograma permite obtener imágenes a tiempo real que permiten evaluar al contractilidad y el ritmo cardíaco.

El ecocardiograma es un dispositivo que utiliza ondas sonoras para proporcionar imágenes del corazón. De esta manera, el médico puede comprobar su tamaño, estructura y movimiento. Se trata de una prueba no invasiva.

Grabador de bucle implantable

Cuando los síntomas son poco frecuentes, el médico puede implantarte este dispositivo (debajo de la piel en el área del pecho) para poder obtener luego un registro de la actividad eléctrica del corazón. Esto permite detectar anormalidades en el ritmo cardíaco.

Otras pruebas que el especialista podría requerir son las siguientes:

  • Prueba de esfuerzo: en esta, el médico solicita al paciente que realice ejercicio en una bicicleta estática o cinta de correr para promover la arritmia y evaluar lo que ocurre entonces.
  • Prueba de mesa basculante: el médico solicita esta prueba a los pacientes que han experimentado arritmias con desmayos. Se realiza sobre una mesa, con el paciente acostado, pero se inclina como si estuviera de piel para evaluar qué sucede con el cambio de ángulo. También se monitorea la presión arterial.
  • Cartografía y pruebas electrofisiológicas: en estas pruebas el médico utiliza electrodos para hacer que el corazón lata a diferentes ritmos y que podrían desencadenar o detener una arritmia.

Recomendaciones finales

Muchas personas de diferentes rangos de edad, tanto sanas como con patologías crónicas (como la diabetes o la hipertensión), pueden presentar arritmias cardíacas. Estas no siempre suponen un riesgo elevado para la salud. En algunos casos, pueden ser incluso benignas.

Aún así, es conveniente acudir a consulta con el especialista para un chequeo y diagnóstico adecuado. Esto no solo permitirá conocer más sobre el origen del problema, sino también cómo hay que cuidarse a diario y cada cuánto sería recomendable hacerse un control.

Después del diagnóstico de las arritmias cardíacas es fundamental seguir las indicaciones del médico. A la par de ello, mejorar los hábitos de vida para promover (y mantener) una buena calidad de vida en el tiempo.

Te podría interesar...
Prueba de esfuerzo: ¿en qué consiste?
Muy SaludLeerlo en Muy Salud
Prueba de esfuerzo: ¿en qué consiste?

Uno de los exámenes empleados para estudiar al corazón durante el ejercicio es la prueba de esfuerzo, pero ¿en qué consiste?