Causas y factores de riesgo del VPH

Empezar a mantener una vida sexual sin haber sido vacunado contra el VPH aumenta el riesgo de contraer la infección, incluso si el número de parejas es bajo.
Causas y factores de riesgo del VPH
Diego Pereira

Revisado y aprobado por el médico Diego Pereira el 10 julio, 2021.

Escrito por Maite Córdova Vena, 10 julio, 2021

Última actualización: 10 julio, 2021

La enfermedad de transmisión sexual (ETS) más frecuente tanto en hombres como mujeres está causada por el virus de papiloma humano (VPH). Según los expertos, a nivel mundial, alrededor del 80 % de las personas sexualmente activas contraen el virus en algún momento de su vida. Por ello, no es extraño que nos interesemos por conocer más sobre las causas y factores de riesgo del VPH.

Muchas personas se infectan y, dado que son asintomáticas, no tienen conocimiento de su infección. En cambio, otras pueden llegar a tener prurito, malestar general y verrugas. Por ello mismo, la prevención adquiere una gran importancia.

Un componente importante de la prevención lo constituye la información sobre el virus del papiloma humano y la importancia de vacunarse y practicar sexo seguro. Para entender esto, profundicemos en las causas y factores de riesgo del VPH.

Causas comunes

Las causas y factores de riesgo del VPH incluyen el sexo sin protección
La principal vía de transmisión de la enfermedad es sexual. Por ello, algunas conductas como la promiscuidad pueden aumentar las probabilidades de sufrir un contagio por VPH.

Tal y como indican los expertos de la American Cancer Society, existen más de 150 tipos de virus de papiloma humano y muchos de ellos pueden causar verrugas (o papilomas) y también cáncer. Más allá del tipo de virus, lo que viene a ser igual en la mayoría de los casos es la forma de transmisión: el sexo.

Exacto, el VPH no se contrae sentarse en un inodoro, abrazarse o tomarse de la mano con una pareja, ni por nadar en una piscina, compartir cubiertos u otros utensilios o alimentos.

El contacto sexual con superficies cutáneas y mucosas con personas infectadas por algún genotipo de VPH, sin protección, es la principal causa de infección por VPH. Por ello mismo, el principal factor de riesgo de infección es la conducta sexual.

Además del contacto sexual genital, oral u anal, el frotamiento de un genital sobre otro genital puede propagar el virus. Esto quiere decir que la infección no es exclusiva del sexo con penetración. La transmisión puede ocurrir aún cuando esta no haya tenido lugar.

Por otro lado, hay que tener en cuenta que aún cuando una persona no muestre signos y síntomas de VPH (como las verrugas, por ejemplo), puede transmitir la infección. Razón por la cual es tan importante vacunarse antes de empezar a tener una vida sexualmente activa.

El portal de las vacunas de la Asociación Española de Pediatría aclara que, aunque el sexo es el principal mecanismo de transmisión, existe otro que hay que tener en cuenta. En el caso de la papilomatosis laríngea recurrente, el neonato se contagia de la madre infectada por VPH al pasar por el canal de parto.

Factores de riesgo para la salud y el estilo de vida

Tener relaciones sexuales con o sin penetración supone un alto riesgo de infección por VPH. Pero no solo el acto en sí, sino también la manera de llevarlo a cabo:

  • Precocidad: haber tenido relaciones sexuales a una edad precoz se asocia con una mayor prevalencia de VPH.
  • Número de compañeros sexuales: se estima que por cada compañero sexual, el riesgo de infectarse con VPH 16 y 18 aumenta en torno a un 3-5 %. Así, la promiscuidad ha sido considerada un factor de riesgo importante en muchas ETS.
    • Sin embargo, los expertos de la American Cancer Society aclaran que aún cuando se haya tenido una sola pareja sexual, existe riesgo de contagio por VPH.
  • Relaciones sexuales o contacto sexual sin protección: el sexo sin protección se considera un factor de riesgo de numerosas enfermedades de transmisión sexual, entre las que se destaca el VPH.
    • El uso correcto del condón (femenino y masculino) ayuda a reducir el riesgo de infección por VPH, pero no lo elimina del todo.
  • Sistema inmunitario débil (por VIH u otras afecciones). Si el sistema inmunitario no puede defenderse de los patógenos, el riesgo de contraer cualquier infección aumenta.

Cepas de bajo y alto riesgo

Tal y como se indica en un artículo publicado en la Revista Médica de Costa Rica y Centroamérica LXX, existen dos grupos de infección.

  • Las cepas o tipos de VPH de bajo riesgo oncogénico suelen causar verrugas genitales o condilomas acuminados.
  • Las cepas o tipos de alto riesgo oncogénico (VPH 16 y 18) pueden llegar a avanzar hasta diversos cánceres, incluyendo el cáncer cervical y sus lesiones precursoras (neoplasia intraepitelial o lesión escamosa intraepitelial para carcinoma de células escamosas y adenocarcinoma in situ para adenocarcinoma).

Factores de riesgo de cáncer

Las causas y factores de riesgo del VPH son múltiples
No todos los serotipos de VPH son oncogénicos. Sin embargo, los que sí lo son tienen la capacidad de producir la enfermedad incluso varias décadas después de la infección.

Los tipos 6, 11, 16 y 18 de VPH puede causar cáncer de cuello uterino, cáncer de vagina, vulva, pene, ano y cáncer las partes de la boca y la garganta. Pero hay otros factores de riesgo de cáncer a tener en cuenta:

  • Tabaquismo.
  • Fístula anal.
  • Uso de anticonceptivos orales.
  • Infección por VPH persistente.
  • Más de tres embarazos a término.
  • Sexo anal (entre hombres homosexuales).
  • Infección por VIH, clamidia o herpes simple.

    Prevención

    Para prevenir la infección por VPH lo ideal sería que las personas se vacunarán a los 11-12 años de edad, que es cuando se administra en tan solo dos dosis y más beneficios se puede obtener. Sin embargo, es posible vacunarse a otras edades. Solo hay que tener en cuenta que cuanto más tarde se vacune una persona, más expuesta habrá estado al virus y menos efectiva podrá ser la vacuna.

    Te podría interesar...
    Examen de Papanicolau: ¿qué es y cuándo es necesario?
    Muy SaludLeerlo en Muy Salud
    Examen de Papanicolau: ¿qué es y cuándo es necesario?

    El examen de Papanicolau es una prueba ginecológica imprescindible que debe realizarse periódicamente para detectar patologías uterinas.