Causas y factores de riesgo del VIH

El VIH es una de las infecciones sobre las que se tiene mayor desconocimiento. Aquí te enseñamos qué la causa, sus factores de riesgo y consejos de prevención.
Causas y factores de riesgo del VIH
Leonardo Biolatto

Revisado y aprobado por el médico Leonardo Biolatto el 24 julio, 2021.

Escrito por Josberth Johan Benitez Colmenares, 24 julio, 2021

Última actualización: 24 julio, 2021

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), en 2020 murieron 690 000 persona por VIH, con un promedio de 1,5 millones de infectados por primera vez. Hasta ahora, se estima que el virus se ha cobrado cerca de 35 millones de muertes en todo el mundo. Comprender las causas y factores de riesgo del VIH es parte del proceso de prevención.

A pesar de las campañas desarrolladas, aún persisten prejuicios y malinterpretaciones en torno a la infección. Hoy respondemos a todas las dudas que tengas en torno a su mecanismo de trasmisión, así como algunos consejos que debes tener en cuenta para evitar el contagio.

¿Cuáles son las causas del VIH?

El virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) es un retrovirus. Más específicamente, un lentivirus que destruye ciertos glóbulos blancos del organismo. Esto ocasiona el debilitamiento del sistema inmunitario y, con ello, la exposición a infecciones y cáncer. Cuando se trasmite al cuerpo de una persona se dice que ella padece una infección por VIH.

Las infecciones las causan dos retrovirus específicos: VIH-1 y VIH-2. La mayoría de los casos reportados en todo el mundo se corresponden con el primero, aunque el segundo tiene una prevalencia notoria en África Occidental. De acuerdo con los investigadores, el VIH-1 tiene una tasa de mortalidad más alta que la segunda variante.

Una vez en el organismo, el virus destruye de manera progresiva los linfocitos CD4+. Esto se traduce en que, con el pasar de los años, los pacientes desarrollan una mayor vulnerabilidad a las infecciones. De hecho, la mayoría de las muertes por VIH no se producen por el virus en sí, sino por complicaciones.

La propagación del virus en todo el mundo empezó durante la década de 1970 y los primeros casos de sida se reportaron en 1981. Desde entonces, han surgido muchas teorías sobre su origen. Investigaciones recientes confirman que se trata de una mutación del virus de inmunodeficiencia símica (VIS) que afecta a algunas especies de chimpancés en África Central.

Si la infección no se trata, el paciente desarrolla durante su evolución el síndrome de inmunodeficiencia adquirida (sida). Como bien nos recuerdan los Centers for Disease Control and Prevention (CDC), esta es la última etapa de la infección y, ante la ausencia de terapia, el promedio de vida oscila en torno a los tres años.

Virus de la inmunodeficiencia humana VIH.
El virus causante del sida tiene dos variedades. Una es la predominante en la mayor parte del mundo.

¿Cómo se trasmite el VIH?

Ya hemos puntualizado que las causas del VIH son dos tipos de retrovirus. Es momento, entonces, de describir los canales por los que te puedes contagiar.

El virus se contagia por el intercambio de fluidos corporales con una persona infectada. Estos serían el semen, las secreciones vaginales, la leche materna y la sangre.

Contacto sexual

Puedes infectarte con el VIH a través del contacto del virus con el revestimiento de la vagina, el pene, el recto o la boca, como nos recuerda Johns Hopkins Medicine. La mayoría de las personas cree que el contagio solo es posible a través de sexo anal. Aunque es cierto que el revestimiento del recto es más sensible, como apuntan los CDC, los contagios por vía vaginal son posibles.

También existe una ligera diferencia entre el emisor y el receptor del acto. Desde el punto de vista estadístico, los últimos tienen mayores riesgos de contagio.

Tanto los hombres como las mujeres pueden contraer la infección. De hecho, hoy el porcentaje de varones y mujeres infectados con VIH es muy similar. Por ejemplo, para el año 2015, ONU Mujeres estimaba que el 51 % de los casos correspondían al sexo femenino.

Trasmisiones de madre a hijo

De acuerdo con los datos de la OMS, existe un riesgo de entre un 15 % y un 45 % de que el virus infecte al bebé en una madre seropositiva. Esto es en caso de que no esté bajo tratamiento. Cuando hay abordaje, el riesgo disminuye a menos del 5 %. El contagio se puede concretar durante el desarrollo del feto, en el trabajo de parto o en la lactancia.

La mayoría de los casos de VIH en niños se deben a este tipo de trasmisión. Todas las mujeres embarazadas deberían hacerse la prueba de VIH. El tratamiento inicia en torno al segundo trimestre de gestación y se extiende durante toda la lactancia.

Trasfusiones de sangre y agujas

Los canales de trasmisión por el ingreso de sangre representan un enorme desafío en muchos países. Las trasfusiones sanguíneas con VIH son hoy muy raras, ya que se disponen de mecanismos de análisis para determinar si el tejido del donante está infectado.

Aun así, se reportan anualmente varios casos en todo el mundo. En principio, en regiones particularmente vulnerables. Compartir agujas o jeringas contaminadas, como es frecuente en el uso de drogas recreativas, también es un canal directo de contaminación.

Las lesiones cortopunzantes que entran en contacto con sangre infectada y la exposición a equipos de tatuajes, modificaciones, piercing y demás no desinfectados eleva el riesgo de transmisión.

¿Cómo no se transmite el VIH?

Estos que describimos son los canales principales por los que te puedes contagiar de VIH. Como bien hace en recordarnos Stanford Health Care, el virus no se puede transmitir en los siguientes contextos:

  • Caricias o abrazos.
  • Intercambio de sudor, saliva o lágrimas.
  • Compartir objetos con personas infectadas (prendas de ropa, toallas, móviles).
  • Insectos vectores (como los mosquitos).
  • Asientos del inodoro.
  • Piscinas.
  • Alimentos manipulados por personas con VIH.

Si has sido diagnosticado con una enfermedad de trasmisión sexual (ETS) tienes una mayor probabilidad de contraer o transmitir el virus, aunque no por las vías anteriores. En síntesis, las causas del VIH están relacionadas con un retrovirus que se trasmite por encuentros sexuales, contacto directo con sangre inyectada y durante el parto o la lactancia.

¿Cómo prevenir el VIH?

Con base en lo anterior, podemos determinar los mecanismos para prevenir la infección. ONUSIDA nos recomienda los siguientes:

  • Usar preservativos masculinos o femeninos en cada encuentro sexual.
  • Reducir el número de parejas sexuales que se tienen.
  • Hacerse la circuncisión.
  • Usar agujas e inyectadoras esterilizadas en cualquier contexto.
  • Iniciar una terapia de sustitución de opiáceos.
  • Instruirse sobre la prevalencia de la enfermedad en la región.

Aunque estas consideraciones reducen las probabilidades de infección, el programa de las Naciones Unidas apunta a que por sí solas no pueden poder fin a la epidemia. Como ya indicamos, las madres deben realizarse pruebas para evitar el contagio del virus en caso de que sean portadoras.

Preservativo para prevenir las causas del VIH.
El uso del preservativo es fundamental para detener la propagación del VIH.

Preguntas frecuentes sobre las causas del VIH

Despedimos esta sección de causas del VIH respondiendo a un conjunto de preguntan en torno a la infección. Presta atención a ellas para usarlas como método de prevención.

1. ¿EL VIH se puede transmitir por sexo oral?

Sí, los estudios al respecto corroboran que la infección se puede trasmitir a través del sexo oral con personas infectadas. El riesgo, sin embargo, es menor a practicar sexo anal o vaginal.

2. ¿En qué parte del cuerpo se encuentra la infección?

En todos los fluidos corporales puede haber virus. Aunque su prevalencia es mayor en el semen, los fluidos vaginales, la sangre y la leche materna.

Las investigaciones señalan que más del 90 % del virus se destruye en la saliva, de modo que las infecciones por intercambios de fluidos salivales son muy poco probables. De hecho, no existe evidencia de alguna de que sea posible.

3. ¿Los condones de látex pueden prevenir el contagio?

Usados de manera correcta, los condones pueden reducir en más de un 90 % las probabilidades de contagio. No es, a pesar de ello, un método infalible.

4. ¿Puedo infectarme si comparto cuchillas de afeitar?

Sí, el contacto con cualquier tipo de herramienta que tenga rastros de sangre de una persona inyectada supone un riesgo de contagio. Esto se extrapola a cuchillos, navajas y jeringas.

Te podría interesar...
Gonorrea: síntomas, causas y tratamiento
Muy SaludLeerlo en Muy Salud
Gonorrea: síntomas, causas y tratamiento

La gonorrea es una infección de transmisión sexual que afecta a millones de personas de forma anual. Rara vez provoca infecciones graves.



  • Baron S, Poast J, Cloyd MW. Why is HIV rarely transmitted by oral secretions? Saliva can disrupt orally shed, infected leukocytes. Arch Intern Med. 1999 Feb 8;159(3):303-10.
  • Hawkins, D. A. Oral sex and HIV transmission. 2001.
  • Sharp PM, Hahn BH. Origins of HIV and the AIDS pandemic. Cold Spring Harb Perspect Med. 2011 Sep;1(1):a006841.
  • Whittle H, Morris J, Todd J, Corrah T, Sabally S, Bangali J, Ngom PT, Rolfe M, Wilkins A. HIV-2-infected patients survive longer than HIV-1-infected patients. AIDS. 1994 Nov;8(11):1617-20.