Alergia al huevo: lo que debes saber

Te vamos a enseñar en qué consiste la alergia al huevo y cuáles son las recomendaciones para evitar el desarrollo de la sintomatología, lo que facilita convivir con la misma.
Alergia al huevo: lo que debes saber
Saúl Sánchez

Escrito y verificado por el nutricionista Saúl Sánchez.

Última actualización: 02 noviembre, 2021

La alergia al huevo es uno de los procesos de hipersensibilidad más frecuentes que existen. Ahora bien, resulta determinante identificarlo y adaptar la dieta posteriormente para evitar un déficit proteico.

Antes de comenzar, hemos de destacar que las alergias son procesos complejos que no tienen solución más allá de la restricción del elemento que las causa. Están provocados por un fallo en el sistema inmunitario, aunque pueden existir diferentes causas, como las genéticas.

Síntomas de la alergia al huevo

Los síntomas de la alergia al huevo no son siempre iguales. Pueden variar de unas personas a otras y se suelen manifestar tras el consumo de estos alimentos.

De acuerdo con un estudio publicado en la revista International Journal of Molecular Sciences, estos son los más frecuentes:

  • Inflamación en la piel.
  • Congestión nasal, goteo en la nariz y estornudos.
  • Problemas digestivos como cólicos, náuseas, diarrea y vómitos.
  • Síntomas compatibles con el asma, como sibilancias o dificultad para respirar.

Hay que destacar que en los casos más graves puede llegar a desarrollarse una reacción anafiláctica. En este caso será precisa la intervención médica urgente. Entre los síntomas de este proceso grave se encuentran los siguientes:

  • Constricción de las vías respiratorias.
  • Cólicos y dolores abdominales.
  • Aceleración del pulso.
  • Reducción de la presión arterial, mareos y pérdida del conocimiento.

Las intensidades de la alergia al huevo pueden variar entre pacientes. Resulta necesario conocer el grado de la misma para prevenir situaciones de anafilaxis.

¿Cuándo se debe consultar con el médico?

Se debe acudir a la consulta del médico si se experimentan los síntomas mencionados tras el consumo de huevo. Lo mejor es asistir a la consulta cuando los signos se manifiestan, siendo posible entrar por urgencias para facilitar el diagnóstico en el propio momento.

En el caso de padecer una reacción anafiláctica, lo propio es buscar tratamiento de urgencia de inmediato. También será adecuado consultar con el médico si se detecta un incremento significativo de la temperatura corporal tras la ingesta de huevo. Los episodios de fiebre pueden ser síntoma de procesos autoinmunes.

Anafilaxia por alergia al huevo.
Un cuadro de anafilaxia requiere atención médica de urgencia. Varios alimentos pueden ser los culpables en pacientes susceptibles.

Causas de la alergia al huevo

La alergia al huevo está generada a partir de una reacción exagerada del sistema inmunitario. Este reconoce alguna de las proteínas del alimento como un elemento nocivo y ataca, provocando una situación inflamatoria. Se suele producir liberación de histamina, una sustancia química que provoca el desarrollo de los síntomas.

En el caso de sufrir alergia al huevo, tanto la clara como la yema serán capaces de iniciar el proceso autoinmune. Por este motivo, es necesario retirar ambos elementos de la dieta. Ahora bien, es posible sufrir solo alergia a la proteína de las claras de huevo, siendo esta una patología relativamente frecuente.

De hecho, es habitual que se experimente este problema con un cierto carácter transitorio durante las primeras etapas de la vida, tal y como evidencia una investigación publicada en la revista The Journal of Allergy and Clinical Immunology. Con el paso del tiempo podría incrementarse la tolerancia al alimento, aunque en ciertos casos, el proceso hipersensible permanecerá.

Factores de riesgo

Aunque la alergia se categoriza como un proceso espontáneo, existen una serie de factores de riesgo que pueden condicionar su aparición. Son los siguientes:

  • Dermatitis atópica. Existe una relación entre el desarrollo de la dermatitis y la tendencia a sufrir alergia al huevo.
  • Antecedentes familiares. Las alergias alimentarias suelen presentar un cierto componente genético. Por este motivo, el riesgo será mayor si los antepasados de una persona han desarrollado problemas con el huevo. Así lo indica un estudio publicado en Medicine.
  • Edad. Es más habitual que la alergia al huevo se desarrolle en los niños. Sobre todo cuando el alimento se introduce en la dieta antes de lo indicado por el pediatra. Lo mejor es seguir de manera estricta las indicaciones en cuanto a la alimentación complementaria para evitar estos riesgos.

Complicaciones de la alergia al huevo

Lo peor que puede suceder en casos de alergia al huevo es una reacción grave como la anafilaxis. Si se evita el consumo del alimento no se deberían producir síntomas ni experimentar mayores alteraciones. No obstante, cuando se desarrolla una alergia aumenta el riesgo de que se produzcan otros procesos de hipersensibilidad cruzados.

Por ejemplo, no sería extraño que un niño con alergia al huevo terminase por desarrollar sintomatología ante alimentos como la leche o el cacahuete. Incluso, pueden manifestarse otros signos fuera de los componentes dietéticos.

Prevención

La alergia al huevo no se puede prevenir como tal. Algunas investigaciones indican que la inclusión del comestible en el momento óptimo en la alimentación complementaria podría reducir el riesgo. No obstante, evidencias más sólidas son necesarias.

Sea como fuere, una vez que la alergia se ha desarrollado, lo único que se puede hacer como medida de prevención es retirar el alimento de la pauta. Para ello habrá que prestar especial atención a las etiquetas de los alimentos, ya que en ellas se declaran los posibles alérgenos contenidos.

Por otra parte, será necesario extremar las precauciones cuando se come fuera de casa. Lo mejor es siempre avisar al camarero para evitar contaminaciones cruzadas.

¿Cómo sustituir el huevo en la dieta?

Hay que tener en cuenta que el huevo es un alimento que destaca por su densidad a nivel nutricional. Concentra proteínas de alto valor biológico y vitamina D, dos nutrientes necesarios para asegurar un buen estado de salud a mediano plazo. De hecho, la mayor parte de la población presenta un déficit de la vitamina, lo que se considera nocivo. Así lo indica un estudio publicado en Reviews in Endocrine & Metabolic Disorders.

Para evitar alteraciones en el estado de salud derivadas de un déficit de nutrientes, será necesario optimizar la pauta si no se puede incluir huevo en la misma. En primer lugar, habrá que incrementar el aporte de proteínas de alto valor biológico de origen animal.

De este modo, se conseguirán alcanzar con mayor facilidad los requerimientos diarios. Estos se estiman en más de 0,8 gramos de proteína por kilo de peso corporal para personas sedentarias que no realizan mucha actividad física, según una investigación publicada en la revista Annals of Nutrition & Metabolism.

Asimismo, enfatizar la ingesta de pescados azules conseguirá mejorar los valores de vitamina D en el organismo. También habrá que garantizar la exposición a la luz solar de manera frecuente, pues mediante la radiación se estimula la síntesis endógena de la vitamina.

Huevos con vitamina D y proteínas.
Los huevos son ricos en proteínas de alto valor biológico y vitamina D. Su exclusión de la dieta obliga a buscar fuentes alternativas para esos nutrientes.

Vacunas y alergia al huevo

Hay que destacar que algunas vacunas cuentan con proteínas del huevo en su interior. En ciertas personas, la inyección de las mismas podría incrementar el riesgo de sufrir una reacción alérgica grave, por lo que habrá que informar al encargado de administrarla si existe la patología.

Las vacunas propensas a contener proteínas del huevo son la del sarampión, paperas y rubéola, las vacunas de la gripe y las de la fiebre amarilla. El resto no suelen suponer un riesgo para personas alérgicas, aunque conviene siempre avisar al médico antes.

Es importante conocer que existen alternativas de vacunas para las personas con alergia al huevo. Desarrollar un proceso de hipersensibilidad a las proteínas del alimento no quiere decir que no se pueden administrar las inmunizaciones.

Alergia al huevo: un problema dietético más frecuente en niños

La alergia al huevo es una patología autoinmune que se suele desarrollar durante las primeras etapas de la vida. En algunos casos se resuelve de manera espontánea, aunque en otros perdura. Sea como fuere, habrá que estar atentos a los síntomas para hacer las pruebas si es necesario.

Es importante hacer hincapié en que la mejor manera de controlar una alergia es retirar el alimento de la dieta. Incluso las pequeñas trazas del mismo podrían dar lugar a reacciones anafilácticas en los casos graves.

Te podría interesar...
Las 13 alergias más comunes
Muy Salud
Leerlo en Muy Salud
Las 13 alergias más comunes

Las alergias son una de las afecciones más comunes. Pueden aparecer en cualquier momento y generar complicaciones graves.



  • Dona, D. W., & Suphioglu, C. (2020). Egg Allergy: Diagnosis and Immunotherapy. International journal of molecular sciences21(14), 5010. https://doi.org/10.3390/ijms21145010
  • Samady, W., Warren, C., Wang, J., Das, R., & Gupta, R. S. (2020). Egg Allergy in US Children. The journal of allergy and clinical immunology. In practice8(9), 3066–3073.e6. https://doi.org/10.1016/j.jaip.2020.04.058
  • Liu, X., Hong, X., Tsai, H. J., Mestan, K. K., Shi, M., Kefi, A., Hao, K., Chen, Q., Wang, G., Caruso, D., Geng, H., Gao, Y., He, J., Kumar, R., Wang, H., Yu, Y., Bartell, T., Tan, X. D., Schleimer, R. P., Weeks, D. E., … Wang, X. (2018). Genome-wide association study of maternal genetic effects and parent-of-origin effects on food allergy. Medicine97(9), e0043. https://doi.org/10.1097/MD.0000000000010043
  • Comberiati, P., Costagliola, G., D'Elios, S., & Peroni, D. (2019). Prevention of Food Allergy: The Significance of Early Introduction. Medicina (Kaunas, Lithuania)55(7), 323. https://doi.org/10.3390/medicina55070323
  • Holick M. F. (2017). The vitamin D deficiency pandemic: Approaches for diagnosis, treatment and prevention. Reviews in endocrine & metabolic disorders18(2), 153–165. https://doi.org/10.1007/s11154-017-9424-1
  • Richter, M., Baerlocher, K., Bauer, J. M., Elmadfa, I., Heseker, H., Leschik-Bonnet, E., Stangl, G., Volkert, D., Stehle, P., & on behalf of the German Nutrition Society (DGE) (2019). Revised Reference Values for the Intake of Protein. Annals of nutrition & metabolism74(3), 242–250. https://doi.org/10.1159/000499374

Los contenidos de esta publicación se redactan solo con fines informativos. En ningún momento pueden servir para facilitar o sustituir diagnósticos, tratamientos o recomentaciones provenientes de un profesional. Consulta con tu especialista de confianza ante cualquier duda y busca su aprobación antes de iniciar o someterse a cualquier procedimiento.