Alergia a la ambrosía: todo lo que debes saber

La alergia a la ambrosía es una de las principales causas de la fiebre de heno en todo el mundo. Descubre qué se sabe en torno a ella y algunos consejos básicos para evitar una reacción.
Alergia a la ambrosía: todo lo que debes saber
Diego Pereira

Revisado y aprobado por el médico Diego Pereira el 17 agosto, 2021.

Escrito por Josberth Johan Benitez Colmenares, 15 agosto, 2021

Última actualización: 17 agosto, 2021

Para muchas personas alérgicas, la primavera es la estación más temida. Sin embargo, algunos alérgenos están presentes durante otras temporadas del año, como es el caso del polen de ambrosía. La alergia a la ambrosía causa miles de casos anuales de rinitis y su prevalencia se está extendiendo con rapidez por todo el mundo.

La ambrosía es una mala hierba que crece en lugares secos del continente americano y europeo. Es una de las principales culpables de las reacciones alérgicas, debido a la facilidad con la que se desarrolla y la cantidad de polen que segrega. Hoy te mostramos todo lo que debes saber de ella, incluyendo algunos consejos para minimizar la exposición.

¿Qué es la alergia a la ambrosía?

La alergia a la ambrosía en primavera
La alergía a la ambrosía es especialmente problemática en los países templados. De hecho, debido a cambios ambientales, se está extendiendo a otras zonas.

Las reacciones alérgicas por ambrosía se manifiestan cuando el paciente entra en contacto con el polen de esta mala hierba. A diferencia de otras plantas, y como bien nos apunta Asthma and Allergy Foundation of America, sus flores alcanzan la madurez entre el verano y el otoño.

Durante estas estaciones el polen se libera entre las 10:00 a.m. y 3:00 p.m. y puede viajar cientos de kilómetros gracias a las ventiscas.

De acuerdo con los investigadoresla ambrosía es el tercer alérgeno más común, con tasas de sensibilización que van desde el 26 % en Estados Unidos hasta el 45 % en Canadá. Su expansión a nuevos territorios está avanzando de forma acelerada.

Esto se debe, según los estudios, al cambio climático; puesto que la planta ahora puede crecer en zonas que con anterioridad presentaban un clima más frío.

En resumidas cuentas, podemos apuntar las siguientes características de la alergia a la ambrosía:

  • Es más común durante el mes de septiembre.
  • Alcanza su punto más álgido a las 12:00 p.m.
  • El polen puede viajar más de 500 kilómetros a través de las corrientes de aire.
  • Un alto porcentaje de la población es sensible a ella.
  • La planta, aunque originaria de América del Norte, se ha extendido a casi todas las regiones del mundo.

La alergia a la ambrosía también se denomina fiebre de heno de ambrosía. La condición está relacionada con algunas alergias a los alimentos, a través de una afección que se llama síndrome de alergia oral. Este es un tipo de reacción cruzada en la que el organismo no es capaz de distinguir la proteína del polen con la de algunos alimentos (son muy similares).

Cuando esto ocurre, reacciona de igual manera a como lo haría frente a la presencia del polen de la planta. Así, puedes experimentar síntomas de alergia al comer melón, semillas de girasol, plátano y sandía, entre otros. Esto solo sucede en pacientes con sensibilidad a esta hierba.

¿Cuáles son los síntomas de la alergia a la ambrosia?

Tal y como lo señala la American College of Allergy, Asthma & Immunology, las reacciones alérgicas debido al contacto con el polen de la planta no se distinguen de otros tipos de sensibilidades. Puedes presentar entonces lo siguiente:

  • Congestión nasal.
  • Estornudos.
  • Irritación en los ojos.
  • Inflamación.
  • Nariz que moquea.
  • Picazón.
  • Sibilancias.
  • Tos.

Si has desarrollado síndrome de alergia oral, presentarás hinchazón en los labios, lengua o garganta acompañada de picazón. En casos raros, las personas afectadas desarrollarán una reacción anafiláctica grave, aunque debes estar al tanto de acuerdo con tu grado de sensibilidad.

Este síndrome también lo puede provocar el polen de abedul y el pasto, de modo que es importante encontrar su causa exacta.

¿Cómo se trata la alergia a la ambrosía?

La alergia a la ambrosía tiene varias opciones de tratamiento: cambios en el estilo de vida y opciones farmacológicas. De las primeras te hablamos en la siguiente sección, en esta nos concentraremos en los medicamentos que se pueden usar para contrarrestar la reacción. Destacamos los siguientes:

  • Antihistamínicos: es el tratamiento principal para revertir los efectos de una reacción. Su función es bloquear la producción de histamina, la sustancia que segrega tu cuerpo debido a la hipersensibilidad. Esta provoca los síntomas, de modo que su ausencia alivia los signos clásicos de una reacción.
  • Corticosteroides: se usan como método para desinflamar las zonas afectadas. Su administración más común es a través de tabletas o descongestionantes, aunque deben usarse con cuidado porque pueden ocasionar irritación. Debido a ello, se recomiendan en casos moderados o graves.
  • Inmunoterapia: la inmunoterapia consiste en desensibilizar a los pacientes para que su organismo no reaccione como lo hace en presencia del polen. Para ello se usan tabletas o vacunas con compuestos del alérgeno. Los estudios y las investigaciones avalan su uso como terapia preventiva.

No es infrecuente que los alergólogos recomienden la ingesta de algunos fármacos o vacunas antes de que inicie la temporada de mayor riesgo de la ambrosía. Consulta con tu especialista si aplicas para estos casos, también si eres candidato para las sesiones de inmunoterapia.

Consejos para pacientes alérgicos

La alergia a la ambrosía puede controlarse
Hacer el mayor esfuerzo posible por evitar la exposición al alérgeno es la mejor manera de disminuir la frecuencia de los síntomas.

Al margen de seguir el tratamiento, debes incluir una serie de hábitos para reducir la exposición. Entre los cambios más importantes que puedes hacer destacamos los siguientes:

  • Evitar salir durante horas de mayor exposición al polen en los meses estacionales de la ambrosía.
  • Considera adquirir un deshumificador, un filtro de aire de partículas para tu hogar.
  • Mantén las ventanas cerradas durante la temporada de liberación de polen.
  • Mantén encendido el aire acondicionado dentro de la residencia y en el coche para evitar la acumulación del alérgeno.
  • No seques la ropa en el aire libre, esta podría acumular partículas de polen.
  • Considera vacacionar, en caso de que sea posible, a zonas menos propensas a afectarte. Hazlo si tus reacciones son particularmente fuertes.
  • Aspira la casa de forma regular.
  • Usa lentes y mascarilla en caso de que tengas que salir durante la temporada.

Ten en cuenta además llevar siempre una inyección de epinefrina si eres propenso a sufrir un ataque anafiláctico. Aunque son poco frecuentes, consulta con el especialista sobre la probabilidad de desarrollarlo y cómo usar la inyección de llegar el momento.

También puedes usar collares o pulseras que alerten de que eres una persona alérgica. Lo más importante que debes hacer es evitar el alérgeno, así como los alimentos que tu organismo puede confundir por él. Para mayor precisión, recurre a un especialista para que determine todo tu espectro de sensibilidad ante los desencadenantes.

Te podría interesar...
Alergia al trigo: todo lo que debes saber
Muy SaludLeerlo en Muy Salud
Alergia al trigo: todo lo que debes saber

La alergia al trigo es una condición que afecta a cerca del 1 % de la población. Descubre en qué consiste, síntomas, causas y tratamiento.



  • Creticos PS, Maloney J, Bernstein DI, Casale T, Kaur A, Fisher R, Liu N, Murphy K, Nékám K, Nolte H. Randomized controlled trial of a ragweed allergy immunotherapy tablet in North American and European adults. J Allergy Clin Immunol. 2013 May;131(5):1342-9.e6.
  • El-Qutob D. Vaccine development and new attempts of treatment for ragweed allergy. Ther Adv Vaccines. 2015 Mar;3(2):41-7.
  • Oswalt ML, Marshall GD. Ragweed as an example of worldwide allergen expansion. Allergy Asthma Clin Immunol. 2008 Sep 15;4(3):130-5. doi: 10.1186/1710-1492-4-3-130.
  • Richter, R., Berger, U. E., Dullinger, S., Essl, F., Leitner, M., Smith, M., & Vogl, G. Spread of invasive ragweed: climate change, management and how to reduce allergy costs. Journal of Applied Ecology. 2013; 50(6): 1422-1430.