¿Qué es el "dream feeding"?

¿No puedes descansar durante la noche por despertarte a amamantar a tu bebé? Entonces debes probar el "dream feeding" y sus beneficios.
¿Qué es el "dream feeding"?
Diego Pereira

Revisado y aprobado por el médico Diego Pereira.

Última actualización: 02 agosto, 2022

Como bien señalan los Centros para la Prevención y el Control de Enfermedades (CDC), durante las primeras semanas y meses de vida los bebés se alimentan en promedio cada 2-4 horas. Esto implica un ajuste de vida y de horarios para los padres, en especial durante la noche. Existen muchas formas de prolongar el descanso nocturno, entre las cuales destaca el dream feeding.

Contrario a otros métodos, el dream feeding no se interpone con la necesidad de alimentarse de los bebés, solo incluye una breve merienda para que los padres puedan descansar mejor durante la noche. De lo contrario, estos podrían sufrir algunas consecuencias por la falta de sueño.

Características del “dream feeding”

El dream feeding hace referencia a la técnica de alimentar al bebé justo al momento en que la madre se va a dormir. Dicho de esta manera parece un truco muy simple, aunque una revisión minuciosa nos hace comprender por qué es una estrategia tan ingeniosa. El término fue acuñado por Tracy Hugg, una enfermera británica que escribió sobre cuidado infantil.

Como toda madre sabe, un bebé se despierta varias veces durante la noche requiriendo alimento. Esto perturba el descanso de la madre, de manera que alternativas para alargar el sueño continuo siempre son bienvenidas. Tal y como señalan los expertos, la succión no nutritiva no tiene ningún efecto en el número de tomas de la noche; de modo que se deben considerar otras opciones.

La técnica de amamantar al bebé justo cuando la madre se acuesta es de gran ayuda para evitar que este la despierte una o dos horas después. En condiciones normales los padres se acuestan un par de horas después de que lo hace su bebé, de manera que esa diferencia de tiempo juega en contra al momento de conseguir un sueño continuo.

Beneficios del “dream feeding”

El dream feeding permite el sueño nocturno
Si todo sale bien, el bebé descansará más horas continuas y los padres podrán estar más tranquilos en ese tiempo.

El principal beneficio de utilizar esta técnica es que logras dormir varias horas seguidas antes de que tu bebé te despierte para que lo amamantes. Por supuesto, no elimina las despertadas nocturnas; pero sí las reduce de manera significativa. Dos o tres horas de sueño continuo extras serán bienvenidas por la madre y el padre; en especial considerando el esfuerzo y el cansancio que demanda las primeras semanas de vida.

El dream feeding no tiene efectos contraproducentes para el bebé. Ya que la madre no alimenta de manera completa al utilizar esta estrategia (es más un abreboca, una merienda como analizaremos en breve), no repercute en su peso, en sus evacuaciones ni en otros contextos. Resumimos así las principales ventajas de usar esta técnica:

  • Los padres consiguen varias horas de descanso continuo, en lugar de fracciones interrumpidas de sueño (véase las deudas del sueño).
  • Contribuye a consolidar patrones de descanso en el bebé.
  • Una breve alimentación en el periodo de somnolencia favorece a un sueño más profundo y plácido.
  • Permite a los padres compaginar su rutina y sus responsabilidades con el cuidado y alimentación de su bebé.

No existen beneficios adicionales de practicar el dream feeding. No es una técnica milagrosa que eliminará por completo los despertares nocturnos, pero todos aquellos que tienen un bebé deberían intentarlo.

Es posible que este no se muestre receptivo a ella, o que el tiempo que se prolonga no sea tanto como se espera. Cada bebé responde de manera diferente, aunque esto no debe ser un motivo para dejar de intentarlo.

Consideraciones antes de aplicarlo

Esta estrategia no se puede aplicar a todos los bebés. Se recomienda para aquellos que tienen entre 1 y 4 meses. La razón de ello es que antes de este periodo el bebé requiere un suministro constante de nutrientes mediante la lactancia.

Interrumpir este suministro se puede traducir en episodios de malnutrición. A partir de los 4 meses los bebés empiezan a prolongar los horarios entre tomas, de modo que ya no será necesario.

Sin embargo, es importante tener en cuenta que cada bebé es diferente. Es posible que a los 5 o 6 meses tu bebé no haya asimilado este cambio de patrones, y se siga levantando de esta manera cada 3 o 4 horas para alimentarse. Haz varias pruebas a partir de los 4 meses y suspende la técnica cuando te percates que transcurres toda la noche sin levantarte a amamantarlo.

También es conveniente que asimiles un horario fijo para acostarlo. Por ejemplo, que lo hagas a las 20:00 todos los días. El que impongas horarios regulares es de gran ayuda al momento asimilar patrones de amamantamiento. Aparte de todas estas consideraciones ten en cuenta lo siguiente:

  • Utiliza un ruido blanco de fondo (si el bebé lo tolera).
  • Mantén las luces lo más bajo que puedas.
  • No hagas ruido al momento de practicar el dream feeding.
  • Considera cambiarle el pañal en caso de que te percates que está sucio al hacerlo.

La técnica se hace cuando el infante se encuentra en un estado de somnolencia. Es decir, no está completamente dormido, pero tampoco está despierto. Al ponerla en práctica no lo despiertas, sino que le das una breve merienda en este estado. Esto es muy importante, ya que si lo despiertas por completo puedes obstaculizar el sentido de la estrategia.

¿Cómo aplicarlo paso a paso?

El dream feeding puede ser aplicado de varias maneras
Si surte efecto, el dream feeding puede convertirse en una poderosa herramienta durante las primeras semanas o meses de vida del bebé.

La técnica es muy fácil de implementar, aunque aun así te orientamos paso a paso sobre cómo utilizarla. Ya estipulamos que debes incluir un horario fijo para que tu bebé se vaya a la cama. Alimenta, cambia y baña a tu bebé para que esté listo para dormir a las 20:00 (un ejemplo, hazlo siguiendo su patrón de descanso nocturno).

Es probable que para entonces tengas varias cosas que hacer antes de acostarte, un margen que puede ser de 1 a 3 horas.

Media hora antes de que te vayas a la cama entra en la habitación y, sin despertarlo por completo, coloca el pezón o el biberón en su labio inferior. Aunque no esté en un estado total de vigilia, debería empezar a amamantarse de forma inmediata (reflejo de succión).

Lo tomarás con cuidado en brazos y procurarás que sea solo una merienda. Luego, lo harás eructar con discreción y lo acostarás de nuevo. Como ya hemos advertido, en caso de que tenga el pañal sucio se lo cambiarás. Es importante que no lo amamantes en exceso al ejecutar la técnica, ya que podría despertarse o tener dificultades para dormir.

Al terminar te acostarás y tendrás, con suerte, unas 4-5 horas de descanso continuo. Todo depende de los patrones de tu bebé. Es muy importante no forzar la técnica, de modo que si esta no surte efecto o incluso genera más problemas que beneficios considera apostar por otra. En este punto puedes consultar con un asesor de amamantamiento.

Te podría interesar...
¿Qué es la hiperlactancia?
Muy Salud
Leerlo en Muy Salud
¿Qué es la hiperlactancia?

El síndrome de hiperlactancia materna hace referencia a una producción excesiva de leche. Entra y descubre sus características.



  • Pollard, K., Fleming, P., Young, J., Sawczenko, A., & Blair, P. Night-time non-nutritive sucking in infants aged 1 to 5 months: relationship with infant state, breastfeeding, and bed-sharing versus room-sharing. Early human development. 1999; 56(2-3): 185-204.