Los 8 peores alimentos para los dientes

A continuación te vamos a mostrar cuáles son los peores alimentos para los dientes que se pueden incluir en la dieta. Por ejemplo, pueden incrementar el riesgo de caries.
Los 8 peores alimentos para los dientes
Saúl Sánchez

Escrito y verificado por el nutricionista Saúl Sánchez.

Última actualización: 03 julio, 2022

Es importante conocer cuáles son los peores alimentos para los dientes, con el objetivo de limitar su presencia en la dieta. Así se podrán evitar caries y procesos inflamatorios que pueden cursar con importantes molestias, incluso con la intervención por parte del especialista en el peor de los casos.

Al fin y al cabo la dentadura es parte fundamental del sistema digestivo y hay que cuidarla como tal. Será determinante lograr una buena higiene diaria, pero también por medio de la dieta se puede influir sobre estas estructuras, para bien o para mal.

Los peores alimentos para los dientes

A continuación te vamos a mostrar los peores alimentos que puedes introducir en la dieta para los dientes. Será necesario limitar su presencia en la pauta de manera regular para evitar daños y desgaste con el paso de los años. Eso sí, habrá que asegurar también el mantenimiento de una serie de procesos higiénicos para prevenir patologías asociadas al hueso.

1. Caramelos ácidos

El ácido de muchos caramelos y gominolas puede impactar de manera negativa sobre el esmalte, desgastándolo de manera progresiva.

Además, muchos de estos comestibles cuentan con la capacidad de adherirse de manera temporal a dicha estructura, perjudicando todavía más la salud de la misma. Por otra parte, hablamos de productos que desde el punto de vista nutricional apenas aportan nada positivo.

Como norma general, se debe limitar bastante la presencia de estos comestibles en la dieta. Suelen concentrar en su interior dosis elevadas de azúcares simples, elementos que han demostrado afectar de manera negativa a la salud metabólica.

Conviene siempre priorizar los carbohidratos complejos, ya que gracias a la fibra que los suele acompañar provocan una entrada de glucosa en sangre mucho más regulada y progresiva.

En el caso de querer consumir algún dulce, es mucho mejor optar por el chocolate. Eso sí, es recomendable lavar los dientes después, para que de este modo evitar que los azúcares fermenten a nivel bucal y sirvan de sustrato energético para las bacterias que resultan patógenas. Así se pueden evitar muchos problemas de salud bucal, como sería el caso de las caries.

2. Pan

El pan es un alimento muy frecuente en la dieta de la mayor parte de los adultos. Sin embargo, desde el punto de vista nutricional deja bastante que desear. La mayor parte de los panes que se ofertan en el supermercado están elaborados a partir de harinas muy refinadas, lo que puede llegar a provocar un descontrol de la glucemia.

Este alimento también es fuente de almidones. Estos compuestos pueden descomponerse en azúcar, logrando servir de sustrato energético para los patógenos a nivel bucal. De este modo se incrementaría el riesgo de sufrir patologías asociadas a los dientes. Así lo evidencia una investigación publicada en la revista Dental Clinics of North America.

Para evitar este problema, siempre se puede optar por un pan integral elaborado con masa madre. En este caso los glúcidos permanecen inalterados durante los primeros tramos del tubo digestivo. Hablamos de un alimento que tardará más en sufrir los procesos de degradación, por lo que la entrada de la glucosa en el torrente sanguíneo será más controlada.

3. Alcohol

El alcohol es un tóxico independientemente de la dosis consumida. Por este motivo debería retirarse completamente de la pauta dietética. Afecta de manera negativa al funcionamiento de muchos de los órganos que componen el cuerpo humano. Por ejemplo, existen evidencias conforme incrementa la incidencia de las patologías de tipo neurodegenerativo.

Asimismo, hablamos de una sustancia que consiguen reducir la producción de saliva a nivel bucal. De este modo, la lubricación y la higiene de la cavidad será peor, lo cual puede permitir el desarrollo de bacterias patógenas. Será más probable bajo este escenario que se sufran infecciones, dando lugar a molestias y otros síntomas.

Para evitar alcanzar un escenario de este estilo, conviene mantener siempre la boca bien hidratada. Con este objetivo lo mejor es asegurar el consumo regular de agua mineral. Ni los refrescos ni las bebidas con gas serán una buena opción.

Tanto las burbujas como los azúcares contenidos en las mismas podrían servir para dañar las estructuras óseas o para incrementar los procesos inflamatorios en el medio interno.

4. Hielo

Los peores alimentos para los dientes incluyen el hielo
Aquellas personas que tienen como costumbre masticar hielo pueden desarrollar fragilidad dental y una mayor sensibilidad con el tiempo.

El hielo es otro de los elementos que puede llegar a dañar el esmalte de los dientes. Puede dar lugar incluso a problemas como los dientes astillados o agrietados si su exposición es frecuente.

Tampoco resulta inocuo para las encías, pudiendo llegar a causar quemaduras o llagas en las mismas. Por este motivo, aunque se puede utilizar hielo para refrigerar ciertas bebidas o alimentos, no se recomienda su consumo como tal.

5. Cítricos

Del mismo modo que sucedía con las gominolas o los caramelos ácidos, los cítricos son capaces de afectar al pH de la cavidad bucal, generando así un daño sobre el esmalte de los dientes.

Esto lo confirma un estudio publicado en la revista Archives of Oral Biology, en el que incluso se muestra cómo este ácido podría limitar la producción de colágeno de manera endógena, perjudicando a las estructuras bucales. 

No obstante, esto no quiere decir que no se puedan incluir cítricos en la dieta. Simplemente que habrá que moderar su ingesta. Hablamos de un tipo de alimentos que destacan por su concentración en vitamina C y en fitoquímicos con capacidad antioxidante.

Todas estas sustancias son necesarias para lograr mantener un buen estado de salud con el paso de los años, ya que refuerzan el sistema inmunitario.

Eso sí, para compensar el efecto de los ácidos siempre se puede optar por consumir calcio de manera posterior. Así se fortalecerá el esmalte y se conseguirá mantener la integridad de las estructuras de los dientes con el paso de los años. Por ejemplo, los lácteos son productos que destacan por su contenido en dicho mineral.

6. Frutos secos azucarados

Los frutos secos son alimentos de alta calidad, con mucha densidad a nivel nutricional. Sin embargo, en ocasiones se comercializan con azúcar o caramelizados, lo que los convierte en menos recomendables para la salud.

En este caso no solo se vuelven más energéticos, sino que son capaces de alterar las glucemias de manera significativa, causando así problemas en la salud metabólica.

7. Snacks de bolsa

Los peores alimentos para los dientes incluyen algunos snacks
Además de contener muy escasos nutrientes y provocar alteraciones metabólicas, los snacks pueden perjudicar la salud dental.

Muchos snacks de bolsa, como las patatas fritas, pueden contener aditivos dañinos para los dientes por su carácter ácido. Además, es frecuente que los restos se queden pegados durante un tiempo a dichas estructuras, empeorando el problema.

Por otra parte, suelen ser productos que concentran en su interior ácidos grasos de tipo trans. Estos compuestos han demostrado incrementar los mecanismos inflamatorios en el medio interno.

Como norma general conviene priorizar el consumo de alimentos frescos frente a los ultraprocesados industriales.

Muchos de los comestibles que se distribuyen en bolsas contienen azúcar, grasas de mala calidad o aditivos que pueden dañar diversas estructuras del organismo humano. Por ejemplo, los edulcorantes son capaces de alterar la composición de la microbiota, provocando disfunciones.

Normalmente los frescos cuentan en su interior con nutrientes de buena calidad que facilitan la conclusión de los procesos fisiológicos que tienen lugar a diario en el organismo. Conseguirán mejorar el estado de salud y evitarán el desarrollo de patologías crónicas y complejas vinculadas a la oxidación y a la inflamación.

8. Pepinillos en vinagre

Para terminar con la lista de los peores alimentos para los dientes, hemos de mencionar a los pepinillos en vinagre. Estos comestibles también se caracterizan por presentar unas dosis elevadas de ácido, por lo que poco a poco irán desgastando el esmalte. Así se hará más probable el desarrollo de problemas como las caries u otras enfermedades relacionadas con las encías.

No solo los pepinillos pueden resultar perjudiciales. Todos los vegetales encurtidos en un medio ácido presentan este mismo problema. No quiere decir que no se puedan incluir en la dieta de manera puntual, pero su consumo no ha de ser demasiado frecuente. Además, conviene beber bastante agua durante la ingesta para evitar así el daño.

Resulta siempre mejor opción cocinar los vegetales o comerlos en crudo, en lugar de optar por aquellos que vienen introducidos en cualquier tipo de salmuera. Eso sí, estas conservas pueden suponer una interesante opción para cuando no se tiene mucho tiempo, logrando así garantizar la presencia de las verduras en la pauta, alimentos importantes por su contenido en antioxidantes.

Evita los peores alimentos para los dientes

Ahora ya conoces cuáles son los peores alimentos para los dientes. Es importante evitar su presencia en la dieta de manera regular, para de este modo impedir el desarrollo de problemas como la caries con el paso de los años. Mantener una serie de buenas medidas higiénicas también será clave para conseguir una salud adecuada.

En los últimos años se está investigando mucho acerca del papel de la microbiota oral sobre las patologías que afectan a la boca y al sistema digestivo en general. En este sentido, se están comenzando a recomendar suplementos con probióticos para limitar y reducir los riesgos, consiguiendo así un funcionamiento óptimo del organismo.



  • Yoshida, Y., & Simoes, E. J. (2018). Sugar-Sweetened Beverage, Obesity, and Type 2 Diabetes in Children and Adolescents: Policies, Taxation, and Programs. Current diabetes reports18(6), 31. https://doi.org/10.1007/s11892-018-1004-6.
  • Chi, D. L., & Scott, J. M. (2019). Added Sugar and Dental Caries in Children: A Scientific Update and Future Steps. Dental clinics of North America63(1), 17–33. https://doi.org/10.1016/j.cden.2018.08.003.
  • Peng, B., Yang, Q., B Joshi, R., Liu, Y., Akbar, M., Song, B. J., Zhou, S., & Wang, X. (2020). Role of Alcohol Drinking in Alzheimer's Disease, Parkinson's Disease, and Amyotrophic Lateral Sclerosis. International journal of molecular sciences21(7), 2316. https://doi.org/10.3390/ijms21072316.
  • Liu, Z., Li, F., Zhang, L., Yu, H., Yu, F., & Chen, J. (2017). The effect of active components from citrus fruits on dentin MMPs. Archives of oral biology83, 111–117. https://doi.org/10.1016/j.archoralbio.2017.07.006.
  • Ghantous, Y., & Abu Elnaaj, I. (2017). Harefuah156(10), 645–649.
  • Hirata Y. (2021). trans-Fatty Acids as an Enhancer of Inflammation and Cell Death: Molecular Basis for Their Pathological Actions. Biological & pharmaceutical bulletin44(10), 1349–1356. https://doi.org/10.1248/bpb.b21-00449.

Este texto se ofrece únicamente con propósitos informativos y no reemplaza la consulta con un profesional. Ante dudas, consulta a tu especialista.