Guía para cuidar tus dientes

Para cuidar tus dientes comienza por revisar los hábitos. ¿Tienes una buena técnica de cepillado? ¿Usas hilo y enjuague bucal? Veamos en detalle lo que debes hacer para una sonrisa radiante.
Guía para cuidar tus dientes

Escrito por Daniela Andarcia, 06 Enero, 2021

Última actualización: 06 Enero, 2021

Los dientes adornan la sonrisa y entre más sanos estén, más feliz te harán ver. Parece cosa de magia, pero lo cierto es que una fotografía mostrando unos elementos dentarios impolutos da la sensación de que ese retrato es un excelente recuerdo. Ya tienes aquí un aliciente, entonces, para cuidar tus dientes.

Pero esto va más allá de lo estético. Los dientes te ayudan a hablar con fluidez y claridad, dan forma a tu rostro y machacan los alimentos para que puedan ser digeridos y procesados.

¿Qué hacer para cuidar tus dientes?

La salud de los dientes trasciende a las caries o las enfermedades de las encías. Según estudios, la salud bucal podría estar relacionada con la salud integral del organismo.

Hay investigaciones que aseguran que las principales enfermedades bucodentales son una carga para los sistema sanitarios mundiales. Razón por la que prestarle atención a la higiene de la boca es primordial.

El cepillado no agresivo para cuidar tus dientes

Aunque cumplas la regla de cepillarse los dientes al menos dos veces al día, lo importante siempre será utilizar la técnica correcta. Esto involucra no cepillarse con demasiada fuerza. Incluso, debes evitar comprar cepillos dentales de cerdas duras.

Dentro de las recomendaciones de The American Dental Association está la de adquirir cepillos dentales con cerdas suaves. Además, aconsejan que pasados 3 meses se haga una renovación del cepillo dental.

Pero, ¿por qué cepillar agresivo está mal? Las razones van desde el daño permanente al esmalte a la pérdida de sensibilidad dental y erosión de las encías. Esto último hace que tus dientes quedan expuestos a que las bacterias.

Practica una buena técnica

Debes mantener un ligero ángulo al sostener tu cepillo de dientes, procurando cepillar de cada diente la zona superior, la delantera y la trasera con pequeños movimientos circulares. Evita realizar movimientos cerrados hacia atrás y hacia adelante.

El tiempo de un buen cepillado podría oscilar entre 2 y 3 minutos. En este proceso, eliminar la placa es el principal objetivo. No hay que olvidar cepillar la lengua también, ya que se puede producir mal olor en la boca.

Usa fluoruro

A la hora de comprar pasta dental muchos se centran en el sabor y su capacidad de blanquear, pero lo primero que debes verificar es que contenga flúor. Su función consiste en prevenir las caries. Hay evidencia científica que revela que solo el uso del hilo dental y cepillado no evitan la caries.

El no usarlo puede poner en riesgo tu salud bucal. En la actualidad hay comunidades que añaden fluoruro a los suministros de agua y puedes hallarlo también en el agua embotellada.

Del mismo modo, existen organizaciones que avalan esta práctica, como los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC), la Asociación Dental Americana (ADA) y la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Pasta dental con flúor.
La presencia de flúor en la pasta dental es clave. Varios países regulan las cantidades que deben contener las que se comercializan.

Cepíllate antes de ir a la cama

Lo recomendado es cepillarse al menos dos veces al día. Puede que muchos de nosotros nos saltemos esa regla alguna vez, sin embargo, el que jamás deberías obviar es el cepillado antes de dormir.

Dedicarle el tiempo requerido a tus dientes por la noche ayuda a eliminar los gérmenes, bacterias y placas que se acumulan durante el día. De no hacerlo, tu boca se vuelve más vulnerable, debido a que por la noche se saliva menos.

Usa hilo dental para cuidar tus dientes

A pesar de que aún faltan estudios que demuestren sus beneficios, la Asociación Dental Americana (ADA) y los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades concuerdan que se debe usar hilo dental.

El cepillo de dientes puede no entrar en las ranuras que se encuentra entre cada diente, por lo que es muy común que se queden alimentos atrapados entre ellos. Según la Clínica Mayo, el uso correcto del hilo dental es el siguiente:

  • Tomar unos 46 centímetros, luego enrollar la mayor parte del hilo en uno de los dedos de una mano y una parte en el dedo de la mano contraria.
  • Tomando un diente a la vez, frotar el hilo dental y evitar tirar con fuerza al llegar a la encía.
  • Siempre frotar el hilo con suavidad y con el movimiento correcto hacia arriba y hacia abajo.
  • A medida que se termina con un diente hay que desenrollar el hilo.

Considera el enjuague bucal

Un análisis de Dental Clinics of North America descubrió que los enjuagues bucales que contienen clorhexidina tienen potencial para ayudar a controlar la gingivitis y la placa. En sí, deben ser utilizados como herramienta complementaria, no como sustituto del cepillo e hilo dental.

Dentro de sus posibles propiedades se encuentran la de limpiar las zonas en las que el cepillo no alcanza a cubrir, disminuir el ácido en la boca y remineralizar los dientes. Otra investigación de The Journal of the American Dental Association reveló que los enjuagues bucales con aceites esenciales pueden ayudar a mantener un sitio gingival sano.

Evita fumar

Cuando fumas, dificultas que los tejidos sanen. Por su lado, la Asociación Dental Americana advierte que fumar retrasa la curación, sobre todo cuando se ha sometido el paciente a un procedimiento dental.

También asegura la organización que fumar causa halitosis, manchas en la lengua y los dientes, cambios en el sentido del olfato y el gusto. Además, aumenta el riesgo de padecer enfermedades en las encías e incluso podría vincularse al cáncer oral.

Consume menos alimentos azucarados

Los alimentos azucarados están entre los principales causantes de las caries. Parecen irresistibles y puede que combatas contigo mismo para no caer en la tentación de los postres que, en la mayoría de lo casos, son alimentos procesados con azúcar agregada.

Existen incontables estudios sobre el consumo excesivo de azúcar y cómo impacta en la salud en general. El consumo diario debe rondar menos de un 10 % de las calorías, aunque hay investigaciones que sugieren reducirlo al 5 %.

Debes tener especial cuidado y disminuir el consumo de almidón. Los alimentos más comunes que lo contienen son el pan, las galletas saladas y la pasta, que al convertirse en azúcares simples nutren a las bacterias productoras de ácido y de caries. Sustituye estos productos con verduras, frutas y lácteos sin azúcar agregada.

Bebe suficiente agua

El agua sigue siendo la bebida por excelencia. Evita cuanto puedas las bebidas o aguas azucaradas que no te traerán más que caries y otros problemas de salud. La Asociación Dental Americana aconseja ingerir té y agua sin azúcar.

Consumir agua sin azúcar.
El consumo de agua sin azúcar es una forma sencilla de proteger y cuidar los dientes.

Visita al dentista cada seis meses

Un chequeo con el dentista cada seis meses limpiará tus dientes y eliminará la placa o sarro endurecido que pueda estar en la cavidad bucal. Además, se recomienda efectuar una consulta si aparecen los siguientes síntomas:

  • Sangrado en las encías a la hora de cepillarse o usar hilo dental.
  • Sensibilidad al calor o al frío en los dientes.
  • Sabor desagradable o mal aliento recurrente.
  • Dolor al masticar.
  • Dientes flojos.

Consejos para cuidar los dientes de los niños

Muchas personas subestiman los dientes de leche de los niños por la creencia de que, como son sustituidos por los permanentes, no tienen mucha importancia. Lo cierto es que los dientes primarios ayudarán a los niños en su desarrollo, de modo que puedan masticar y hablar de forma correcta.

Por lo tanto, el cuidado dental de los niños es primordial y aquí van algunas recomendaciones:

  • Procura que el niño no se acueste con biberones cuando va a dormir: muchas de las bebidas contienen azúcares que, al permanecer periodos largos en los dientes, pueden producir caries.
  • Es buena práctica limpiar a diario con un paño tibio y húmedo las encías de un bebé: esto evita la acumulación de azúcares.
  • Compra un cepillo especial para niños de cerdas suaves: cepilla al menos dos veces al día.
  • Consulta con un profesional: apenas brote el primer diente o al cumplir el año, se debería concretar una visita a un dentista.
  • Evita compartir con los niños cubiertos que ya hayan tenido contacto con la boca de un adulto: en vistas a no transmitirle bacterias.

¿Qué recordar para cuidar tus dientes?

Para lucir una hermosa sonrisa debes cuidar de forma permanente tus dientes. Visita al dentista, cepíllate de forma correcta al menos dos veces al día y no descartes el uso del hilo dental y del enjuague bucal.

También evita productos azucarados y el cigarrillo; ambos reducirán la salud de los elementos dentarios. Por otro lado, no subestimes el cuidado de de los pequeños en casa, ya que es primordial que desde bebés mantengas sanas las encías.

Te podría interesar...
12 consejos para combatir el mal aliento
Muy SaludLeerlo en Muy Salud
12 consejos para combatir el mal aliento

La halitosis es causada, casi siempre, por una pobre higiene dental. Descubre, entonces, 12 consejos para combatir el mal aliento.




Graduada en Gestión del Talento Humano por el Colegio Universitario José Lorenzo Pérez Rodríguez (Venezuela) en 2011. Redactora profesional con más de 5 años de experiencia. Ha trabajado como creadora de contenidos para diversos medios digitales enfocados en temáticas variadas. En los últimos años, ha colaborado en páginas web especializadas en salud, nutrición y entrenamiento. Cuenta con una amplia experiencia en SEO y creación, edición y maquetado de contenido en WordPress. Ha realizado cursos de marketing en Instagram y otras redes sociales en las que ha colaborado como gestora y administradora. Del mismo modo, se ha desempeñado en el diseño y manejo de contenido interactivo e-Learning en plataformas como H5P y Moodle para cursos de idiomas.