Diagnóstico de la diarrea

Si la diarrea persiste por más de una semana, hay que consultar con el especialista para que determine la causa y paute el tratamiento más adecuado.
Diagnóstico de la diarrea
Diego Pereira

Revisado y aprobado por Diego Pereira el 04 julio, 2021.

Escrito por Maite Córdova Vena, 04 julio, 2021

Última actualización: 04 julio, 2021

Cuando estamos acostumbrados a ir al baño una sola vez al día y de pronto notamos que vamos más de 3-4 veces, automáticamente decimos que tenemos diarrea. Dicho de otra forma: tomamos nuestra evaluación como el diagnóstico de la diarrea.

La diarrea es una molestia común que puede presentarse muchas veces en la vida, por una amplia variedad de motivos. Generalmente, tiende a durar unos pocos días y a remitir por sí misma, sin causar mayor complicación ni requerir un tratamiento especial como tal, salvo algunos autocuidados.

Si bien hay casos en los que el diagnóstico de la diarrea se limita a la autoevaluación, en otros puede abarcar algo más. Profundicemos en ello a continuación.

Autoevaluación

El diagnóstico de la diarrea es complejo
En muchas ocasiones, durante un episodio de diarrea es posible atribuir el origen a alimentos consumidos recientemente.

Si bien pueden ser útiles, las autoevaluaciones no dejan de ser subjetivas. Por ello, hay que tenerlas en cuenta con cierta precaución. Para ello, se recomienda tener en cuenta lo siguiente:

  • Lo que ha bebido y comido recientemente (no solo la última comida o merienda).
    • El tipo de comida (si era una fritura o alta en fibra) es un factor a tener en cuenta.
    • El té, el café, las bebidas de cola y el alcohol pueden irritar el estómago y causar diarrea. Vale la pena tenerlo en cuenta.
    • La forma en que realizó las comidas es importante (si comió demasiado rápido, masticó poco, si reposó después de comer o no, etc…).
  • Si ha habido algún cambio en su rutina, como puede ser un viaje, por ejemplo.
  • Los medicamentos que estuvo tomando hasta que se presentó la diarrea.
  • Los signos y síntomas de la diarrea (que no solo abarcan el número de deposiciones y la consistencia acuosa de las mismas).

Evaluación del médico

De acuerdo con la información aportada por los National Institutes of Health, en la consulta médica, el especialista podría realizar algunas pruebas para determinar si hay señales de deshidratación o fiebre. Tomar la tensión arterial, medir el pulso, escuchar los sonidos del estómago con un estetoscopio y palpar el abdomen para detectar dolores o sensibilidades son algunas de las medidas más comunes.

En algunos casos puede ser necesario realizar un examen rectal digital para comprobar si hay sangre en las heces.

Pruebas de laboratorio

No suelen ser necesarias las pruebas de ningún tipo cuando la diarrea no dura más de 3-4 días. Sin embargo, cuando persiste y se acompaña por síntomas cada vez más intensos, sí.

El Manual MSD expone que ante la presencia de sangre o moco en las heces, fiebre, dolor abdominal intenso o signos de deshidratación, se debe acudir al médico cuanto antes. Lo más probable es que se deba realizar varias pruebas diagnósticas para poder brindar un tratamiento acorde. Esto último, dependiendo del caso, puede incluir el ingreso hospitalario.

Además de prestar atención a los signos y síntomas de la diarrea, es importante precisar el número de deposiciones (de 2-3 en adelante), y a las características de las heces en la autoevaluación. Estos datos son valiosos en la consulta con el especialista y normalmente brindan pistas sobre qué tipo de pruebas de laboratorio ordenar.

“Es posible reducir los costos asociados a los estudios de materias fecales y coprocultivos si se realiza una correcta selección y se examinan las muestras remitidas interpretando de la información propia del caso”

Guía Práctica de la Organización Mundial de Gastroenterología

Examen de heces

Un examen de heces es una prueba muy útil porque permite averiguar si la causa de la diarrea es una bacteria o un parásito. El procedimiento es sencillo, la persona recoge una pequeña muestra de su materia fecal en un envase de plástico y la lleva a un laboratorio para su análisis.

Dentro del examen de heces, pueden haber diversos subtipos. Cada uno se enfoca en un aspecto concreto:

  • Cultivo de heces puede ayudar a detectar la presencia de Campylobacter, Salmonella Shigella.
  • Panel de heces para patógenos gastrointestinales ayuda a detectar patógenos más específicos.
  • Prueba de toxina de Clostridium difficile ayuda a detectar si este patógeno está presente y si sería el causante de la diarrea crónica.
  • Pruebas de sangre oculta en las heces (para confirmar o descartar si hay algún rastro de sangre no detectable a simple vista).
  • Pruebas de grasa fecal.
  • Pruebas de antígenos en las heces.
  • Elastasa fecal.
  • Tripsina o quimotripsina fecal.

Análisis de sangre

El diagnóstico de la diarrea incluye estudios sanguíneos
Los exámenes sanguíneos no son los más utilizados para determinar el origen de la diarrea, aunque pueden orientar el diagnóstico.

Además de los exámenes de heces, el médico podría solicitar un análisis de sangre para profundizar en el origen de la diarrea. De acuerdo con el Manual MSD, “estos pueden incluir anticuerpos para parásitos específicos, anticuerpos de la enfermedad celíaca y anticuerpos de levadura”.

Pruebas de imagen

El diagnóstico de la diarrea también puede averiguarse a través de pruebas de imagen, como la endoscopia, la colonoscopia o la sigmoidoscopia.

Diagnóstico diferencial

El diagnóstico diferencial también es muy valioso en caso de diarrea persistente. La información que aporte el paciente, su evaluación física, y sus antecedentes serán algunos de los puntos clave para llegar al origen de la diarrea, pero también los resultados de las pruebas mencionadas anteriormente.

Una vez que el médico confirme cuál es el diagnóstico de la diarrea, lo siguiente que hará será indicar el tratamiento más adecuado para la misma.

It might interest you...
7 señales que indican que tu intestino está enfermo
Muy SaludLeerlo en Muy Salud
7 señales que indican que tu intestino está enfermo

Algunas señales que indican que tu intestino está enfermo pueden ser los vómitos, el estreñimiento, la sangre en las heces o la diarrea.