¿Qué es la resiliencia y cómo fortalecerla?

Todos los seres humanos podemos fortalecer la resiliencia. De esta forma es más fácil salir adelante cuando las adversidades se presentan en lo cotidiano. ¡Te contamos cómo!
¿Qué es la resiliencia y cómo fortalecerla?
Laura Ruiz Mitjana

Revisado y aprobado por la psicóloga Laura Ruiz Mitjana el 02 junio, 2021.

Escrito por Aylin Stefany Rodriguez Vinasco, 22 diciembre, 2020

Última actualización: 02 junio, 2021

La resiliencia es un concepto que se usa en muchas disciplinas. En osteología hace referencia a la capacidad que tienen los huesos para reponerse luego de una fractura y en la metalurgia a la que tienen algunos materiales para recobrar su forma después de ser sometidos a una gran presión.

Etimológicamente hablando, resiliencia viene del latín resiliens, que significa ‘saltar para atrás’, ‘rebotar’ o ‘volver atrás’. Según la Real Academia de la Lengua Española (RAE), es la “capacidad de adaptación de un ser vivo frente a un agente perturbador o un estado o situación adversos”.

Entre los primeros humanistas que acuñaron este término al comportamiento humano se destaca a Boris Cyrulnik, un neurólogo, etólogo y psicoanalista que definió la resiliencia como un “resorte moral, cualidad de una persona que no se desanima, que no se deja abatir”.

8 formas de fortalecer la resiliencia

La resiliencia entra al juego cuando nos enfrentamos a situaciones difíciles o de crisis, las que pueden ser de origen externo o interno. Es una cualidad, pero también una habilidad que puede fortalecerse con el tiempo, ayudándonos a ser más fuertes.

1. No reprimas tus sentimientos

Las crisis no avisan su llegada con anticipación; son una visita molesta y que no se sabe con seguridad cuándo se irán. Ante este panorama es importante no engañarse a uno mismo, no reprimir los sentimientos que nos generan las situaciones. No para descontrolarnos y aumentar la crisis, sino para identificarnos en medio de ellas.

Al identificar tus sentimientos reales será mucho más fácil aprender a controlarte y así enfocar tus fuerzas en resolver lo que te está generando incomodidad. Un ejemplo de ello es cuando una persona pierde a un ser querido; reprimir los sentimientos de tristeza y expresarlos a través de la ira solo hará complejo el proceso de duelo.

Recuerda que ser resiliente no se trata de mostrarse siempre fuerte, sino de identificar los factores que ayuden a evitar que nos quedemos en las crisis.

Mujer hace duelo mirando un retrato.
Los períodos de duelo son difíciles y representan una oportunidad para practicar la resiliencia y perfeccionarla.

2. Acude a tu red de apoyo

Las redes de apoyo pueden conformarse por familiares, amigos y compañeros de trabajo. Son aquellas personas en las que puedes apoyarte en los momentos difíciles. Con tu red puedes conversar sobre la situación que te agobie, sobre los sentimientos que te genera y escuchar consejos que pueden servir como bastón.

Es importante que esta red sea, en realidad, de apoyo. Muchas veces contamos con un círculo de amigos o incluso de familiares que, frente a ciertas circunstancias, te pueden quebrar más en vez de ayudarte. De esas personas es necesario alejarse.

3. Pide ayuda sin temor

Este es un factor determinante. Hay crisis que nos desbordan a un punto tal que requerimos ayuda profesional y esto no debe ser motivo de vergüenza.

Los psicólogos son profesionales que, al escucharnos, nos pueden ayudar a identificar los verdaderos sentimientos o motivos de la crisis. Además, nos guían para encontrar una solución que permita resolverla a través de diversas técnicas.

4. No sueltes las riendas

Claro que hay momentos en la vida en los que es normal sentir que pierdes el control, pero lo importante es no soltar esas riendas, no darse por vencido. Debemos hacernos consientes de que somos los únicos jinetes. Solo nosotros podemos decidir nuestro camino y hay que tomar decisiones.

En algunos momentos todo puede parecer tan gris que pensamos ¿para qué hago esto, si nada va a cambiar? Pues resulta que las cosas no cambian porque así lo decidimos.

De hecho, en su libro “Los patitos feos”, Boris Cyrulnik habla, a partir de su propia experiencia, de cómo una infancia traumática no tiene por qué definir el futuro. Detalla cómo, a partir de la resiliencia, es posible tomar las riendas de tu vida para llevarla hacia donde tú quieres ir.

5. Identifica las oportunidades

Saber identificar las oportunidades que nos trae una crisis es un síntoma claro de resiliencia. La crisis se define como una ruptura brusca que llega sin previo aviso y como un huracán que tira abajo todo aquello que no tiene cimientos sólidos.

Sobreponernos a la crisis cuesta trabajo y esfuerzo, no solo físico, sino también mental. Hay que reparar un par de cosas, botar otras y reacomodar todo antes de decir que ha sido superada. Este trabajo sí o sí lo tendrás que hacer.

Hagamos de cuenta que somos una casa que ha quedado destruida por el huracán. En este momento la estás reparando y te das cuenta que siempre quisiste una ventana más grande que la que tenías. Bien, tienes la oportunidad de hacerla. Es de eso de lo que se trata; de dejar las cosas, no como estaban antes de la crisis, sino como tú quieres que estén.

6. Establece tu propósito de vida

Sin adentrarnos en campos religiosos, es importante establecer tu propósito en la vida. Estudios han demostrado que establecer el sentido de la vida influye en el bienestar psicológico.

En el caso de la resiliencia, pensar en ese propósito que nos tiene en este mundo puede ayudar a reconfortarnos en medio de la crisis y salir de ella mucho más rápido.

7. Cuida tu salud emocional

Algunas prácticas como la meditación, el yoga o mindfulness pueden ayudar a mantener la salud emocional, así como brindarnos herramientas espirituales y mentales para afrontar con mayor fortaleza las crisis o momentos de tensión.

Estas actividades que suponen mantener la mente en calma, pero atenta, pueden ayudarte a identificar con mayor rapidez las oportunidades en medio de las adversidades. De otro lado, la lectura también puede ser una buena herramienta para cuidar de tu salud mental, pues entre sus beneficios encontramos que mejora el proceso de toma de decisiones.

Red social de apoyo.
La red social es clave para el sostenimiento de los momentos difíciles, ya que el soporte humano es una herramienta más de la resiliencia.

8. Cuida tu salud física

Para fortalecer la resiliencia, que es una cualidad mental, también es importante cuidar del cuerpo y estimular los procesos químicos que se producen a través de la actividad físicaTomar tiempo para salir a caminar o trotar ayuda a despejar la mente.

Este conjunto de beneficios contribuye a estar más preparados para cuando debamos enfrentamos a las adversidades del día a día o para cuando llega una crisis por estrés, por ejemplo.

Resiliencia es aprender a soltar

Un factor importante que hace parte del concepto humanístico de la resiliencia y que, a su vez, fortalece esta cualidad, es aprender a soltar. Muchas veces permanecemos en crisis más tiempo del que deberíamos porque nos negamos a dejar ir algo que queremos, pero no nos hace bien o pospone una inminente ruptura emocional.

Ser resilientes también es ser consientes de que hay cosas que no son buenas para nosotros y que son un factor de quiebre. Es por esto que resulta importante identificar rápidamente aquello que no nos provee bienestar para soltarlo, así como poner en práctica los consejos que mantendrán esta habilidad.

Te podría interesar...
Agotamiento mental: síntomas, causas y cómo evitarlo
Muy Salud
Leerlo en Muy Salud
Agotamiento mental: síntomas, causas y cómo evitarlo

El agotamiento mental implica una serie de síntomas físicos y psicológicos que aparecen sobre todo por estrés. ¡Descubre cómo prevenirlo!



  • William González. La resiliencia como geneología y facultad de juzgar. Praxis Filosófica Nueva serie, No. 45, julio-diciembre 2017: 203 - 229 DOI:10.25100/pfilosófica.v0i45.6060. Disponible: http://www.scielo.org.co/pdf/pafi/n45/2389-9387-pafi-45-00203.pdf
  • Laura Franco Gutiérrez. La importancia de la expresión y manifestación de los sentimientos que el ser humano debe realizar ante la pérdida de un ser querido. Disponible en: https://core.ac.uk/download/pdf/47066416.pdf
  • Carolina Aranda B., Manuel Pando M. Conceptualización del apoyo social y las redes de apoyo social. Revista de Investigación en Psicología, No. 1, vól. 16: 2013. Pág. 233-245. Disponible en: https://revistasinvestigacion.unmsm.edu.pe/index.php/psico/article/view/3929/3153
  • Boris Cyrulink. (2001). Los patitos feos. La resiliencia: una infancia infeliz no determina la vida. (Quinta edición) [archivo PDF]. Bacelona, España. Éditions Odile Jacob. Recuperado de http:http://bibliotecaparalapersona-epimeleia.com/greenstone/collect/libros1/index/assoc/HASH01e0.dir/doc.pdf
  • Dzib, Paulino. (2013). Características de las crisis y su impacto en la persona. 10.13140/RG.2.1.1804.5207.
  • García-Alandete, Joaquín & Martínez, Eva & Nohales, Pilar & Lozano, Beatriz. (2018). Sentido de la vida y bienestar psicológico en adultos emergentes españoles (SPANISH). Acta Colombiana de Psicologia. 21. 206-216.
  • Delgado Salazar, C., Mateus Aguilera, E., Rincón Bolívar L. (2018). Efectos del ejercicio físico sobre la salud mental (Depresión y ansiedad). Una mirada desde la evidencia científica existente. [Trabajo de grado]. Fundación Universitaria Escuela Colombiana de Rehabilitacion.