¿Qué es la hibristofilia?

La hibristofilia hace referencia a la atracción que se siente por personas peligrosas. Mientras que para muchos son criminales, para quienes padecen este trastorno son solo seres incomprendidos que necesitan amor.
¿Qué es la hibristofilia?
Diego Pereira

Revisado y aprobado por el médico Diego Pereira el 17 mayo, 2021.

Escrito por Aylin Stefany Rodriguez Vinasco, 17 mayo, 2021

Última actualización: 17 mayo, 2021

La mente del ser humano, pese a décadas en estudio, sigue siendo un gran enigma. Uno de esos fenómenos complejos de entender es la hibristofilia. Esta se define como una ‘parafilia sexual o perversión en la que una persona tiene tendencia a desarrollar atracción sexual y romántica por los criminales’.

Se presenta en mayor medida en mujeres que en hombres, quienes ven a los criminales como seres incomprendidos, sexys y necesitados de su amor. El patrón incluye atracción, incluso, por los criminales más temidos, sentenciados por actos horripilantes contra otras mujeres.

¿Qué es la hibristofilia?

La hibristofilia como parafilia.
Esta atracción hacia los delincuentes suele ser irracional.

La mayoría de conceptos sobre la hibristofilia se limitan a señalar que es la ‘excitación por tener relaciones sexuales con un criminal‘. Aún así, este término que el psicólogo John Money acuñó en los años 50 va más allá.

Los estudios de Money fueron los que determinaron que esta perversión afecta, en especial a las mujeres heterosexuales, en las que hay atracción romántica y excitación sexual al tener una pareja violenta y con antecedentes criminales por violación, asesinato o robo.

Se le conoce también como el síndrome de Bonnie & Clyde, y la falta de estudios sobre la hibristofilia, dificulta reseñar la cantidad de personas que presentan esta tendencia. La razón es que no se considera como una enfermedad, sino como una preferencia sexual.

La razón por la cual figura como una parafilia es porque su existencia pone en peligro la integridad física y mental de las personas. Más porque en ocasiones esta atracción podría evolucionar y llevar a quienes la presentan a cometer delitos.

Tipos de hibristofilia

Existen dos tipos de hibristofilia y de ello depende la participación de quien padece la parafilia en los delitos del sujeto del que se considera enamorado.

Pasiva

Quienes tiene hibristofilia pasiva solamente se sienten atraídos por el criminal de forma sexual y romántica, pero no participarán en sus actos. De hecho, tienden a pensar que con su amor y compañía pueden rescatarlo de la vida que lleva. De igual forma excusan este comportamiento y creen que su enamorado no les hará daño.

Agresiva

La hibristofilia agresiva indica que la persona que la padece participa de forma activa en los actos criminales de su enamorado. Puede atraer víctimas para que el criminal sacie su sed de delito, ayudar a esconder los cuerpos o participar directamente del delito (asesinar, violar o robar).

Esta persona no comprende que el criminal la manipula y cree ciegamente en un amor que no existe, porque usualmente el amante tiene un perfil psicópata. A menudo buscan ser amados y aprobados por el criminal.

Causas de la hibristofilia

Las causas específicas de la hibristofilia no son precisas. Todo sobre esta parafilia es complejo e inexacto. Aunque, entre las posibles causas podemos encontrar las siguientes:

  • Antecedentes de abuso. Estudios han demostrado que aquellas mujeres que tienen antecedentes de abuso en su infancia, tienden a elegir compañeros sexuales y románticos con un perfil criminal y agresivo. Esto da continuidad al patrón de abuso.
  • Triada oscura. La triada oscura de la personalidad hace referencia a una combinación de tres rasgos de la personalidad: narcisismo, maquiavelismo y psicopatía, la cual suele ser atractiva para algunos tipos de mujeres. Los hombres que desarrollan esta triada, tiene una alta tendencia a convertirse en criminales.
  • Estereotipos sociales. De forma consiente o no, la sociedad impone estereotipos de cómo deben ser las parejas. Uno de los patrones más comunes radica en el machismo, en donde es común que el hombre domine en la relación, a tal punto de ser agresivo. Siendo esta una conducta socialmente aceptada.

¿Tiene tratamiento?

La terapia mental y la hibristofilia.
La terapia mental no siempre es efectiva.

Aunque se pudiese pensar que la hibristofilia puede curarse con el apoyo de un profesional de salud mental, la respuesta es que no hay un tratamiento claro y definitivo que haya logrado contrarrestar esta parafilia. Por lo menos, la ciencia no lo ha documentado hasta el momento.

Lo que ocurre en el caso particular de esta parafilia es que, en primera, no figura como un trastorno mental en los manuales de diagnóstico, por tanto no hay una única línea que indique cómo podría tratarse.

Lo segundo tiene que ver con su origen, al no tener un elemento erotizante claro, sino abstracto, es complejo de controlar en un escenario clínico.

De acuerdo con estudios sobre el tratamiento de parafilias, las intervenciones psicoterapéuticas basadas en técnicas conductuales y cognitivas resultan útiles en algunos casos. Así como el uso de hormonas y medicamentos psicotrópicos.

Una de las cosas que dificulta la extinción de las parafilias radicaría en que las conductas suelen aprenderse en una etapa crucial del desarrollo cognitivo. Por ello son necesarias las intervenciones multimodales.

En el caso de la hibristofilia, no está claro el tratamiento específico a seguir, aunque técnicas de programación de la masturbación podrían contribuir a debilitar la asociación creada entre el placer y los criminales.

Casos famosos de hibristofilia

¿Casos famosos de hibristofilia? Sí, la gran mayoría hemos sido testigos de esos casos. La televisión se ha encargado de cubrir algunos de los crímenes más atroces. Esa línea informativa ha cruzado, en algunos casos, una línea muy delgada entre entregar la información y mitificar al criminal, dándole fama y sumándole numerosos admiradores.

Así, unos de los casos más famosos de hibristofilia son los siguientes:

Bonnie & Clyde.

La hibristofilia, como lo mencionamos antes, también es conocida como el síndrome de Bonnie & Clyde. La razón radica en la forma en que se dio este criminal y tóxico amor.

De acuerdo con historiadores, Bonnie no tuvo una infancia fácil, se casó por primera vez a los 16 años con un hombre que terminó preso acusado de asesinato. Conoció a Clyde y el amor a primera vista fue muto.

Él dejó su vida criminal como ladrón para vivir como una pareja normal, aún así, no pudo ocultar su naturaleza criminal. Tras pasar unos años preso por robo, salió y junto a su amante conformaron la banda que los convirtió en todo un hito mundial. En 1934 fueron abatidos juntos.

Charles Mason

Es otro de los criminales más famosos del mundo. Su infancia siempre estuvo marcada por el crimen. Hacia 1967, aprovechó el movimiento hippie para consolidarse como un gurú que logró sumar un gran número de seguidores, en particular, mujeres.

La conocida familia Manson se popularizó por los delitos que cometía. El más famososo y cruel fue el asesinato, por orden de Manson, de la modelo y actriz Sharon Tate y su bebé de 8 meses de gestación. Con ella murieron varios miembros del equipo de trabajo del director de cine Roman Polanski.

Ted Bundy

El impacto de Ted Bundy fue monumental, su atractivo físico sumó seguidoras y enamoradas por montones pese a su prontuario de crímenes contra las mujeres. Bundy asesinó a un número no determinado de chicas, aunque reconoció 36 homicidios.

Su popularidad fue tal que se casó con una admiradora que conoció a través de cartas en la cárcel, luego de ser condenado.

¿Conocías la hibristofilia?

Quizás conocías los casos famosos que mencionamos, pero no su relación con la hibristofilia. Como puedes darte cuenta, aunque parezca absurdo, muchas mujeres se sienten atraídas por hombres con perfil criminal.

Aunque es delgada la línea entre sentirse atraída por un hombre rudo o malo a sentir excitación por uno delincuente, esta parece resultar más común de lo que se podría pensar.

Te podría interesar...
Las 4 diferencias entre sociópata y psicópata
Muy Salud
Leerlo en Muy Salud
Las 4 diferencias entre sociópata y psicópata

No es lo mismo un sociópata que un psicópata. En este artículo te contamos cuáles son las principales diferencias entre sí y sus características.



  • Ortega, M., Uribe, J., Sánchez, V., Gómez, L. Perfil criminal de Theodore Robert Cowell conocido como Ted Bundy. Universidad Católica de Colombia. 2019.
  • Ghigliotto, Galo (2007). BONNIE & CLYDE. La Colmena, (56),1-15.[fecha de Consulta 24 de Abril de 2021]. ISSN: 1405-6313. Disponible en: https://www.redalyc.org/articulo.oa?id=446344566013
  • Sarmiento, S., Trelles, F. Factores psicológicos asociados a conductas parafílicas. Universidad del Azuay. 2018.
  • Hernández Serrano R. Parafilia una clasificación fenomenológica. [revista en Internet]. 2002 [citado 24 Abr 2021];, 8(20):[aprox. 0 p.]. Disponible en: http://revsexologiaysociedad.sld.cu/index.php/sexologiaysociedad/article/view/172
  • Rivera-Rivera, Leonor, Allen, Betania, Chávez-Ayala, Rubén, & Ávila-Burgos, Leticia. (2006). Abuso físico y sexual durante la niñez y revictimización de las mujeres mexicanas durante la edad adulta. Salud Pública de México, 48(Supl. 2), s268-s278. Recuperado en 24 de abril de 2021, de http://www.scielo.org.mx/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0036-36342006000800007&lng=es&tlng=es.
  • González, F. R. (2015). La tríada oscura de la personalidad: maquiavelismo, narcisismo y psicopatía. Una mirada evolutiva. Revista Criminalidad, 57 (2): 253-265.
  • M. Muse, G. Frigola. La evaluación y tratamiento de trastornos parafílicos. C. Med. Psicosom, Nº 65 - 2003.