Diferencias entre una farmacia y una parafarmacia

Las diferencias entre una farmacia y una parafarmacia son varias y no se quedan en la superficialidad. Hay leyes concretas que regulan su funcionamiento y lo que pueden hacer.

Escrito por Aylin Stefany Rodriguez Vinasco, 19 Enero, 2021

Última actualización: 19 Enero, 2021

¿Sabes diferenciar una farmacia de una parafarmacia? La mayoría de las personas que no son profesionales en manejo de fármacos o en áreas de la salud no suelen identificarlas fácilmente.

El lugar más común y conocido por muchos es la farmacia, pero quizás hayas hecho algunas compras de salud y bienestar en parafarmacias. Ahora bien, te preguntarás ¿por qué es importante reconocer las diferencias?

La razón es que ambas tienen servicios y ofrecen productos muy diferentes. Conocer cuáles hay en cada lugar facilitará el proceso de compra y evitará riesgos en tu salud.

¿Qué es una farmacia?

Para comprender las diferencias hay que decir que la farmacia tiene un mayor nivel que la parafarmacia. En este lugar es donde se venden los medicamentos que están regulados y controlados por las instituciones. En el caso de España por la Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios.

De otro lado, la farmacia es el lugar en el que el farmacéutico prepara los medicamentos, los almacena con todos los cuidados que estos requieren y los vende a los pacientes, de acuerdo con las recomendaciones médicas consignadas en la receta o fórmula. Se pueden encontrar medicamentos delicados como antidepresivos o para el tratamiento de enfermedades de alto costo, por ejemplo.

Claro está que allí también se venden otro tipo de productos de uso medicinal y para el bienestar que no requieren de fórmula médica. Así, puedes comprar sustancias para la nutrición, para los cuidados del bebé, para belleza y maquillaje.

Lo más importante que debes saber es que solo allí podrás comprar los medicamentos que requieren receta. Ningún otro establecimiento comercial está autorizado para venderlos o para prescribir medicinas que requieran autorización médica o de especialista.

En las parafarmacias es posible hallar productos que no requieren prescripción médica para ser dispensados.

¿Qué es una parafarmacia?

La parafarmacia, aunque también hace parte del sector farmacéutico, es un lugar en el que se venden diferentes productos relacionados con la salud y bienestar que no requieren receta médica. Es decir, productos de venta libre. Usualmente, cuando ingresas el nombre de algún medicamento o producto en la web y encuentras que puedes comprarlo online, estás adquiriendo productos de parafarmacia.

Ten presente que los medicamentos de venta libre o de dispensación sin prescripción médica son, según la Organización Panamericana de la Salud (OPS), los productos farmacéuticos que no requieren de autorización médica para su venta y consumo, utilizados por los consumidores bajo su propia responsabilidad. Esto se basa en formas y dosis autorizadas como seguras.

Diferencias entre una farmacia y una parafarmacia

Ahora que sabes qué es una farmacia y qué es una parafarmacia, se pueden inferir algunas de las diferencias entre la una y la otra. Sin embargo, vamos a reseñarlas para que exista mayor claridad.

1. Tipo de productos

Como ya lo mencionamos, en la farmacia se venden todo tipo de medicamentos regulados y controlados, tanto de venta libre como formulados. En la parafarmacia, por su parte, se venden únicamente aquellos que no requieren receta.

Cuando se habla de la venta online, solo los productos de parafarmacia pueden comprarse a través de este mecanismo, precisamente porque son los de venta libre y cualquier persona, bajo su propia responsabilidad, puede adquirirlos. Aunque esto depende de las regulaciones de cada país.

Además, en las parafarmacias y en la mayoría de las farmacias se pueden encontrar productos de higiene y sanitarios.

2. Fórmulas magistrales

Una fórmula magistral hace referencia a la preparación de un medicamento específico y hecho para un único paciente. La elaboración ha sido durante años una de las principales funciones del farmaceuta.

Aunque en la actualidad y, debido a algunas regulaciones, esta función no sea ya tan común, aún hay farmacias en las que se puede acceder a este servicio. Aquí hay otra gran diferencia entre la farmacia y la parafarmacia, pues en la segunda no es posible acceder a estos preparados.

3. Atención y asesoría

Esta es una de las diferencias más importantes entre una farmacia y una parafarmacia. Las farmacias, por un lado, deben ser abiertas por un farmacéutico adscrito a un colegiado. Además, este es el profesional encargado de dispensar y formular las medicinas.

De hecho, aunque en la actualidad la labor del farmaceuta haya cambiado mucho y la fabricación de medicinas esté a cargo de laboratorios, muchos de estos profesionales trabajan directamente en la investigación.

Por otro lado, encontramos que, si bien en las parafarmacias también pueden tener farmaceutas a disposición de los clientes para ofrecer consejo, no es estrictamente necesaria su presencia para poder abrir una. La apertura, como la atención, puede estar a cargo de un técnico en farmacia o parafarmacia.

4. Licencias de apertura

Aunque ya hablamos sobre los profesionales que pueden abrir una farmacia o una parafarmacia, a mayor profundidad encontramos que las licencias para cada uno son muy diferentes. De hecho, las parafarmacias no requieren de una licencia.

Ahora, la licencia para abrir una farmacia no es fácil de conseguir y suele tener varias restricciones. La legislación española, por ejemplo, señala que solo puede abrirse una cada 2800 habitantes y no podrá abrirse a menos de 250 metros de la otra. Estas restricciones han llevado a muchos profesionales a decantarse por tener una parafarmacia.

5. Publicidad de los productos

Otro aspecto diferencial entre las farmacias y las parafarmacias está en la publicidad de los productos que venden. Las farmacias, como hemos podido ver, son más especializadas y cargan una gran responsabilidad al dispensar medicamentos.

Quizás, esta es la razón por la que en algunos países está expresamente prohibida la realización de cualquier tipo de publicidad. Restricción que aplica tanto para el establecimiento como para los productos. Las parafarmacias, por su lado, no tienen esta restricción.

Esto también ha llevado a los dueños a comercializar productos de parafarmacia, los que sí pueden impulsar las ventas con estrategias de marketing para fidelizar a los clientes.

Los profesionales de la farmacia tienen que cumplir ciertos requisitos para abrir una y dispensar medicamentos bajo receta.

6. Color institucional

Por norma, las farmacias y parafarmacias deben tener una distinción que permita a los clientes reconocer los establecimientos. Las farmacias deben contar con el símbolo de cruz en color verde y la parafarmacia debe tener una cruz de color azul.

Farmacia y parafarmacia: ¿diferencias claras?

Ahora sabes por qué hay una cruz verde o azul en algunos establecimientos que pensabas eran farmacias. Resulta que, sin saberlo, estabas frente a la característica más común que las diferencia.

Además, luego de leer este artículo sabes que hay profesionales diferentes detrás de cada establecimiento, aunque ambos comercializan productos diferentes y coinciden en otros. Lo más importante que debes recordar es que solo en la farmacia podrás encontrar medicamentos especializados de venta bajo receta.

En una farmacia siempre encontrarás un profesional dispuesto a dar una orientación confiable. En la parafarmacia, además de medicamentos de venta libre, hallarás productos que pueden ser muy útiles en casa.

Te podría interesar...
Muy SaludLeerlo en Muy Salud
Tipos de antidepresivos: características, usos y efectos

Todos tipos de antidepresivos existentes tienen una efectividad similar, sin embargo, su mecanismo de acción y aplicación son diferentes.




Comunicadora socialperiodista de la Universidad del Quindío, Colombia. Con cinco años de experiencia como reportera, periodista y creadora de contenido para diversas plataformas digitales. Ha trabajado en medios de comunicación locales y nacionales, así como en instituciones de educación superior. Se ha desempeñado como community manager y ha sido colaboradora anónima en blogs de salud y bienestar. Ponente en el V Congreso Nacional e Internacional de la Asociación Colombiana de Estudios Semióticos ASES.CO con la ponencia “Representaciones sociales y mediáticas de la política y la corrupción en Los Simpson” en 2014, ponencia publicada en 2016 en el libro Semiótica, la pasión del conocimiento, interpretación e interacciones de la cultura ISBN 978-958-763-190-6.