Mamografía 3D: todo lo que debes saber

Una de las pruebas de imagen más novedosas para el diagnóstico del cáncer de mama es la mamografía 3D. Se trata de un estudio costoso, pero por fortuna suele ser bastante efectivo.
Mamografía 3D: todo lo que debes saber
Diego Pereira

Revisado y aprobado por el médico Diego Pereira el 05 agosto, 2021.

Escrito por Luis Rodolfo Rojas Gonzalez, 05 agosto, 2021

Última actualización: 05 agosto, 2021

Los estudios de imagen permiten explorar el interior del cuerpo humano en busca de alteraciones estructurales o proliferaciones anormales. En la actualidad, las radiografías, las ecografías y las tomografías computarizadas son los métodos imagenológicos más utilizados. Por su parte, la mamografía 3D es una de las técnicas más recientes. A continuación te contamos todo lo que debes saber.

La mamografía 3D, también llamada tomosíntesis mamaria, es un tipo de radiografía que combina múltiples cortes de rayos X para brindar una imagen tridimensional y detallada de la mama. La misma es empleada como prueba complementaria en el abordaje de afecciones en los senos.

¿Por qué se realiza?

La mamografía 3D es una técnica de imagen muy efectiva
La mamografía 3D se utiliza en pacientes con alto riesgo de desarrollar cáncer de mama. Sin embargo, cada vez es más común su uso en mujeres con menos factores de riesgo.

Por lo general, la mamografía 3D es empleada como examen de detección temprana del cáncer de mama, sobre todo en aquellas personas con factores de riesgo que no presentan signos de la enfermedad.

Estudios afirman que la mamografía 3D ofrece hasta un 90 % de sensibilidad para el cáncer de seno y es capaz de detectar hasta un 40 % más casos de cáncer que la mamografía digital estándar.

Las imágenes que ofrece esta prueba son procesadas de forma similar a la tomografía computarizada, lo que brinda mayor detalle en la detección de lesiones o procesos tumorales. De igual forma, esta prueba reduce la necesidad de realizar otros estudios imagenológicos adicionales gracias a su capacidad de tomar varios ángulos o cortes de la mama.

Por otro lado, la mamografía 3D es de gran utilidad en las mujeres con tejidos mamarios densos, en los que se dificulta la visualización con otros métodos. La misma puede realizarse sola o en combinación con una mamografía estándar. Además, este estudio puede emplearse en el diagnóstico y seguimiento de bultos, engrosamientos y secreciones sospechosas a nivel de los senos. 

¿Quién debe realizarse una mamografía 3D?

La indicación de la mamografía 3D está vinculada al riesgo de padecer cáncer de mama a corto o largo plazo. Por lo general, se realiza con el objetivo de lograr la detección de las procesos tumorales mamarios en etapas iniciales.

En la mayoría de los casos, se indica anualmente en las mujeres con riesgo promedio de padecer esta afección a partir de los 40 años y cada dos años a partir de los 50.

Por otro lado, la necesidad de este estudio aumenta en las mujeres con múltiples factores de riesgo de cáncer de mama. Tal es el caso de las personas que presentan lesiones benignas a repetición en los senos o antecedentes de familiares directos que han desarrollado cáncer. En estos casos, es fundamental la realización anual de una mamografía estándar o 3D a partir de los 35 a 40 años de edad.

Posibles riesgos y contraindicaciones

En la actualidad, la mamografía 3D es considerada un procedimiento bastante seguro. No obstante, la misma cuenta con algunos efectos adversos y contraindicaciones similares a otros estudios de imagen. Algunos de los riesgos potenciales que se atribuyen a esta prueba son los siguientes:

  • Exposición a radiación: esta técnica emplea rayos X a bajas dosis para obtener las imágenes, y la radiación resultante puede llegar a ser perjudicial para la salud. Además, suele emplearse en combinación con una mamografía estándar, lo que genera un mayor nivel de exposición.
  • Detección de falsos positivos: en algunos casos, la mamografía 3D puede identificar lesiones con características malignas que luego de otras pruebas resultan ser benignas. Por tal motivo, ante la sospecha de una proliferación anormal, se deben realizar exámenes confirmatorios como lo es la biopsia.
  • Diagnóstico de falsos negativos: a pesar de su elevada sensibilidad, esta prueba puede llegar a no detectar anomalías tumorales pequeñas o que se ubiquen en áreas poco visibles.

Por otro lado, la mamografía tridimensional no presenta contraindicaciones absolutas. No obstante, es recomendable posponer su realización si la persona está embarazada, con excepción de alguna emergencia. Además, si se está lactando, es beneficioso extraer la leche antes del procedimiento.

Siempre es importante informar al profesional de salud la presencia de implantes mamarios antes de la realización del estudio. Estudios afirman que los implantes de seno dificultan la técnica radiológica. Además, se debe consultar a un especialista si presenta dolor, inflamación o alguna secreción posterior al procedimiento.

Antes del procedimiento

La mamografía 3D es un estudio poco invasivo que no requiere una gran preparación previa. Sin embargo, es vital consultar con el médico tratante acerca de los beneficios y riesgos de la prueba con el fin de aclarar cualquier duda. De igual forma, es recomendable seguir las siguientes pautas:

  1. Programar con anticipación el estudio: las mamografías tridimensionales pueden ser realizadas en consultorios particulares, hospitales o clínicas. No obstante, no todas las instituciones cuentan con el equipo necesario, por lo que es indispensable consultar los centros disponibles. De igual forma, se debe considerar una fecha con un tiempo prudente para acudir a la consulta.
  2. Reflexionar sobre el momento adecuado: es recomendable realizar el examen 1 semana luego de la menstruación, cuando las mamas están menos densas o sensibles.
  3. Evitar llevar joyas o ropa ajustada: para la realización del procedimiento se le solicitará retirar la ropa de la cintura hacia arriba y las prendas metálicas. De igual forma, se debe evitar usar talco, lociones o perfumes que puedan interferir con la captación de las imágenes.
  4. Consultar el costo y la cobertura del seguro médico: la mayoría de los seguros médicos cubren las mamografías estándar. Sin embargo, no todas las instituciones cargan con los gastos de una mamografía 3D. En este sentido, se debe consultar los protocolos de su aseguradora y los costos adicionales del procedimiento.

Por lo general, la realización de este estudio suele durar un máximo de 10 minutos y puede extenderse hasta 30 minutos por la espera y el papeleo en el centro de atención. La preparación no incluye ningún tipo de restricción sobre la dieta y no requiere de alguna medida de protección posterior a la prueba.

Durante la mamografía 3D

Para iniciar el procedimiento, el profesional de salud le solicitará retirarse las prendas y elementos de metal, sobre todo collares, correas o pulseras. Luego, se le brindará una bata al paciente y se le pedirá colocarse frente al equipo de mamografía. El radiólogo acomodará una de las mamas sobre una pequeña plataforma y la ajustará con base en la altura del paciente.

De igual forma, el técnico posicionará la cabeza, el torso y los brazos de manera que no obstruyan con los cortes de la imagen. Una vez posicionado el paciente, se presionará el seno contra la plataforma utilizando una placa de plástico, la cual extenderá el tejido para obtener una mejor imagen. La presión puede resultar molesta, no obstante, si se existe dolor intenso se debe notificar al técnico.

Posteriormente, el radiólogo encenderá el equipo, el cual se moverá de un lado a otro capturando múltiples cortes del tejido mamario. En la mayoría de los casos, la persona deberá mantenerse inmóvil durante el procedimiento y es probable que tenga que contener la respiración cuando el explorador lo indique. Es posible que se hagan algunos cambios de posición para obtener otros ángulos del seno.

Al finalizar la ronda de capturas en uno de los senos, el técnico procederá a retirar la placa de plástico para repetir el mismo procedimiento en el seno contralateral. Una vez culminada la prueba, el radiólogo verificará la calidad de las imágenes y permitirá vestirse al paciente. Es importante consultar el tiempo de entrega de los resultados antes de partir de la institución.

Después del procedimiento

La mamografía 3D no suele generar complicaciones
Por fortuna, las molestias derivadas de la realización de una mamografía 3D son muy escasas.

La mamografía 3D raras veces genera efectos adversos o secuelas, aunque algunas personas pueden presentar molestias, dolor leve o moderado y una ligera inflamación del seno. La manifestación de dolor en el seno acompañado de enrojecimiento y secreción de líquido por el pezón podría indicar una posible mastitis.

En caso de tener senos grandes, es recomendable no utilizar sostenes sin aros para reducir las molestias. Posterior a la evaluación del estudio, el médico podría solicitar un nuevo examen en caso de alguna anomalía o signo extraño. No obstante, estudios afirman que es menos probable que se necesiten otras imágenes después de la mamografía 3D, en comparación con la tradicional.

De igual forma, la detección de alguna lesión sospechosa de cáncer puede determinar la necesidad de una biopsia mamaria. La misma consiste en la extracción de una muestra del tejido afectado, para posterior estudio microscópico en busca de signos de crecimiento anormal.

Interpretación de resultados

La mamografía tridimensional suele ofrecer información detallada de las características anatómicas y estructurales de los senos. La misma incluye desde datos acerca de la densidad mamaria hasta los hallazgos benignos o malignos que podrían encontrarse en el seno. Dentro de los signos mamográficos que definen una lesión de cáncer de mama se encuentran los siguientes:

  • Aumento de la densidad del tejido.
  • Lesión de márgenes espiculados o irregulares.
  • Masa con forma estrellada acompañada de microcalcificaciones.
  • Lesión de bordes mal definidos y nebulosos.

El médico puede sospechar sobre un tipo de cáncer específico con base en las características de la lesión. De igual forma, el hallazgo radiológico estará acompañado de un número BI-RADS, el cual orienta al especialista sobre una posible lesión cancerígena. Es importante destacar que los síntomas del cáncer de mama pueden variar dependiendo del tipo de lesión.

Una mamografía 3D no significa tener cáncer

La mamografía 3D es uno de los métodos más recientes empleados en el diagnostico temprano del cáncer de mama. Sin embargo, su indicación no implica con certeza que se padezca de algún tumor o masa cancerígena.

De hecho, este suele ser muy utilizado como modelo preventivo y de tamizaje para aquellas pacientes con alto riesgo de padecer la enfermedad que requieren una vigilancia continua.

Por tal motivo, si tu médico de cabecera te indica este estudio, no tengas en miedo en planificar su realización. Siempre debes considerar que el abordaje de la patología en etapas iniciales ofrece un mejor pronóstico y una mayor esperanza de vida.

Ante cualquier duda acude con un profesional de la salud, el mismo está capacitado para atender tus inquietudes y guiarte de la mejor manera.

Te podría interesar...
¿Cómo se diagnostica el cáncer de mama?
Muy SaludLeerlo en Muy Salud
¿Cómo se diagnostica el cáncer de mama?

Un diagnóstico del cáncer de mama en etapas tempranas aumenta los pronósticos para el tratamiento. Descubre las pruebas más usadas.



  • Palazuelos G, Trujillo S, Romero J. Tomosíntesis: la nueva era de la mamografía. Rev. Colomb. Radiol. 2014; 25(2): 3926-33.
  • Marinovich M, Hunter K, Macaskill P, Houssami N. Breast Cancer Screening Using Tomosynthesis or Mammography: A Meta-analysis of Cancer Detection and Recall. JNCI: Journal of the National Cancer Institute. 2018; 110 (9): 942–949.
  • akubietz M, Janis J, Jakubietz R, Rohrich R. Breast Augmentation: Cancer Concerns and Mammography—A Literature Review. Plastic and Reconstructive Surgery. 2004;113(7):117e-122e.
  • Hofvind S. Screening with 3D mammography – more accurate, but more costly. Tidsskr Nor Laegeforen. 2020;140(5).
  • Liberatore M, Cucchi JM, Fighiera M, Binet A et al. Interest of systematic tomosynthesis (3D mammography) with synthetic 2D mammography in breast cancer screening. Horm Mol Biol Clin Investig. 2017;32(2).
  • Hodgson R, Heywang-Köbrunner SH, Harvey SC, Edwards M et al. Systematic review of 3D mammography for breast cancer screening. Breast. 2016;27:52-61.