Dolor neuropático: lo que debes saber

El dolor neuropático es una sensación de dolor exagerada que acompaña a varias enfermedades y trastornos. Veamos qué dicen los expertos en torno a la manifestación.
Dolor neuropático: lo que debes saber
Diego Pereira

Revisado y aprobado por el médico Diego Pereira el 07 septiembre, 2021.

Escrito por Josberth Johan Benitez Colmenares, 07 septiembre, 2021

Última actualización: 07 septiembre, 2021

El dolor neuropático es el dolor que presentan algunos pacientes debido a una lesión o enfermedad del sistema somatosensorial. De acuerdo con los investigadores, afecta entre el 3 % y el 17 % de la población en todo el mundo. Se caracteriza por una hipersensibilidad a los estímulos externos, o hiperalgesia. También se presenta ante estímulos que originalmente no deberían causar dolor (alodinia).

En contra de lo que se suele pensar, el dolor neuropático no es una condición homogénea. Las causas son muy variadas, sus síntomas difieren entre los pacientes y las opciones de tratamiento no surten el mismo efecto entre las personas. En las próximas líneas te explicamos qué se sabe en torno a ella.

Síntomas del dolor neuropático

El dolor neuropático ocasiona síntomas diversos
El dolor neuropático se caracteriza por una gran variedad de desencadenantes que, para algunas personas, pueden parecer “exageraciones” sin saber el daño neurológico que está asociado.

La principal característica del dolor neuropático son los cuadros de dolor. Los pacientes manifiestan diferentes sensaciones relacionadas con este, algunas de las cuales impiden que puedan desenvolverse en el día a día. Los cuatro tipos de dolor más comunes durante los episodios son los siguientes:

  • Alodinia: la alodinia se define como ‘los cuadros de dolor que se desencadenan en presencia de estímulos que originalmente no deberían ser dolorosos’. Es decir, a pesar de que el estímulo no es nocivo, los pacientes experimentan dolor frente a ellos. Por ejemplo, pequeñas fricciones o contactos con objetos de diferente temperatura.
  • Hiperalgesia: en este caso se hace referencia a una sensibilidad exagerada ante cualquier tipo de estímulo que ocasione dolor. En este sentido, un ligero golpe puede desencadenar una reacción extraordinaria que no guarda relación con el estímulo.
  • Hiperestesia: consiste en un aumento en la manera en que se procesan las sensaciones. Puede ocurrir en cualquiera de los cinco sentidos, aunque en este caso se hace principalmente en el tacto. Como consecuencia, las interacciones con cualquier objeto o con el exterior son más intensas y vívidas, lo que puede derivar en dolor de acuerdo con la intensidad.
  • Hiperpatía: también se caracteriza por un aumento de la sensibilidad ante los estímulos externos, aunque esta vez en especial frente a aquellos que se hacen de manera repetida. El contacto o la interacción permanente con algo puede desencadenar episodios de dolor crónico.

Manifestaciones clínicas

En síntesis, estas son las cuatro manifestaciones más frecuentes del dolor neuropático. Podemos destacar así los siguientes signos entre los pacientes:

  • Dolor punzante frente al contacto con estímulos externos.
  • Hormigueo o entumecimiento con leves roces con un objeto. También se puede presentar ante estímulos indirectos (la luz del sol, por ejemplo),
  • Movimiento limitado o atrofia muscular en las áreas afectadas.
  • Anquilosis articular (dificultar para mover las articulaciones).
  • Entumecimiento general.

Estos síntomas persisten incluso luego de que se ha alejado de la presunta fuente generadora del dolor. Todas estas sensaciones se conocen como disestesia y pueden comprometer el día a día de los paciente. Por ejemplo, dormir, sentarse o levantarse de un sillón, salir a dar un paseo un día soleado, abrazar a alguien o bañarse puede ser una experiencia dolorosa.

Causas del dolor neuropático

Tal y como señala la evidencia, el dolor neuropático se debe a una enfermedad o a una lesión en el cerebro o en la médula espinal. De esta manera, se pueden reseñar una centena de condiciones que pueden desencadenar este dolor entre sus síntomas. Destacamos las siguientes:

  • Esclerosis múltiple.
  • Enfermedad de Parkinson.
  • Ictus.
  • Neuromielitis óptica.
  • Mielitis trasversa.
  • Cáncer.
  • Diabetes.
  • Siringomielia.
  • Procesos infecciosos.
  • Síndrome de Guillain-Barré.
  • Traumatismos en la médula espinal o en el cerebro.

La ingesta excesiva de alcohol y el uso de drogas recreativas (o la ingesta descontrolada de medicamentos) también pueden derivar en esta condición. Es importante señalar que no todos los pacientes con estas enfermedades desarrollan este tipo de dolor. Por ejemplo, se estima que hasta el 26 % de los pacientes diabéticos desarrollan dolor neuropático.

Diagnóstico del dolor neuropático

El dolor neuropático no es una condición fácil de diagnosticar. En principio, varía de acuerdo con los posibles episodios que lo están desencadenando. Cuando se sospecha de una lesión nerviosa, y los episodios son consistentes con los síntomas, entonces los especialistas pueden determinarla con mayor rapidez.

Sin embargo, en ocasiones los cuadros clínicos son muy vagos y no existe una enfermedad o lesión que permita determinar un daño a nivel de los nervios. Tal y como advierten los expertos, y considerando que no existe una prueba estándar para su detección, el diagnóstico de la condición consiste en el juicio clínico del médico.

De esta manera, durante una consulta el especialista valorará el historial del paciente, la posible presencia de enfermedades subyacentes y determinará las características del dolor. Esto le permitirá descartar otras explicaciones para así determinar un diagnostico positivo.

Opciones de tratamiento

El dolor neuropático tiene tratamiento
Hoy en día existen muchos fármacos capaces de disminuir el dolor neuropático. Además, hay terapias complementarias muy efectivas, incluyendo la atención psicológica.

Al igual que no existen protocolos de diagnóstico, los investigadores también advierten que en la actualidad se carece de un consenso sobre el tratamiento del dolor neuropático. En vista de ello, las opciones varían de acuerdo con cada región, el criterio del especialista y los ensayos aleatorios que han demostrado cierto grado de progreso durante su aplicación.

Brain & Spine Foundation señala que una terapia estándar para la condición suele fundamentarse en las siguientes opciones:

  • Antiepilépticos.
  • Antidepresivos.
  • Opioides.
  • Crema de capsaicina.
  • Parches de lidocaína.
  • Inyecciones de bloqueos nerviosos.
  • Estimulación nerviosa eléctrica transcutánea o percutánea.

También se puede optar por terapias psicológicas en caso de que las causas sean más subjetivas que físicas. La elección, en todo caso, la hace el especialista de acuerdo con los síntomas. Si se detecta la afección desencadenante, se debe tratar de inmediato para evitar que los cuadros de dolor evolucionen a estados crónicos.

Otras alternativas como la aromaterapia, la acupuntura y demás opciones de la medicina natural no están fundamentadas de manera científica. Sin embargo, siempre que se cuente con el aval del especialista, los pacientes se pueden acercar a ellas si hasta el momento no han encontrado una alternativa que les permita controlar el dolor.

Las sesiones con un fisioterapeuta también se pueden usar como complemento mientras se reportan beneficios con el tratamiento principal. Este puede enseñar técnicas para sentarse o acostarse que minimizan el impacto del dolor. Es importante que los pacientes eviten las situaciones que les hacen desencadenar los cuadros de este tipo.

Te podría interesar...
¿Qué es el dolor?
Muy SaludLeerlo en Muy Salud
¿Qué es el dolor?

El dolor es, en principio, un mecanismo de defensa. Su función es detectar y localizar los procesos que dañan las estructuras corporales.



  • Cavalli E, Mammana S, Nicoletti F, Bramanti P, Mazzon E. The neuropathic pain: An overview of the current treatment and future therapeutic approaches. Int J Immunopathol Pharmacol. 2019 Jan-Dec;33:2058738419838383.
  • Colloca, L., Ludman, T., Bouhassira, D., Baron, R., Dickenson, A. H., Yarnitsky, D., ... & Raja, S. N. Neuropathic pain. Nature reviews Disease primers. 2017; 3(1): 1-19.
  • Chong, M. S., & Bajwa, Z. H. Diagnosis and treatment of neuropathic pain. Journal of pain and symptom management. 2003; 25(5): S4-S11.
  • Freynhagen R, Wirz S, Rolke R. Diagnostik bei Neuropathischen Schmerzen [Diagnosis of neuropathic pain]. Ther Umsch. 2011 Sep;68(9):495-500. German.
  • Jensen TS, Backonja MM, Hernández Jiménez S, Tesfaye S, Valensi P, Ziegler D. New perspectives on the management of diabetic peripheral neuropathic pain. Diab Vasc Dis Res. 2006 Sep;3(2):108-19.