Cómo se diagnostica la migraña

Uno de los motivos de consulta más frecuentes es la migraña, un trastorno neurológico que puede llegar a ser muy incapacitante y que requiere una serie de autocuidados.
Cómo se diagnostica la migraña
Diego Pereira

Revisado y aprobado por el médico Diego Pereira el 17 julio, 2021.

Escrito por Maite Córdova Vena, 17 julio, 2021

Última actualización: 17 julio, 2021

En líneas generales, podríamos decir que la migraña es un tipo de dolor de cabeza que en ocasiones puede ser pulsátil (como si nos dieran golpes en la cabeza) o palpitante, y puede ir de moderado a intenso hasta convertirse en una molestia incapacitante. Ahora, ¿cómo se llega al diagnóstico de la migraña?

El diagnóstico de la migraña conlleva un proceso que, según sea el caso, puede ser más o menos largo. Por ejemplo, si tienes antecedentes familiares de migraña y has sabido llevar un registro de la manera en que te afecta, el médico podrá disponer de más información y más pronto podrá determinar qué exámenes serían los más pertinentes para llegar al diagnóstico correcto.

Toda la información que puedas aportar en la entrevista con el médico, en conjunto con tus antecedentes familiares, historial médico y algunos exámenes físicos y neurológicos serán de gran utilidad. Ahora bien, previo a todo ello, está la autoevaluación.

Autoevaluaciones

El diagnóstico de la migraña en mujeres
Cuando los episodios de dolor se producen de forma recurrente, es importante hacer una autoevaluación sobre los síntomas asociados. Esta será de mucha ayuda a la hora de acudir al médico.

Cuando tienes una molestia (bien sea una posible migraña o alguna otra), lo primero que puedes hacer es autoevaluarte. Para ello, puedes apoyarte en las siguientes preguntas:

  • ¿Cómo es el dolor?
  • ¿Cuál es su extensión?
  • ¿Cuánto dura?
  • ¿Qué otras molestias me produce? Por ejemplo: náuseas, mareos, dolor o rigidez en el cuello y los hombros, falta de energía, somnolencia, confusión, dificultad para concentrarse, etc.
  • ¿Me ha impedido continuar con mi rutina y hasta qué punto?
  • ¿Qué sospecho que podría haber causado el malestar?
  • ¿Ha sido una molestia puntual (debido a la menstruación o a la falta de sueño, por ejemplo) o es recurrente?
  • ¿Notaste algunos “síntomas de advertencia” antes de la molestia como tal? Por ejemplo: sensibilidad a la luz, los sonidos, los olores, irritabilidad, fatiga, etc.
  • ¿Las molestias empeoran con el esfuerzo físico?

Hay médicos que recomiendan llevar un diario o libreta de anotaciones para llevar un registro de las molestias y así poder obtener mayor información al respecto. Hoy en día esto puede hacerse en un bloc de notas en el móvil o la tablet, una app para la migraña, o bien en un cuaderno de papel, según se prefiera.

    Reconocimiento de los episodios no migrañosos

    Si ya has experimentado migrañas, lo más probable es que hayas identificado algún patrón concreto. Así, cada vez que se presenta un nuevo episodio, tienes más o menos una idea de cómo va a ser y qué te ha resultado de ayuda en otros casos.

    El patrón suele mantenerse en el tiempo. Sin embargo, si de pronto cambia y no sabes qué podría estarte sucediendo y notas síntomas como los que vamos a mencionarte a continuación, deberás acudir a tu médico en la brevedad posible.

    • Fiebre alta.
    • Sarpullidos.
    • Pérdida de la conciencia.
    • Vómitos constantes e incapacidad para mantener alimentos y líquidos en el estómago.
    • Pérdida de la visión (de uno o ambos ojos) y otros síntomas inusuales.

    Pruebas de laboratorio

    Además de la información que puedas aportarle al médico en la entrevista, el profesional te realizará un examen físico para detectar signos que puedan indicar un defecto neurológico. Esto puede incluir lo siguiente, según Dr. Julián Pascual, experto en Neurología del Hospital Universitario de Salamanca:

    • Chequeo de los signos vitales (presión arterial y frecuencia cardíaca).
    • Auscultación cardíaca.
    • Examen de las estructuras pericraneales (senos paranasales, arterias, músculos paraespinales y articulación témporo-mandibular)
    • Grado de movilidad y presencia de dolor a la palpación en la región cervical.

    Luego, el examen neurológico como tal, incluirá: signos meníngeos, fondo de ojo, campos visuales, pupilas, sensibilidad facial, fuerza, reflejos osteotendinosos, respuestas plantares y marcha.

    Análisis de sangre y otras pruebas

    Una vez finalizado el examen físico, podría solicitarte un análisis de sangre para comprobar cómo están tus valores. Algunos de los tipos de análisis de sangre que podría solicitar son los siguientes:

    • Hemograma completo.
    • Niveles de electrolitos.
    • Pruebas de tiroides.

    Otras pruebas podrían incluir:

    • Encefalograma.
    • Ecocardiograma.
    • Punción lumbar.

    Pruebas de imagen

    De acuerdo con los expertos de Mayo Clinic, para llegar al diagnóstico de la migraña se podría requerir algunas pruebas de imagen. Las más comunes son la imagen de resonancia magnética y la tomografía computarizada.

    Tomografía computarizada (TC) de cerebro

    El diagnóstico de la migraña incluye la realización de pruebas de imágenes
    En muchos casos, los estudios de imagen permiten identificar desencadenantes de la migraña. Por ejemplo, algunos tumores.

    La tomografía computarizada de cerebro es uno de los exámenes más requeridos para poder llegar al diagnóstico de la migraña. Ayuda a detectar tumores, infecciones y otros problemas médicos que puedan estar detrás del dolor de cabeza.

    Tal y como se indica en un artículo publicado en la revista Anales de Radiología México: “su principal utilidad radica en excluir la presencia de alteraciones estructurales como causa secundaria del dolor de cabeza”.

    Imagen de resonancia magnética de cerebro (IRM)

    La imagen de resonancia magnética de cerebro o IRM “permite obtener una imagen del interior del cuerpo sin utilizar rayos x u otro tipo de radiación ionizante. La IRM puede mostrar pequeños detalles de diferentes tejidos“, según indican los expertos de Medline Plus.

    Mediante esta prueba es posible detectar tumores, hemorragias cerebrales, infecciones y otras afecciones del sistema nervioso que permitan explicar algunas causas de la migraña.

    Otras pruebas que el médico podría solicitar serían el angiograma o la tomografía computarizada o resonancia magnética de la columna cervical.

    Diagnóstico diferencial

    “Aunque los neurólogos tienen una probabilidad cinco veces mayor de diagnosticar correctamente una migraña que los médicos generales, muchos consideran en primer lugar el diagnóstico de cefalea tensional o cefalea tipo tensión” expone una actualización reciente del tema.

    El diagnóstico de la migraña no es sencillo, por ende, es necesario tener paciencia durante el proceso. Sin embargo, la ciencia no deja de trabajar para mejorar esta situación. Hoy por hoy, la International Headache Society pone a disposición de los expertos varias guías para facilitar el diagnóstico.

    Te podría interesar...
    Trastorno neurológico funcional: síntomas, causas y tratamiento
    Muy Salud
    Leerlo en Muy Salud
    Trastorno neurológico funcional: síntomas, causas y tratamiento

    El trastorno neurológico funcional implica una serie de alteraciones sensoriales y/o motoras sin una causa orgánica que las justifique.