Premios Nobel

Predeterminado del sitio · 30 octubre, 2019
Alfred Nobel comenzó a interesarse por el uso de la nitroglicerina como explosivo. Durante años, estudió la forma más efectiva de manipular la nitroglicerina minimizando el riesgo de explosión.

Los premios Nobel son otorgados cada año a aquellas personas investigadoras excelentes. Se tienen en cuenta investigaciones recientes, técnicas sobresalientes o que hayan realizado grandes contribuciones a la sociedad. Estos premios fueron creados por Alfred Nobel.

Biografía de Alfred Nobel, el creador de los Premios Nobel

Alfred Nobel nació en Estocolmo el 21 de octubre de 1833. Fue el tercer hijo de los seis que tuvieron sus padres, Immanuel Nobel (1801 – 1872) y Andriette Ahlsell (1805 – 1889).

Su padre, principalmente autodidacta, trabajó como contratista de construcciones. En 1833, su empresa quebró. Ello supuso una dificultad para Immanuel, por lo que emigró a Finlandia, dejando a su familia en Suecia. En 1842 se reunió con ellos en Saint Petersburg. Allí, montó una pequeña empresa metalúrgica y comenzó a fabricar minas navales.

Durante la Guerra de Crimea, la empresa de Immanuel prosperó bastante gracias al gobierno ruso, el cual era su principal cliente. Sin embargo, al acabar la guerra, la empresa de Immanuel tomó un camino algo crítico, por lo que decidió dejarla a cargo de sus hijos Ludwig y Robert. Con ello, Immanuel regresó a Estocolmo con su esposa e hijos Alfred y Emil en 1863.

En St. Petersburgo, Alfred se dedicó a estudiar química y física. Sin embargo, la literatura también le suscitaba interés. Además, desde los 17 años hablaba fluidamente sueco, uso, francés, inglés y alemán. Después, aprendió italiano. En 1850 viajó a París, donde trabajó durante dos años en el laboratorio de Theóphile-Jules Pelouze, profesor de la escuela politécnica.

científicos laboratorio

La nitroglicerina y lo que determinó para Alfred Nobel

Alfred Nobel comenzó a interesarse por el uso de la nitroglicerina como explosivo. Durante años, estudió la forma más efectiva de manipular la nitroglicerina minimizando el riesgo de explosión. De hecho, encontró una forma de estabilizar la nitroglicerina y comenzó a investigar cómo controlar su explosión.

Así, en 1864, Alfred Nobel fundó la empresa Nitroglycerin Aktiebolaget AB, dedicada a la fabricación de un explosivo a base de nitroglicerina con un detonador de fulminato de mercurio al que bautizó como ‘dynamite‘.

En 1865 abrió una fábrica en Noruega y otra en Hamburgo. En 1866 recibió el 25 % de las acciones de las United States Blasting Oil Company por transferirle la patente de la dinamita y del detonador. Continuó haciendo patentes y en 1891 se retiró a San Remo, Italia. Además, por consejos de su hermano Ludwig, invirtió en pozos petroleros en el Cáucaso.

El conjunto de las 335 patentes que registró, sus participaciones en empresas y sus inversiones petroleras le permitieron acumular una buena fortuna. En 1890, esta se calculaba en más de 30.000.000 coronas suecas. Recibió también honores. El primero, en 1884, elegido miembro de la Real Academia Sueca de Ciencias. El segundo honor se le fue otorgado en 1893, en forma del doctorado honoris causa de la Universidad de Uppsala en 1893.

Su vida privada

Debido a su trabajo, Nobel no llegó a formar una familia. En 1876, sin embargo, publicó un aviso en los periódicos que decía: «Señor mayor, adinerado y altamente educado busca una dama de edad madura, versada en idiomas, como secretaria y supervisora de las tareas hogareñas».

La candidata fue una mujer austríaca, la Condesa Bertha Felicie Sophie von Kinsky (1843 – 1914), que estuvo trabajando con Alfred Nobel durante dos años. Sin embargo, no llegaron nunca a concretar una relación sentimental.

Con el tiempo, esta mujer, Bertha, se volvió crítica con el uso de explosivos para fines militares. Tanto es así que, años después, se convirtió en una pacifista muy famosa. Incluso, escribió un libro sobre el pacifismo finisecular. Fue ella quien influyó en la decisión de Alfred de destinar un premio a la promoción de la paz internacional. Bertha recibió el Premio Nobel de la Paz en 1905.

investigación

Ver también: Investigación

Los últimos años de la vida de Nobel

El 25 de octubre de 1896, en una carta a su amigo Ragnar Sohlman, escribió:

«Mis problemas cardiacos, me retienen aquí, en París, al menos por unos días hasta que mis médicos se pongan completamente de acuerdo sobre mi inmediato tratamiento. ¡Es una ironía del destino que me prescribieran nitroglicerina por vía oral! Ellos la llaman Trinitrin, para no asustar a los químicos y al público».

Creación de la Fundación Nobel

Alfred Nobel firmó su testamento el 27 de noviembre de 1895 y, en él, creó la Fundación Nobel en los siguientes términos:

«(…) el capital, realizado en valores seguros por mis testamentarios, constituirá un fondo cuyo interés se distribuirá anualmente como recompensa a los que, durante el año anterior, hubieran prestado a la humanidad los mayores servicios. El total se dividirá en cinco partes iguales: una a quien, en el ramo de las Ciencias Físicas, haya hecho el descubrimiento o invento mas importante; otra a quien lo haya hecho en Química o introducido en ella el mejor perfeccionamiento; la tercera al autor del más importante descubrimiento en Fisiología o Medicina; la cuarta al que haya producido la obra literaria más notable en el sentido del idealismo; por último, la quinta parte a quien haya laborado más y mejor en la obra de la fraternidad de los pueblos, a favor de la supresión o reducción de los ejércitos permanentes, y en pro de la formación y propagación de Congresos de la Paz. (…)».

El documento fue abierto 20 días después de su muerte, el 30 de diciembre de 1896. Algo más de 30 millones de coronas suecas fueron destinadas a la creación de la Fundación. Así, a partir de 1901, habría cinco premios para entregar anualmente. Años después, en 1969, se añadió un sexto premio destinado al campo de la Economía, por parte del Banco Nacional de Suecia.

La gestión de los premios Nobel

Las instituciones encargadas de los premios organizaron los llamados Comités de los Premios Nobel. Estos últimos se encargan de elegir a quién van dirigidos los premios.

Asimismo, el importe de los premios ha sido muy variable en el tiempo de acuerdo con los créditos anuales de la Fundación. Además, estos pueden ser compartidos por hasta tres personas o quedar vacantes. En el caso del nobel de la Paz, pueden recibirlo instituciones tales como el Comité de la Cruz Roja en Ginebra o la Oficina Internacional Nansen para refugiados (Ginebra).

Los científicos que no aceptaron los premios Nobel

Aunque parezca sorprendente, algunos de los galardonados con Premios Nobel decidieron rechazarlos. Algunos de ellos son:

  • Jean Paul Sartre: renunció al premio Nobel de Literatura en 1964. Explicó que no quería ser institucionalizado y que temía que su aceptación limitase el impacto de sus escritos.
  • Le Duc Tho: por su parte, este revolucionario, político y militar fue galardonado por los esfuerzos para lograr la paz en Vietnam. Expuso que lo rechazaba debido a que no se había alcanzado la paz en Vietnam, sino solo un cese del fuego.
  1. Katz, M. (2013). LOS PREMIOS NOBEL Y LOS CIENTÍFICOS QUE LOS RECHAZARON. Química Viva, 12(2).
  2. Premio Nobel. (2018, febrero 10). EcuRed, . En https://www.ecured.cu/index.php?title=Premio_Nobel&oldid=3068217.
  3. Home: The Nobel Peace Prize. Retrieved from https://www.nobelpeaceprize.org/