7 claves para practicar el minimalismo digital

¿Quieres practicar el minimalismo digital? Te dejamos con 7 hábitos que puedes incluir en tu día a día que te serán de gran ayuda.
7 claves para practicar el minimalismo digital
Laura Ruiz Mitjana

Revisado y aprobado por la psicóloga Laura Ruiz Mitjana.

Última actualización: 26 abril, 2022

El minimalismo digital es una tendencia que consiste en reducir la interacción con los dispositivos tecnológicos solo al aspecto funcional. Lo propuso a nivel teórico por primera vez Cal Newport, aunque es algo que ya se pregonaba desde hace al menos una década por diversos sectores.

Ciertamente, dependemos tanto de la tecnología que muchas veces no reparamos en ello. Hoy te enseñamos cómo practicar el minimalismo digital. La sumisión se refleja cuando pasas horas en redes sociales como TikTok, Twitter, Facebook o Instagram. Te das cuenta al final que no has hecho nada productivo en ese tiempo.

Esta dependencia al móvil es tal que la mayoría de las personas lo usa para ir al baño, el mejor ejemplo de cómo la tecnología ha invadido cada aspecto de nuestras vidas. Si quieres poner un freno a esta dependencia, te dejamos con 7 claves para practicar el minimalismo digital.

¿Cómo practicar el minimalismo digital?

Los investigadores se refieren al término señal de teléfono fantasma a aquellas señales falsas de llamadas, notificaciones, mensajes y demás alertas que una persona percibe en su dispositivo.

Es un fenómeno real, uno que se estima que hasta la mitad de la población experimenta al menos una vez al mes. Esto es un reflejo de cómo el uso de la tecnología nos controla, hasta el punto que buscamos excusas para interactuar con ella.

Existen muchos motivos para practicar el minimalismo digital. A algunos expertos no les tiembla el pulso al afirmar que los episodios de adicción al móvil son completamente reales.

El síndrome FOMO integra parte de esa adicción, el cual se describe como el miedo o la ansiedad de perderse cosas cuando no se está conectado. De acuerdo con la evidencia, el uso masivo de la tecnología está generando cuadros de ansiedad ante la comunicación cara a cara.

También se ha relacionado el uso masivo de dispositivos con depresión mayor en la adultez. Por último, existen indicios suficientes para afirmar con rotundidad que la dependencia a la tecnología se traduce en un menor rendimiento académico y en puntuaciones más bajas de bienestar subjetivo. Todo esto sirve como justificativo para practicar el minimalismo digital. Te dejamos con 7 ideas al respecto.

1. Desactiva las notificaciones

Sí, ya sabemos que parece una acción un poco inocua; pero en la práctica puede reportarte múltiples beneficios. Lo cierto es que revisas más el móvil cuando tienes motivos para hacerlo; es decir, cuando observas que hay una notificación de las aplicaciones que usas.

No temas, en caso de urgencias alguien te llamará; y lo que ganas de por medio es no estar revisando tu móvil o tableta cada 15 segundos para cerciorarte que no te has perdido de nada.

2. Elimina las aplicaciones de redes sociales

El minimalismo digital está orientado a desprenderse de los móviles
El acto más maduro y trascendental del minimalismo digital probablemente esté relacionado con alejarse de las redes sociales de forma progresiva.

Aunque para algunos esto supondrá un gran esfuerzo, lo cierto es que no esperes practicar el minimalismo digital sin que debas esforzarte. Elimina aplicaciones como Twitter, Facebook, Instagram y TikTok.

Si quieres pasar unos minutos al día (no horas), siempre puedes acceder a través del navegador. Hacerlo es un poco tedioso, y la experiencia se reduce a solo lo esencial. Esto contribuirá a que poco a poco las uses menos.

3. Restringe el uso de dispositivos a un horario

Así como tienes un horario estipulado para trabajar, también considera planificar un horario bajo el cual contestas mensajes y revisas el móvil. Por ejemplo, puedes fijarte la meta de solo usarlo dos horas por la mañana y dos horas por la tarde/noche.

Distribuye el horario como mejor te convenga, y hazle saber a tu círculo de que solo responderás en dichas horas. Siempre puedes revisar en deshoras si requieren de algo importante, pero trata de cumplir con el programa.

4. No uses móviles o tabletas en tu habitación

Como todo el mundo sabe, los trastornos del sueño son una de las principales secuelas de usar dispositivos hasta altas horas de la noche. Para evitar esto puedes restringir su uso en la habitación, de manera que una o dos horas antes decide que no lo usarás.

Retíralo a una habitación contigua, así no sentirás la necesidad de recurrir a él. Déjalo encendido en caso de que alguien te llame por una emergencia, pero fuera de eso olvida el móvil durante tu descanso.

5. Traslada las conversaciones digitales a un ambiente presencial

Como estipulamos al comienzo, las nuevas generaciones han reducido las interacciones cara a cara a un entorno digital. A primera vista esto parece muy funcional, pero en la práctica las conversaciones presenciales parecen ya cosa del pasado.

Otra de las formas de practicar el minimalismo digital consiste es trasladar estas interacciones virtuales a la realidad, de manera que quedes con un amigo en un bar, una cafetería o una terraza para conversar largo y tendido.

6. Restringe el número de aplicaciones que puedes instalar

Estipula un límite de aplicaciones que puedes tener instaladas en el móvil. Fija un promedio de 5 o 10, todo depende del uso que le das al dispositivo. Si se te dificulta, elige un número alto, uno que irás reduciendo con el pasar de los días.

Esta técnica funcional te impedirá instalar aplicaciones adicionales, las cuales muchas veces son directamente improductivas. Parece otra acción fútil, pero que te ayudará a limitar la necesidad patológica de instalar herramientas de ocio.

7. Advierte a quienes te rodean sobre tu nueva práctica

El minimalismo digital permite aprovechar otros momentos
Comentarle tu intención a las personas que te rodean también te ayudará a aprovechar otros valiosos momentos para compartir.

Es más probable que ganes una batalla cuando avanzas en grupo que cuando lo haces en solitario. Advierte a tu círculo íntimo de tu idea de practicar el minimalismo digital, de manera que estos se ajusten a tus nuevos hábitos de uso de la tecnología.

Así podrán apoyarte al momento de querer tener conversaciones presenciales y limitarán la comunicación contigo a cierto horario. El apoyo de tus amigos y familiares te incentivará a seguir con esta práctica.

Los primeros días serán los más difíciles, incluso te verás tentado a rendirte. Cuando alcances el primer mes te parecerá que es algo que haces desde toda la vida, ni qué decir del segundo y tercer mes.

Cuando llegues a un punto en el que no sientes ansiedad por el uso de la tecnología puedes eliminar las restricciones, pero aun así se seguirán practicando los hábitos. Es decir, puedes instalar aplicaciones y activar notificaciones sin que esto implique un descontrol de tu fuerza de voluntad.

Te podría interesar...
Cibercondría: la hipocondría digital
Muy Salud
Leerlo en Muy Salud
Cibercondría: la hipocondría digital

Las conductas de la cibercondría son similares a las de la hipocondría. La era digital ha acelerado el acceso a información no siempre fiel.



  • Allred, R. J., & Atkin, D. Cell phone addiction, anxiety, and willingness to communicate in face-to-face encounters. Communication Reports. 2020; 33(3): 95-106.
  • Coyne, S. M., Stockdale, L., & Summers, K. Problematic cell phone use, depression, anxiety, and self-regulation: Evidence from a three year longitudinal study from adolescence to emerging adulthood. Computers in Human Behavior. 2019; 96: 78-84.
  • Lepp, A., Barkley, J. E., & Karpinski, A. C. The relationship between cell phone use, academic performance, anxiety, and satisfaction with life in college students. Computers in human behavior. 2014; 31: 343-350.
  • Sapacz, M., Rockman, G., & Clark, J. Are we addicted to our cell phones?. Computers in Human Behavior. 2016; 57: 153-159.
  • Tanis, M., Beukeboom, C. J., Hartmann, T., & Vermeulen, I. E. Phantom phone signals: An investigation into the prevalence and predictors of imagined cell phone signals. Computers in Human Behavior. 2015; 51: 356-362.