Trabajar por turnos: ¿cómo afecta a la salud?

El trabajo por turnos puede aumentar el riesgo de padecer enfermedades crónicas. Descubre qué tipo de consecuencias tiene para la salud este horario atípico.
Trabajar por turnos: ¿cómo afecta a la salud?

Escrito por Daniela Andarcia, 14 Enero, 2021

Última actualización: 14 Enero, 2021

A diferencia de un empleo convencional, las exigencias y ventajas que trae consigo trabajar por turnos son muy variadas. Algunas personas manifiestan que es mejor remunerado, además de que les da tiempo de estudiar, ir al gimnasio o cuidar de su familia.

¿Pero qué hay de las desventajas? Según un estudio publicado en Occupational and Environmental Medicine trabajar fuera de las horas normales del día puede desencadenar problemas de salud en aquellas personas que se someten a este ritmo.

Esto no solo incluye las horas que comprenden la jornada, sino también el trayecto de ida y vuelta al trabajo, las responsabilidades del cargo, el clima laboral y el sentimiento de satisfacción del empleado. Del mismo modo, si el trabajador no puede esparcirse ni disfrutar de su día libre, el riesgo de padecer ciertas patologías aumenta.

¿Cómo afecta a la salud trabajar por turnos?

Un trabajo por turno implica prestar un servicio en horas diferentes durante un periodo dado de días o semanas. Es decir, las personas realizan trabajos a partir de las 6 de la tarde hasta las 6 o 7 de la mañana del día siguiente.

Sin embargo, según el patrono, estas jornadas nocturnas pueden mutar en turnos de guardia o rotativos de 4 x 3, por ejemplo, con días de descanso que también pueden variar. Ahora bien, permanecer despierto durante la noche incrementa la prevalencia de enfermedades.

Trabajo nocturno en la construcción.
Las patologías vinculadas al trabajo nocturno varían en base a los requerimientos laborales, pero lo metabólico y lo cardiovascular está casi siempre afectado.

1. Diabetes tipo 2

Las personas que enfrentan estos horarios de trabajo, en los que es habitual privarse del sueño nocturno, son 42 % más propensas a padecer diabetes tipo 2 que aquellas que duermen corrido durante la noche. Esto según un estudio publicado en PLoS Medicine.

Además, el mismo estudio destacó que los individuos con una calidad de sueño comprometida tienden a desarrollar resistencia a la insulina.

2. Deterioro cognitivo

Un estudio publicado en Occupational and Environmental Medicine detalló que los trabajadores por turnos o las personas que algunas vez laboraron de esta forma presentaron deterioro cognitivo. Esto fue al ser sometidos a pruebas con el fin de evaluar la velocidad para procesar información, la memoria y la capacidad cerebral.

Estas personas lograron una puntuación muy por debajo de aquellas que han trabajado en un horario diurno tradicional. Así mismo, se concluyó que dichas deficiencias cerebrales pueden afectar el buen desempeño de las labores, además de comprometer la integridad de las personas a las que se les ofrece el servicio.

3. Enfermedades cardiovasculares

Existe una relación estrecha entre las enfermedades cardiovasculares y los trabajos nocturnos. Estudios realizados con enfermeras que llevan trabajando de noche por más de 5 años previenen sobre la posibilidad de que exista un riesgo de mortalidad mayor por una afección cardiaca.

Así mismo, hay alteraciones en el ritmo cardíaco, lo que se debe a que estos están determinados por múltiples factores, como las actividades ejecutadas, las hormonas y la luz.

4. Cáncer de pulmón

Expertos teorizan que la jornada de trabajo y el consumo desmedido de cigarros pueden estar relacionados. Resulta que la gente que trabaja de noche suele recurrir al cigarrillo para reducir la tensión, mantenerse despiertos o tan solo porque le gusta su sabor.

Es usual ver que algunas personas fumen cuando toman un descanso, acompañado de un café o al finalizar su jornada. Este tipo de hábito los hace candidatos potenciales a padecer cáncer de pulmón.

5. Trastornos del sueño y somnolencia excesiva

El reloj interno del cuerpo se desajusta debido al trabajo nocturno. Resulta que la luz y la oscuridad son señales que tu cuerpo usa para saber cuándo es tiempo de descansar o de estar despierto.

Cuando trabajas por la noche y duermes durante el día tu cuerpo necesita reajustarse y esto suele ser un poco difícil al principio. Del mismo modo, puede generar dificultades para dormir y algunos trastornos como apnea del sueño, somnolencia en momentos inapropiados o insomnio.

6. Enfermedades crónicas

Existe evidencia científica de que la alteración del ritmo circadiano, además de contribuir al origen de las enfermedades ya mencionadas, está vinculada con el desarrollo de enfermedades crónicas. La presión arterial, los triglicéridos y el colesterol suelen ser los valores más afectados.

Trabajar por turnos y la prevalencia de enfermedades

Al permanecer despierto durante más horas tu cuerpo deja de estar sincronizado con el entorno. Puede que la fisiología se adapte a este nuevo cambio de forma rápida. Sin embargo, en caso de que esto no suceda, la aparición y prolongación de las enfermedades descritas es inminente.

Como hemos visto, los expertos afirman que el trabajo de noche fomenta un estilo de vida vinculado con ciertas patologías. Así mismo, estos empleados tienden a tener un índice de masa corporal alto y padecer estrés.

¿Qué puedes hacer para proteger tu salud si trabajas por turno?

Hombre trabaja por turnos y fuma.
El tabaco hace acto de presencia en muchos trabajadores nocturnos, lo que incrementa el riesgo pulmonar.

Según un informe publicado por The Bureau of Labor Statistics, la mayoría de las personas que se dedican a trabajar por turnos no lo hacen por preferencia personal. En realidad, es por una necesidad. Estas sugerencias podrían ayudarte si trabajas en turnos rotativos:

  • Toma el tiempo necesario para adaptarte al nuevo horario laboral sin tener que reducir el tiempo para dormir.
  • Luego de terminar el turno por la noche usa lentes oscuros para evitar la luz del día.
  • Elabora una rutina para dormir en la que fijes un mismo momento para ir a la cama. Cumple con ella aunque sean días libres. Esto permitirá alinear el reloj biológico.

Cuando se trabaja nocturno, lo primordial es cumplir con dormir suficiente durante el día, intentar un sueño reparador y de calidad y que no haya interrupciones. Al cuerpo le será difícil adaptarse al horario y entre más expuesto esté a la alteración circadiana, más propenso será a la aparición de enfermedades cardiovasculares.

Trabajar por turnos a veces es inevitable

La mayoría de las personas que trabajan por turnos rotativos lo hacen por necesidad. Al privarse de sueño y procurar estar activo la mayor parte de la noche, pueden desarrollar enfermedades cardiovasculares, cáncer de pulmón, diabetes tipo 2 y otras patologías crónicas.

Las afecciones más comunes de este tipo de labor son los trastornos del sueño, dado que el reloj biológico se desajusta. Para regular o alinear este reloj natural, procura establecer un horario de descanso y cumplirlo incluso en los días libres.

Te podría interesar...
6 recomendaciones para una buena higiene postural
Muy SaludLeerlo en Muy Salud
6 recomendaciones para una buena higiene postural

La postura corporal puede afectar diferentes aspectos de la salud física y mental. Descubre cómo tener una buena higiene postural.



  • Harrington J. (2001). Health effects of shift work and extended hours of work. Occupational and Environmental Medicine, 58(1), 68–72. https://doi.org/10.1136/oem.58.1.68
  • Pan, A., Schernhammer, E. S., Sun, Q., & Hu, F. B. (2011). Rotating night shift work and risk of type 2 diabetes: two prospective cohort studies in women. PLoS medicine, 8(12), e1001141. https://doi.org/10.1371/journal.pmed.1001141
  • Marquié, J. C., Tucker, P., Folkard, S., Gentil, C., & Ansiau, D. (2015). Chronic effects of shift work on cognition: findings from the VISAT longitudinal study. Occupational and environmental medicine, 72(4), 258–264. https://doi.org/10.1136/oemed-2013-101993
  • Vyas, M. V., Garg, A. X., Iansavichus, A. V., Costella, J., Donner, A., Laugsand, L. E., Janszky, I., Mrkobrada, M., Parraga, G., & Hackam, D. G. (2012). Shift work and vascular events: systematic review and meta-analysis. BMJ (Clinical research ed.), 345, e4800. https://doi.org/10.1136/bmj.e4800
  • Schernhammer, E. S., Feskanich, D., Liang, G., & Han, J. (2013). Rotating night-shift work and lung cancer risk among female nurses in the United States. American journal of epidemiology, 178(9), 1434–1441. https://doi.org/10.1093/aje/kwt155
  • Böhm M. (2017). Heart rate: from heart failure to chronic diseases and cancer. Is there a role for supportive care by heart rate reduction?. European journal of heart failure, 19(2), 250–252. https://doi.org/10.1002/ejhf.689

Graduada en Gestión del Talento Humano por el Colegio Universitario José Lorenzo Pérez Rodríguez (Venezuela) en 2011. Redactora profesional con más de 5 años de experiencia. Ha trabajado como creadora de contenidos para diversos medios digitales enfocados en temáticas variadas. En los últimos años, ha colaborado en páginas web especializadas en salud, nutrición y entrenamiento. Cuenta con una amplia experiencia en SEO y creación, edición y maquetado de contenido en WordPress. Ha realizado cursos de marketing en Instagram y otras redes sociales en las que ha colaborado como gestora y administradora. Del mismo modo, se ha desempeñado en el diseño y manejo de contenido interactivo e-Learning en plataformas como H5P y Moodle para cursos de idiomas.