¿Qué es la anquiloglosia?

La anquiloglosia es relativamente común en los niños y puede generar complicaciones durante la lactancia. Conoce sus síntomas y opciones de tratamiento.
¿Qué es la anquiloglosia?
Diego Pereira

Revisado y aprobado por el médico Diego Pereira.

Última actualización: 05 diciembre, 2022

La anquiloglosia, conocida también como lengua atada, es el engrosamiento o el acortamiento del frenillo lingual que provoca la adherencia de la lengua al piso de la boca. Esto se traduce en limitaciones del movimiento de la lengua, las cuales pueden entorpecer tareas básicas. Todos los bebés nacen con en frenillo recortado, aunque algunos casos son más graves que otros.

Esta condición es muy frecuente. De acuerdo con algunas estimaciones, entre el 4,2 a 10,7 % de las personas padecen de ella. No todos los pacientes manifiestan síntomas o problemas, y la mayoría del tiempo la anquiloglosia se resuelve por sí misma durante la niñez. Otros requieren intervención quirúrgica, como lo es la frenectomía. Repasamos sus síntomas, causas y tratamiento.

Síntomas de la anquiloglosia

La anquiloglosia y los problemas al abrir la boca
Los diferentes tipos de anquiloglosia pueden representar problemas en cualquier aspecto de la vida cotidiana.

La forma en la que la lengua se une al frenillo lingual y este al piso de la boca son muy variadas. No todas ellas ocasionan complicaciones, y no siempre se pueden clasificar como anquiloglosia. Etimológicamente deriva del étimo griego agkilos (‘curva’) y glossa (‘lengua’). El primer uso del término se remonta a la década de 1960 cuando A. F. Wallace lo definió como:

“Una condición en la que la punta de la lengua no puede sobresalir más allá de los dientes incisivos inferiores debido a un frenillo corto, que a menudo contiene tejido cicatricial”.

El término se utiliza para describir manifestaciones clínicas muy diferentes. En efecto, se puede usar tanto para hacer referencia a un frenillo corto, a un frenillo muy grueso o cuando la lengua está fusionada al suelo de la boca. Todo esto es útil para ilustrar que los síntomas de la anquiloglosia son muy variados. Con esto en mente te dejamos con sus principales signos de acuerdo con Johns Hopkins Medicine:

  • Dificultad para elevar la lengua hacia los dientes superiores.
  • Problemas para sacar la lengua más allá de los incisivos inferiores.
  • Lengua con forma de corazón cuando se lleva hacia el frente.
  • Incapacidad para humedecerse los labios con la lengua.
  • Incapacidad para barrer los restos de comida en los dientes con la lengua.

La condición puede o no generar complicaciones en la actividades diarias. Algunos expertos han sugerido que se asocia con una ingesta inadecuada de leche durante el amamantamiento, tiempos de alimentación prolongados, dolor o sangre del pezón materno y, como consecuencia de todo esto, retraso en el crecimiento. También se ha asociado con problemas en la articulación de ciertos sonidos.

En efecto, las limitaciones del movimiento de la lengua impiden a los niños y los jóvenes pronunciar letras como la t, la d, la r, la z y la l. Esto debido a que demandan una amplitud de movimiento que no es posible frente a casos moderados o graves de anquiloglosia. También se pueden presentar problemas para besar, comer helado, tocar instrumentos de viento y mantener una buena higiene bucal.

Causas de la anquiloglosia

Existen dos causas principales de la anquiloglosia: un frenillo lingual demasiado corto y problemas en el desplazamiento de este hacia abajo durante la etapa de desarrollo. En efecto, y como ya hemos explicado, todos los niños nacen con un frenillo recortado. Este se desplaza hacia abajo con el pasar de los meses, de manera que se corrige por sí mismo. Aún no está claro si existe predisposición genética a desarrollarla.

Diagnóstico de la anquiloglosia

La anquiloglosia y su tratamiento
Es necesaria una evaluación clínica para diagnosticar la anquiloglosia. Con base en su gravedad es posible plantear diferentes tipos de tratamiento.

Existen varios criterios de clasificación de la anquiloglosia. El más popular de todos es la escala de clasificación de anquiloglosia de Coryllo. Esta distribuye la presentación clínica de acuerdo con una escala de cuatro presentaciones. Veamos cuáles son y sus características:

  • Tipo I: presencia de un frenillo delgado y elástico que ancla la punta de la lengua a la parte detrás de los incisivos inferiores.
  • Tipo II: presencia de un frenillo fino y elástico que ancla la lengua de 2 a 4 milímetros desde la punta hasta el piso de la boca muy cerca del borde posterior de los incisivos inferiores.
  • Tipo III: presencia de un frenillo grueso y rígido que ancla la lengua desde la mitad de la parte inferior hasta el piso de la boca.
  • Tipo IV: el frenillo es posterior, de manera que no se puede ver. Sin embargo, al tocar la zona con la yema de los dedos el especialista puede sentir fibras que anclan la lengua.

Durante el diagnóstico también se puede evaluar el grado de movilidad que presenta la lengua. A menudo se hace por medio de la herramienta de evaluación Hazelbaker para la función del frenillo lingual (HATLFF, por sus siglas en inglés). Un foniatra de la mano de un otorrinolaringólogo pueden hacer el diagnóstico.

Opciones de tratamiento

La mayoría de los episodios se resuelven por sí solos durante el desarrollo natural. Si esto no ha ocurrido, o si su manifestación interfiere el proceso de la lactancia, entonces se pueden considerar varias opciones de tratamiento. Los expertos recomiendan dos técnicas quirúrgicas para ello: frenotomía y frenectomía (o frenuloplastia). Veamos en qué consisten:

  • Frenotomía: procedimiento que libera el frenillo de su unión con la lengua para facilitar su movilidad. Es el gold standard en la mayoría de los casos. En general, se trata de un procedimiento seguro que ofrece alivio tanto para el propio paciente como para su madre (cuando se hace en niños lactantes).
  • Frenectomía: básicamente se trata de una cirugía plástica del frenillo, y se apela por ella en los casos más graves. El procedimiento es poco invasivo y se suele acompañar con terapia de habla y ejercicios para fortalecer la lengua.

La cirugía se puede hacer a cualquier edad, de manera que no son exclusivas de los bebés o los niños. Durante la adolescencia puede general problemas de autoestima, también durante la adultez.

Siempre que lo recomiende el especialista las intervenciones quirúrgicas son una opción viable. El proceso de recuperación varía de acuerdo con la gravedad, y ciertos hábitos pueden acelerarlo y favorecer la cicatrización.

Te podría interesar...
Cómo curar las llagas en la boca
Muy Salud
Leerlo en Muy Salud
Cómo curar las llagas en la boca

Las aftas son una molestia para hablar, comer y beber con fluidez. Te presentamos 6 formas de curar las llagas en la boca.



  • Chaubal TV, Dixit MB. Ankyloglossia and its management. J Indian Soc Periodontol. 2011;15(3):270-272.
  • Kotlow LA. Ankyloglossia (tongue-tie): a diagnostic and treatment quandary. Quintessence Int. 1999 Apr;30(4):259-62.
  • Messner AH, Lalakea ML, Aby J, Macmahon J, Bair E. Ankyloglossia: incidence and associated feeding difficulties. Arch Otolaryngol Head Neck Surg. 2000 Jan;126(1):36-9. doi: 10.1001/archotol.126.1.36.
  • Messner AH, Lalakea ML. The effect of ankyloglossia on speech in children. Otolaryngol Head Neck Surg. 2002 Dec;127(6):539-45.
  • Segal LM, Stephenson R, Dawes M, Feldman P. Prevalence, diagnosis, and treatment of ankyloglossia: methodologic review. Can Fam Physician. 2007;53(6):1027-1033.
  • WALLACE AF. TONGUE TIE. Lancet. 1963 Aug 24;2(7304):377-8. doi: 10.1016/s0140-6736(63)93057-5.

Los contenidos de esta publicación se redactan solo con fines informativos. En ningún momento pueden servir para facilitar o sustituir diagnósticos, tratamientos o recomentaciones provenientes de un profesional. Consulta con tu especialista de confianza ante cualquier duda y busca su aprobación antes de iniciar o someterse a cualquier procedimiento.