Muerte súbita: causas y cómo prevenirla

El 12 % de todas las muertes en los países de alto ingreso son repentinas. La muerte súbita es producto de diversas enfermedades cardíacas, pero supone una de las primeras causas de muerte en el mundo.
Muerte súbita: causas y cómo prevenirla
Samuel Antonio Sánchez Amador

Escrito y verificado por el biólogo Samuel Antonio Sánchez Amador el 15 Abril, 2021.

Última actualización: 15 Abril, 2021

Cuando hablamos de muerte súbita, nos estamos refiriendo a una parada cardíaca inesperada y repentina sin una causa aparente. También conocida como SCD (Sudden Cardiac Death, cardiac arrest o muerte súbita cardíaca), esta afección es la causante del 50 % de todas las muertes desencadenadas por fallos cardiovasculares.

Sin ir más lejos, la SCD mata a 300 000 estadounidenses de forma anual. Resulta curioso conocer que, al menos en los países de alto ingreso, el 12 % de todas las muertes ocurren de forma repentina y un 88 % de ellas son de origen cardíaco. De todas formas, existen 2 picos epidemiológicos bien establecidos: durante la lactancia y la edad geriátrica.

Estamos ante una temática que quita el aliento, pues la muerte súbita se trata de una entidad clínica que, si no se aborda en unos minutos y con rapidez, en todos los casos desemboca en muerte. Si quieres conocerlo todo sobre ella, sigue leyendo.

¿Qué es la muerte súbita?

La muerte súbita es posible.
Este tipo de eventos son impredecibles.

La muerte súbita o arresto cardíaco es una reducción en el flujo sanguíneo por una incapacidad del corazón para bombear de forma efectiva. El portal Fundación Española del Corazón define esta entidad de la siguiente forma, según declaraciones médicas:

Es el fallecimiento que se produce en la primera hora desde el inicio de los síntomas o la muerte inesperada de una persona aparentemente sana, que vivía sola, y se sentía bien en plazo de las 24 horas previas al evento.

Para comprender la magnitud de este problema sanitario global, debemos acudir a ciertas cifras epidemiológicas. La revista Archivos de Cardiología de México y otras fuentes nos ayudan a traerte la siguiente lista de datos clínicos significativos:

  • La SCD es un problema sanitario mundial. Representa hasta el 30 % de los decesos de origen cardíaco y, en países como Estados Unidos, es la causante de casi el 18 % de todas las muertes totales.
  • En China, la incidencia de este evento es de 41,3 casos por cada 100 000 habitantes al año. En países europeos como Francia, esta cifra baja un poco, con 32,1 pacientes por cada millón de personas. Aunque parezcan números pequeños, son muy significativos a nivel médico.
  • En la población infantil en ciertos países europeos, se ha calculado una incidencia de 3,2 casos por cada 100 000 infantes al año.
  • El 61 % de los casos suceden fuera del hospital, mientras que el 39 % restante ocurren en un entorno clínico.
  • El porcentaje de personas que sobreviven a un arresto cardíaco fuera del hospital con las emergencias pertinentes es de un 8 %.

Como puedes ver, estamos ante una entidad clínica que acaba con 9 de cada 10 personas que la sufren fuera del ambiente hospitalario. Tras ser expuestos a estas cifras, lo más común es preguntarse cómo detectar los signos de muerte súbita a tiempo y cuáles son sus causas. Abordamos estos temas en las siguientes líneas.

Causas de la muerte súbita

Según el portal médico StatPearls, la causa más común de muerte súbita cardíaca es la enfermedad de las arterias coronarias. Este es el agente etiológico que está detrás del 80 % de los casos. Por detrás de ella, se encuentran las cardiomiopatías y ciertos desórdenes genéticos (canalopatías cardíacas). Desgranamos todas estas entidades a continuación.

1. Enfermedad de las arterias coronarias

La enfermedad de las arterias coronarias (EAC) es el tipo de enfermedad cardíaca más común. Unos 4 millones de personas europeas mueren al año por esta patología. En ella, las arterias del organismo se endurecen y estrechan, mayoritariamente por la acumulación de colesterol y otros materiales en sus paredes internas.

Este proceso se conoce como aterosclerosis (enfermedad coronaria obstructiva), pero no es el único que puede desembocar en fallos arteriales. También existen cuadros no obstructivos y otros de naturaleza microvascular. De todas formas, la variante obstructiva es la que más atención recibe, ya que el colesterol alto es el sexto factor de riesgo principal de muerte.

Tal y como indica el National Heart, Lung and Blood Institute, la acumulación de placa en las arterias se produce de forma lenta y durante muchos años. En la variante obstructiva, las arterias del corazón están bloqueadas en más de un 50 %, lo que puede llevar al impedimento total de flujo sanguíneo en una o más de las 3 arterias coronarias grandes.

71 millones de adultos estadounidenses tienen el colesterol alto. Es imposible no relacionar este dato con la prevalencia de las enfermedades coronarias.

2. Cardiomiopatías

Las cardiomiopatías son el conjunto de enfermedades que afectan al músculo cardíaco. Estas pueden aumentar el tamaño del corazón, hacerlo más rígido de lo normal o, en su defecto, provenir de una sustitución del músculo normal por tejido cicatricial. Es una entidad muy peligrosa, pues el paciente no se suele dar cuenta de que la padece.

Las cardiomiopatías se pueden desglosar en muchísimas variantes. A continuación, te mostramos algunos de los tipos que se distinguen a nivel clínico:

  1. Miocardiopatía alcohólica: según el portal Cardiofamiliaesta variante se da en las personas que han consumido cantidades excesivas de alcohol por más de 10 años. Además, tiene cierto componente genético, ya que los polimorfismos en el gen de la enzima convertidora de la angiotensina (ECA, gen 17q237) favorecen su aparición.
  2. Hipertrófica: en ella, el músculo cardíaco se vuelve demasiado grueso e hipertrofiado. A veces se puede manifestar con arritmias y otros síntomas, pero la mayoría de los pacientes no se dan cuenta de su condición.
  3. Cardiopatía por obesidad: más de 650 millones de personas en el mundo son obesas. Por ello, no es de extrañar que las cardiopatías isquémicas sean la primera causa de muerte en los países de alto ingreso.
  4. Miocardiopatía idiopática: el corazón se va debilitando poco a poco y sus cámaras se agrandan. Como resultado, el corazón es incapaz de bombear de forma correcta la sangre al cuerpo. Como su propio nombre indica, en este caso no se detecta un agente etiológico concreto (es idiopática).

Explorar las causas de muerte súbita es complejo, pues dentro de cada patología causal encontramos múltiples variantes que, a su vez, se pueden escindir en muchas otras. Por ejemplo, la cardiomiopatía puede desembocar en muerte súbita, pero si es de tipo idiopático, hay incontables posibles determinantes.

3. Canalopatías cardíacas heredadas

La muerte súbita tiene varias explicaciones.
Los problemas moleculares en las células cardíacas pueden ocasionar muerte súbita.

Tal y como indica el portal MSD Manuals, las canalopatías cardíacas son anomalías genéticas en proteínas de las células cardíacas, encargadas de controlar la actividad eléctrica del órgano. Debido a esta disfuncionalidad, se pueden manifestar con alteraciones del ritmo cardíaco. Algunas de las variantes más comunes son las siguientes.

  1. Síndrome de QT largo: se caracteriza por una grave alteración de la repolarización ventricular, que se traduce en una prolongación del intervalo QT en el electrocardiograma. Esta enfermedad se ha relacionado con mutaciones en hasta 10 genes diferentes y es una causa muy importante de muerte súbita.
  2. Síndrome de QT corto: el músculo cardíaco afectado tarda menos de lo normal en contraerse. Se ha asociado a mutaciones en los genes KCNH2, KCNJ2 y KCNQ1, encargados de modular los canales de voltaje que controlan la respuesta del músculo cardíaco.
  3. Síndrome de la onda J: también se conoce como síndrome de repolarización precoz. Hace unos años se creía que era una entidad benigna, pero se ha demostrado que puede provocar arritmias letales. Se investiga en la actualidad su potencialidad como predictor de muerte súbita.

Tal y como indica la Revista Cubana de Pediatría, las canalopatías arritmogénicas son una causa muy importante de muerte en la edad pediátrica. En infantes recién nacidos con un corazón aparentemente sano, la muerte súbita se puede explicar en la gran mayoría de los casos por una de estas condiciones heredadas.

¿Cómo se puede prevenir una muerte súbita?

La muerte súbita se caracteriza por una pérdida de conocimiento rápida y una falta de respuesta a cualquier estímulo. Por ello, si el paciente no está acompañado o en el lugar indicado, no hay nada que se pueda hacer para salvarlo. El término «súbita» se acuña por algo, y es que poco se puede hacer una vez se detectan los primeros síntomas.

Por esta razón, hablar de prevención de un acto que en sí mismo no avisa es un poco difícil. Lo que sí habrás podido observar es que, en muchas de las potenciales causas, hay factores que se pueden modular y evitar llevando un estilo de vida sano. Sin ir más lejos, una hipercolesterolemia puede provocar muerte súbita y, como ya sabes, esto se puede controlar.

A continuación, te presentamos una serie de pautas que puedes seguir para, al menos, estar sobre aviso de que debes tener cuidado en lo que al corazón se refiere. No te lo pierdas:

  • Evita el sobrepeso, obesidad y sedentarismo: nos hemos encontrado con la obesidad en varios puntos de este espacio. Esta fomenta la hipercolesterolemia, diabetes y muchos tipos de cardiopatías, además de ciertos cánceres y depresión. La obesidad abdominal duplica el riesgo de sufrir una muerte súbita, que se dice pronto.
  • Pide un electrocardiograma en tu centro de confianza: aunque estés aparentemente bien, nunca está de más realizarse un electrocardiograma una vez cada ciertos años. Es una de las mejores formas de detectar canalopatías congénitas y otros fallos del ritmo cardíaco.
  • Acude al médico si te duele el pecho: muchas de estas patologías son silenciosas, pero otras pueden ir dando pistas a lo largo de su desarrollo. Algunos pacientes con miocardiopatía hipertrófica sienten dolor de pecho y arritmias, sobre todo después de hacer ejercicio. No ignores estos síntomas.
  • Evita el tabaco, el alcohol y otras drogas: este consejo se explica por sí solo. Un 20 % de las personas que acuden a urgencias por dolor torácico han consumido cocaína, así que la relación de ciertas drogas con cardiopatías ha sido más que descrita.

Más allá de todas estas indicaciones, lo más importante es que mantengas la cabeza fría y no te obsesiones con este tipo de patologías. Entendemos que estas líneas pueden generar alarma, pero si eres una persona sana con hábitos adecuados, no tienes por qué preocuparte.

Un evento silencioso

Como habrás podido observar, la muerte súbita no es una enfermedad, sino un evento límite producto de una patología subyacente. Las enfermedades coronarias, las miocardiopatías y las canalopatías heredadas son las principales causantes. Algunas de estas entidades clínicas no se pueden controlar, mientras que otras son prevenibles.

Por ello, el mejor consejo que te podemos dar tras todo lo expuesto es que tengas un estilo de vida saludable y, sobre todo, que no te preocupes de más. La hipocondría no sirve de nada con este tipo de eventos, pues detectarlos antes de que sucedan es prácticamente imposible.

Te podría interesar...
¿Por qué se pueden hinchar las manos?
Muy SaludLeerlo en Muy Salud
¿Por qué se pueden hinchar las manos?

Algunas situaciones cotidianas y enfermedades son capaces de hinchar las manos. Si te ha pasado y quieres saber la razón, entra aquí.