Síntomas de intolerancia a la glucosa

La intolerancia a la glucosa es una condición metabólica que indica que algo no está funcionando de forma adecuada en el organismo. Puede progresar a diabetes mellitus, por lo que conocer sus síntomas es de vital importancia.
Síntomas de intolerancia a la glucosa
Leonardo Biolatto

Revisado y aprobado por Leonardo Biolatto el 24 junio, 2021.

Escrito por Luis Rodolfo Rojas Gonzalez, 23 junio, 2021

Última actualización: 24 junio, 2021

Los niveles de glucosa en sangre son resultado de la ingesta de alimentos y del metabolismo de los mismos a nivel celular. En algunos pacientes pueden existir desequilibrios metabólicos que provoquen elevación de la glucemia. ¿Te interesa conocer cuáles son los síntomas de intolerancia a la glucosa?

La intolerancia a la glucosa representa a un conjunto de afecciones endocrinas y metabólicas en las que existe una alteración en la absorción y el procesamiento de los carbohidratos. Estudios la definen como un estado intermedio entre la toleración normal a la glucosa y la diabetes. La atención médica temprana juega un papel vital en la prevención de secuelas y complicaciones.

Síntomas comunes de intolerancia a la glucosa

Las manifestaciones clínicas de la intolerancia a la glucosa suelen ser poco específicas y varían de una persona a otra. Por lo general, se identifica ante niveles de glucemia de entre 140 miligramos por decilitros y 200 miligramos por decilitros a las 2 horas posterior a la ingesta. Este valor se obtiene mediante una prueba de tolerancia oral a la glucosa (PTOG).

Existe una fuerte relación entre esta afección y la diabetes tipo 2. De hecho, algunas investigaciones estiman que del 10 % al 15 % de los adultos estadounidenses padecen intolerancia a la glucosa y un riesgo significativo de diabetes. En este sentido, la mayoría de las manifestaciones son resultado de los niveles elevados de glucosa en sangre.

Aumento de la sed o polidipsia

En los pacientes con intolerancia a la glucosa es frecuente encontrar un aumento en la necesidad de ingerir líquidos. Este síntoma puede ser bastante desagradable y causar malestar. Algunos estudios afirman que la sensación de boca seca suele preceder al aumento de la sed, sobre todo al despertar.

El aumento de la sed se relaciona con la concentración elevada de azúcar en sangre. La hiperglucemia promueve un incremento de la osmolalidad del plasma al estimular la excreción urinaria. Además, la polidipsia forma parte de las manifestaciones tempranas típicas de la diabetes mellitus.

Sed intensa en la intolerancia a la glucosa.
La sed intensa puede ser un signo incipiente de intolerancia a la glucosa o de la propia diabetes.

Alteración de las sensaciones

Las principales alteraciones de las sensaciones son los escalofríos, el hormigueo y el entumecimiento. Estos suelen aparecer de forma espontánea e intensificarse. En la mayoría de los casos se relacionan con algún tipo de inactividad y fatiga.

Por lo general, se generan en los brazos, las manos, las piernas y los pies. Suelen llevar a la persona a realizar alguna actividad o movimiento para aliviar la molestia. De igual forma, los pacientes pueden presentar calambres que ceden con estiramientos y masajes.

Las alteraciones de las sensaciones suelen ser resultado de afecciones de la circulación periférica en asociación con otras patologías de base. Además, el daño nervioso típico de los pacientes con hiperglucemia forma parte de su etiología.

Micción frecuente o poliuria

El aumento en la necesidad de orinar es un síntoma común en los pacientes con intolerancia a la glucosa. De igual forma, se puede presentar acompañado de un incremento en la ingesta de agua, típico de la diabetes tipo 1 y la tipo 2. Los pacientes tienen micciones varias veces al día.

El aumento de la glucemia promueve una mayor tasa de filtración y excreción renal. Este hecho favorece un aumento en el volumen de orina.

Temblores

Por lo general, los temblores son manifestaciones asociadas a la reducción brusca o prolongada de los requerimientos de glucosa. Guardan una relación directa con el metabolismo de los alimentos. Los temblores suelen afectar la capacidad para trabajar o realizar actividades que requieren minuciosidad.

Cansancio extremo

El cansancio o fatiga suele percibirse como una sensación de falta de energía o fuerzas ante cualquier actividad. En las personas con intolerancia a la glucosa es un síntoma incapacitante y un obstáculo para la vida diaria.

El paciente suele perder la concentración con facilidad, presentar enlentecimiento de los movimientos y dificultad para cargar o mover objetos. De igual forma, la característica principal es que no existe un motivo que explique el cansancio.

Somnolencia y letargo

Los altos niveles de azúcar en sangre pueden afectar el sensorio a nivel central y alterar la conciencia. En este sentido, el paciente en etapas avanzadas puede desconectarse de las personas o cosas a su alrededor de forma espontánea.

Las personas manifiestan sueño y ausencia de respuesta a estímulos externos, como las preguntas directas o el dolor. El estado es conocido como somnolencia. Este es un síntoma de alarma que requiere abordaje médico inmediato.

Visión borrosa

Las alteraciones de la visión son comunes en los pacientes de edad avanzada. Sin embargo, la intolerancia a la glucosa puede estimular el deterioro visual. Hay dificultad para enfocar objetos, malestar ocular y visión nublada u opaca.

Síntomas infrecuentes de intolerancia a la glucosa

Existe un conjunto de síntomas musculares y gastrointestinales que aparecen con poca frecuencia en los pacientes con intolerancia a la glucosa. Los mismos suelen ser poco objetivos y dificultar el diagnóstico.

Dolor muscular y articular

El dolor muscular se manifiesta como una sensación molesta de presión o ardor que se relaciona con la inactividad y el sedentarismo. Para algunos pacientes es un dolor poco incapacitante que suele pasar desapercibido.

Pérdida de masa muscular

Por lo general, la pérdida de masa muscular es resultado del descenso brusco de peso que se presenta en las etapas iniciales de la diabetes tipo 2. La hiperglucemia y la resistencia a la insulina promueven la atrofia muscular cuando no son abordadas a tiempo.

Constipación y aumento de las flatulencias

En raras ocasiones, los pacientes con intolerancia a la glucosa pueden tener heces duras que dificulten el hábito intestinal. Este síntoma suele estar relacionado con el estilo de vida y la dieta de la persona.

Aparece luego de la ingestión de alimentos azucarados o con gran contenido de grasas y carbohidratos. Además, suele acompañarse de un aumento de las flatulencias y de sensación de distención abdominal.

Posibles complicaciones

La diabetes tipo 2 es la principal complicación de la intolerancia a la glucosa. Esto se debe a su relación fisiopatológica con la resistencia a la insulina en los tejidos. En algunos casos, la condición puede no ser diagnosticada a tiempo y permanecer asintomática, para luego evolucionar a diabetes tipo 2 en un periodo de entre 7 y 10 años.

Por otro lado, estudios estiman que la intolerancia a la glucosa aumenta el riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares y dislipidemias. En este sentido, se incrementa la probabilidad de eventos trombóticos y ateroscleróticos.

Aterosclerosis en la intolerancia a la glucosa.
La alteración de los niveles de glucosa en sangre se vincula a complicaciones cardiovasculares, como los eventos trombóticos.

¿Cuándo buscar atención médica?

Los síntomas de la intolerancia a la glucosa suelen ser leves o permanecer silentes durante muchos años. En la mayoría de los casos, las manifestaciones clínicas se asocian a una etapa más avanzada que requiere abordaje.

Por tal motivo, si presentas alguno de los síntomas mencionados antes o notas algún signo extraño en tu cuerpo, no dudes en buscar atención médica. El profesional de salud está capacitado para identificar la afección y brindar el mejor plan de tratamiento.

Los síntomas de la intolerancia a la glucosa son resultado de un estilo de vida poco saludable y antecedentes familiares. Por tal motivo, los controles periódicos de glucemia para identificar la afección a tiempo se imponen en los adultos sanos. El abordaje oportuno previene el deterioro y retrasa la instauración de la diabetes.

It might interest you...
Glucosa
Muy SaludLeerlo en Muy Salud
Glucosa

La glucosa es un monosacárido esencial para la vida, pues se almacena en forma de glucógeno en nuestro hígado para momentos de escasez energética.



  • Arteaga A, Pollak F, Robres L, Velasco N. Características clínicas y metabólicas de los estados de intolerancia a la glucosa y glicemia de ayuno alteradas. Rev Méd Chile 2009; 137: 193-199.
  • Rao SS, Disraeli P, McGregor T. Impaired glucose tolerance and impaired fasting glucose. Am Fam Physician. 2004;69(8):1961-8.
  • Tuomilehto J, Lindstrom J, Eriksson JG, Valle TT, Hamalainen H, Ilanne-Parikka P, et al. Prevention of type 2 diabetes mellitus by changes in lifestyle among subjects with impaired glucose tolerance. N Engl J Med 2001;344:1343-1350.
  • Andersson S, Ekman I, Lindblad U, Friberg F. Perceived Symptoms in People Living with Impaired Glucose Tolerance. Nursing Research and Practice. 2011;2011:1-9.
  • Szlapinski SK, Botros AA, Donegan S, King RT et al. Altered pancreas remodeling following glucose intolerance in pregnancy in mice. J Endocrinol. 2020;245(2):315-326.
  • Abe I, Islam F, Lam AK. Glucose Intolerance on Phaeochromocytoma and Paraganglioma-The Current Understanding and Clinical Perspectives. Front Endocrinol (Lausanne). 2020;11:593780.