Síntomas de la enfermedad de Parkinson

La dificultad para moverse y los temblores son algunos de los síntomas más asociados con la enfermedad de Parkinson. Sin embargo, según The Parkinson's Foundation existen otros a los que también hay que prestar atención.
Síntomas de la enfermedad de Parkinson
Diego Pereira

Revisado y aprobado por el médico Diego Pereira el 30 julio, 2021.

Escrito por Maite Córdova Vena, 27 julio, 2021

Última actualización: 30 julio, 2021

Algunos de los síntomas de la enfermedad de Parkinson más característicos son la rigidez, el temblor en las manos (o mejor dicho, en las extremidades), las dificultades para moverse y la inestabilidad postural. Sin embargo, ¿son estos los únicos que pueden presentarse a lo largo de la enfermedad? Lo cierto es que no.

Los pacientes con párkinson pueden llegar a experimentar diversos síntomas a medida que la enfermedad avanza. El tratamiento ayuda a retrasar su progresión, pero aún así, pueden presentarse altibajos.

También hay que tener en cuenta que cada caso es distinto. En este sentido, el Manual MSD y The Michael J. Fox Foundation for Parkinson’s Research exponen que hay personas que no llegan a manifestar temblor nunca y que en otras, este se vuelve menos evidente a medida que el párkinson progresa.

Síntomas frecuentes

La rigidez, el temblor (aún cuando los músculos estén relajados y en reposo), la lentitud en los movimientos y la pérdida de coordinación y equilibrio son algunos de los síntomas de la enfermedad de Parkinson más frecuentes.

Temblores

Los síntomas de la enfermedad de Parkinson incluyen el temblor
Los temblores pueden ser especialmente discapacitantes para algunas personas, debido a la limitación evidente que esto provoca para realizar actividades cotidianas.

El temblor se presenta aún cuando los músculos estén relajados y en reposo. De acuerdo con el Manual MSD, este es uno de los síntomas más característicos del párkinson. Aunque hay pacientes que no lo llegan a experimentar nunca, más de la mitad suele hacerlo. Y entre los que sí lo experimentan, hay casos en los que, a medida que pasa el tiempo, el temblor se hace más leve.

El síntoma se manifiesta de manera abrupta y rítmica. Por lo general, comienza en una mano que se encuentra en reposo. Hay casos en los que llega a afectar el brazo completo, o ambos brazos y piernas.

Los temblores suelen disminuir con la realización de movimientos voluntarios y desaparecen por completo durante el sueño. Por otro lado, pueden agravarse con el estrés emocional y la fatiga.

Rigidez

La rigidez muscular es otro de los síntomas de la enfermedad de Parkinson más comunes. Este no solo dificulta los movimientos del paciente sino que produce resistencia cuando el médico intenta mover o flexionar una extremidad (el brazo, por ejemplo) del mismo para examinarlo. Esto se conoce como hipertonía muscular.

Cuando se consigue vencer la resistencia, el movimiento no es fluido, sino que se inicia y detiene repetidamente. A esto se le conoce como rigidez en rueda dentada.

Arrastrar los pies al caminar

Teniendo en cuenta que la enfermedad de Parkinson hace que la persona tenga dificultades para moverse en todo sentido, no es extraño que también influya en la manera de caminar. Por lo general, a los pacientes les cuesta tanto colocar las piernas rectas al caminar como levantarlas. En consecuencia, arrastran los pies y se desplazan lentamente. A esto se le conoce como marcha lenta.

Adicionalmente, de acuerdo con la Asociación Parkinson Madrid, “a veces se dan pasos rápidos y cortos (festinación), con dificultad para pararse. Episodios de bloqueo (los pies parecen que están pegados al suelo)”.

Lentitud al moverse

La lentitud al moverse (bradicinesia) es otro de los síntomas de la enfermedad de Parkinson más frecuentes. Se da tanto en los movimientos voluntarios como en los automáticos.

Un paciente con párkinson no solo puede caminar lentamente, sino que puede mantener los brazos casi inmóviles mientras lo hace, cuando lo normal sería balancearlos ligeramente.

La lentitud no solo afecta las extremidades, sino que también puede evidenciarse en la escritura, el parpadeo y la expresión facial. Así, el paciente puede parpadear con mayor lentitud y presentar progresivamente cada vez menos expresividad facial. A menudo, la lentitud se presenta junto con torpeza a la hora de manipular objetos.

Problemas para hablar

El temblor puede llegar a afectar el área de la mandíbula y la lengua, lo que a su vez puede causar problemas para hablar. Lo más común es que los pacientes presenten un habla lenta, con voz monótona, y que a veces tartamudeen debido a las dificultades que tienen para articular las palabras.

Letra pequeña

Los síntomas de la enfermedad de Parkinson incluyen los problemas para escribir
Además de la tendencia a escribir con letra pequeña, las personas afectadas pueden experimentar dificultades para utilizar los lápices e incluso para empezar o terminar de redactar.

Debido a todo lo anterior, los pacientes con párkinson también presentan dificultades para escribir y realizar tareas afines. Generalmente, escriben lento porque tienen dificultades para realizar los trazos, y la letra es poco firme y de tamaño pequeño (lo que se conoce como micrografía).

Falta de expresión facial

A medida que la enfermedad progresa, la expresividad facial de la persona con enfermedad de Parkinson disminuye. Esto es porque la movilidad de los músculos faciales se ve disminuida. A esto se le conoce como hiponimia.

Además de presentar un rostro inexpresivo, el paciente puede mantener la boca entreabierta, babear, tener dificultades para hablar y deglutir, como expone la Asociación Parkinson Burgos.

Apatía y trastornos del estado del ánimo

Tal y como indica la evidencia científica, los trastornos del estado del ánimo no son infrecuentes en la enfermedad de Parkinson. La depresión y la ansiedad son algunos de los más comunes, y además pueden verse acompañados por estados de apatía y otros.

Cambios en la piel

Si bien es cierto que a medida que se envejece la piel tiende a volverse más seca, en el caso de los pacientes con párkinson, esta resequedad podría ser más pronunciada. Sin embargo, esto aún sigue estudiándose, ya que hay pacientes que en lugar de presentar tendencia a la resequedad, presentan más bien mayor tendencia a tener una piel grasa.

Por otro lado, según algunas investigaciones, los pacientes pueden experimentar otros cambios en la piel, como cambios acneiformes, dermatitis seborreica, aumento de la sudoración y seborrea.

Problemas para dormir

Aunque el temblor suele desaparecer durante el descanso nocturno, los pacientes con párkinson pueden tener problemas para dormir por otros motivos. Por ejemplo, pueden tener la necesidad de levantarse a orinar con frecuencia o pueden experimentar un agravamiento de otros de sus síntomas.

El insomnio es un trastorno común así como también el trastorno del sueño REM. A su vez, estos pueden contribuir con los problemas cognitivos, la somnolencia diurna y la depresión.

Síntomas raros

Además de los síntomas ya mencionados, los pacientes pueden experimentar otros síntomas, como los siguientes que vamos a comentar a continuación.

Llanto inexplicable

“La afección seudobulbar (APB) es la expresión de risa o llanto involuntario e incontrolable” explica un estudio que incluía en la muestra un grupo de pacientes con enfermedad de Parkinson.

Presión arterial baja o fluctuaciones en la presión arterial

Cuando el paciente se pone de pie o hace otros cambios de postura similares, puede experimentar una bajada de tensión repentina. A esto se le conoce como hipotensión ortoestática.

Olvido

Como explica la Parkinson’s Foundation:

“En las personas con enfermedad de Parkinson se puede presentar una amplia gama de cambios en el pensamiento y la memoria, incluidos procesos de pensamiento lento, olvido, confusión sobre las tareas de rutina, falta de juicio, comportamientos compulsivos, paranoia, ansiedad y cambios de la personalidad”.

En etapas más avanzadas, el paciente con párkinson no solo puede tener problemas de memoria, sino que puede desarrollar demencia.

Síntomas y complicaciones en etapa tardía

En etapas avanzadas, la enfermedad de Parkinson puede cursar con otros síntomas, además de los ya mencionados. Algunos de ellos serían discinesia, postura encorvada, problemas para deglutir,  estreñimiento, retención urinaria, problemas con el equilibrio, fatiga crónica, congelamiento o freezing, entre otros.

¿Cuándo ir al médico?

En caso de notar varios de los síntomas de la enfermedad de Parkinson mencionados anteriormente, lo mejor será acudir al médico para una revisión. Cuanto antes se pueda tener un diagnóstico, más pronto se podrá saber cuál es el origen del problema y cuál puede ser el tratamiento más adecuado.

Te podría interesar...
Enfermedad de Parkinson
Muy SaludLeerlo en Muy Salud
Enfermedad de Parkinson

La enfermedad de parkinson es la patología neurodegenerativa motora con mayor incidencia en el mundo. Aprende cómo lidiar con ella.