Causas del cáncer de pulmón

El cáncer de pulmón no solo está asociado con el hábito de fumar. Veamos qué otros factores inciden en su desarrollo.
Causas del cáncer de pulmón
Diego Pereira

Revisado y aprobado por el médico Diego Pereira el 06 agosto, 2021.

Escrito por Josberth Johan Benitez Colmenares, 06 agosto, 2021

Última actualización: 06 agosto, 2021

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), en 2020 se diagnosticaron 2.2 millones de casos de cáncer de pulmón en todo el mundo. Ese mismo año hubo 1.8 millones de muertes, perfilándose como el cáncer más peligroso en cuanto a números de decesos. A pesar de estas estadísticas y la concientización al respecto, una buena parte de la población ignora las causas del cáncer de pulmón.

La mayoría asocia este tipo de cáncer con el hábito de fumar. Aunque es verdad que un amplio porcentaje de los casos se corresponden con el tabaco, existen otras causas y factores de riesgo que se reportan en miles de diagnósticos anuales. Hoy exploramos todas las maneras en que se aumentan la probabilidades de padecer cáncer de pulmón.

Principales causas del cáncer de pulmón

El cáncer de pulmón sucede cuando las células pulmonares mutan o cambian. Este proceso por lo general se genera debido a la interacción con sustancias tóxicas, aunque también puede desarrollarse sin motivo aparente. Siguiendo a la American Lung Association, las principales causas del cáncer de pulmón son las siguientes:

Fumar

Las causas del cáncer de pulmón incluyen el cigarrillo
La importancia de la exposición al humo de cigarrillo en el desarrollo del cáncer de pulmón es tan grande, que la mayoría de los programas de prevención se tratan de eliminar esta adicción.

El tabaquismo es la causa más frecuente del cáncer de pulmón. De acuerdo con algunos investigadores, el 90 % de los casos se pueden atribuir a este hábito. El riesgo de desarrollar la enfermedad es mayor en hombres que en mujeres y, a pesar de los intentos al respecto, no existe un consenso del número promedio de cajetillas fumadas al año que incentiva la manifestación cancerígena.

Aunque los riesgos son mayores para los fumadores activos, inhalar humo de forma pasiva también eleva las probabilidades de desarrollar la enfermedad (así lo señala la evidencia). El riesgo se mantiene latente entre los exfumadores, incluso décadas después de que han abandonado el cigarrillo. Sin embargo, en estos casos el porcentaje es menor. Allí radica la importancia de abandonar el tabaco.

Exposición al radón

La exposición al radón, un gas radiactivo natural, es la segunda causa más frecuente del cáncer de pulmón. Los estudios indican que ocasiona 21 000 muertes cada año por esta enfermedad. Paradójicamente, los investigadores han encontrado que hasta el 50 % de la población ignora su incidencia o tienen ideas erróneas en torno a él.

El radón es un gas natural que podemos encontrar en suelos rocosos. Se produce por descomposición del uranio, de modo que prevalece es casi todas las partes del mundo.

En la mayoría de los lugares sus concentraciones no perjudican la salud, pero en ciertas zonas la exposición es mayor. Existen pruebas de radón que venden en ferreterías para que compruebes los niveles de tu residencia.

Exposición a ciertos químicos

Como apuntamos en el inicio, la exposición química es una de las principales causas del cáncer de pulmón. Existen decenas de sustancias químicas asociadas con este tipo de cáncer. Destacamos las más importantes:

  • Asbesto: el asbesto es un grupo de minerales que se usaron durante décadas en la industria de la construcción. Hoy existe un consenso entre los investigadores de que representa un riesgo para desarrollar cáncer de pulmón.
  • Uranio: también existe evidencia que indica que la exposición al uranio eleva el riesgo de padecer este tipo de cáncer. Quienes viven o vivieron en zonas mineras pueden tener mayores probabilidades de desarrollarlo.
  • Cadmio: en 1993 el cadmio fue descrito como cancerígeno para los seres humanos por la IARC (Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer). Los estudios al respecto también indican que puede causar cáncer de próstata.
  • Cromo: se ha asociado la exposición al cromo con esta enfermedad pulmonar. Los indicios sugieren que también puede provocar inflamación crónica y otro tipo de lesiones.

Otros químicos como el arsénico, el níquel, los derivados del petróleo y el hollín, por solo mencionar algunos, también se han asociado con la condición.

Contaminación por partículas

En esta categoría se incluyen todas las partículas sólidas o líquidas que se encuentran en el aire que respiramos. De acuerdo con su toxicidad, el riesgo de cáncer de pulmón aumenta.

Los investigadores están de acuerdo desde hace décadas con que el humo de los vehículos motorizados, los desechos industriales, las plantas de energía y otros generadores están relacionados con la enfermedad.

Mientras mayor sea el grado de contaminación del área geográfica en donde vives, mayor es también la exposición de tus pulmones a ciertas toxinas.

Genes

Finalmente, la última de las causas más comunes del cáncer de pulmón es la predisposición genética. Si cuentas con un historial de cáncer de pulmón u otros tipos de cáncer en tu red familiar, incluso si no se cumplen los criterios anteriores, es probable que también desarrolles la enfermedad en el futuro.

Probable no significa seguro, ya que muchos de los casos carecen de historial en la familia. Los investigadores han tratado de encontrar los genes responsables. Hasta el momento se sospecha que los loci 5p15, 6p21 y 15q25 están entre los primeros sospechosos.

Aún queda mucho por recorrer al respecto, aunque el protagonismo genético explica muchos de los procesos generadores de la enfermedad.

Factores de riesgo del cáncer de pulmón

En compañía de las causas anteriores, también podemos mencionar algunos factores de riesgo que influyen en el curso de la enfermedad. Entre los principales destacamos los siguientes.

Ingesta de suplementos vitamínicos

Tal y como lo señala Johns Hopkins Medicine, los suplementos vitamínicos pueden jugar en tu contra en el desarrollo de la enfermedad. En concreto, se ha asociado a los suplementos de betacaroteno con esta variedad de cáncer. Los riesgos son mayores si quien mantiene la ingesta es un fumador o bebedor recurrente. La incidencia disminuye en personas sin estos hábitos.

Exposición a radioterapia

Este es un factor de riesgo que destacan los Centers for Disease Control and Prevention (CDC). Si eres sobreviviente de cáncer y durante el tratamiento te expusiste a terapias de radiación, entonces tienes mayores riesgos de manifestar la afección en contraste con una personas sana.

Edad

Las causas del cáncer de pulmón incluyen la edad avanzada
La edad es un factor de riesgo muy importante para el desarrollo de este y otro tipo de tumores malignos.

Al igual que sucede con la mayoría de los tipos de cáncer, el riesgo aumenta a medida que envejeces. Los estudios indican que la mayoría de los casos se diagnostican en pacientes con más de 60 años.

Aunque es infrecuente que se presente en personas menores de 45, las probabilidades aún están latentes. Como ya hemos mencionado, es más común en hombres que en mujeres.

¿Cuándo consultar al médico?

Tanto las causas como los factores de riesgo deben alertarte sobre cuándo es el momento idóneo para buscar asistencia médica. Si eres fumador, incluso uno ocasional, debes saber los riesgos a los cuales te expones a medio y largo plazo. Desde Muy Salud incentivamos el abandono del hábito, en especial si lo has incluido de forma permanente no hace mucho tiempo.

Para ello puedes seguir nuestra guía para dejar de fumar. Si deseas persistir con el hábito, te recomendamos programar visitas anuales con el especialista para descartar daños pulmonares que puedan derivar en cáncer.

Si te has expuesto durante años a cualquiera de los agentes químicos, tienes más de 60 años y cuentas con una predisposición familiar, también deberías buscar asistencia para descartar esta manifestación.

Te podría interesar...
El tabaco y la fibromialgia: ¿cómo se relacionan?
Muy SaludLeerlo en Muy Salud
El tabaco y la fibromialgia: ¿cómo se relacionan?

El tabaco y la fibromialgia es una de las peores combinaciones que pueden hacerse. Sobre todo porque agrava los síntomas drásticamente.



  • Beaver LM, Stemmy EJ, Schwartz AM, Damsker JM, Constant SL, Ceryak SM, Patierno SR. Lung inflammation, injury, and proliferative response after repetitive particulate hexavalent chromium exposure. Environ Health Perspect. 2009 Dec;117(12):1896-902.
  • Blanco JA, Toste IS, Alvarez RF, Cuadrado GR, Gonzalvez AM, Martín IJ. Age, comorbidity, treatment decision and prognosis in lung cancer. Age Ageing. 2008 Nov;37(6):715-8.
  • Brennan, P., Hainaut, P., & Boffetta, P. Genetics of lung-cancer susceptibility. The lancet oncology. 2011; 12(4): 399-408.
  • Cohen AJ. Outdoor air pollution and lung cancer. Environ Health Perspect. 2000 Aug;108 Suppl 4(Suppl 4):743-50.
  • Mulloy KB, James DS, Mohs K, Kornfeld M. Lung cancer in a nonsmoking underground uranium miner. Environ Health Perspect. 2001 Mar;109(3):305-9.
  • Nielsen LS, Bælum J, Rasmussen J, Dahl S, Olsen KE, Albin M, Hansen NC, Sherson D. Occupational asbestos exposure and lung cancer--a systematic review of the literature. Arch Environ Occup Health. 2014;69(4):191-206.
  • Sethi, T. K., El-Ghamry, M. N., & Kloecker, G. H. Radon and lung cancer. Clin Adv Hematol Oncol. 2012; 10(3): 157-164.
  • Siddiqui, F., & Siddiqui, A. H. Cancer, lung. StatPearls [Internet]. 2020.
  • Taylor R, Cumming R, Woodward A, Black M. Passive smoking and lung cancer: a cumulative meta-analysis. Aust N Z J Public Health. 2001 Jun;25(3):203-11.
  • Verougstraete V, Lison D, Hotz P. Cadmium, lung and prostate cancer: a systematic review of recent epidemiological data. J Toxicol Environ Health B Crit Rev. 2003 May-Jun;6(3):227-55.
  • Vogeltanz-Holm N, Schwartz GG. Radon and lung cancer: What does the public really know? J Environ Radioact. 2018 Dec;192:26-31.