¿Qué es un coma diabético?

¿Sufres diabetes? Entonces has de saber que este es uno de los factores de riesgo para el desarrollo de un coma diabético. Te contamos en qué consiste dicha patología.
¿Qué es un coma diabético?
Saúl Sánchez

Escrito y verificado por el nutricionista Saúl Sánchez el 24 junio, 2021.

Última actualización: 24 junio, 2021

El coma diabético es una de las complicaciones más severas derivadas de un control ineficiente de la glucosa en sangre. Se genera a partir de una situación de hipoglucemia o de hiperglucemia, y pone en riesgo la vida de quien lo sufre. Vamos a contarte con exactitud en qué consiste y como prevenirlo.

Hay que tener en cuenta que la diabetes es una patología que puede estar originada por malos hábitos de vida o por un problema de carácter autoinmunitario. Sea como fuere, necesita de un tratamiento preciso para evitar que la enfermedad progrese y que de ella se deriven otras complicaciones.

Causas de un coma diabético

Un coma diabético está causado por niveles excesivamente altos o bajos de azúcar en sangre, siendo el mecanismo fisiológico que lo dispara diferente en ambos casos.

Niveles altos de azúcar en sangre

El diagnóstico del coma diabético es sencillo
Por fortuna, la detección de niveles anormales de glucosa en sangre es fácil mediante el uso de glucómetros.

La hiperglucemia se desarrolla cuando el organismo no es capaz de producir suficiente insulina, o cuando las células no son sensibles a la hormona, y por lo tanto se acumula azúcar en la sangre por encima de los valores normales.

En este estado se pueden generar una serie de síntomas que incluyen visión borrosa, fatiga, micción frecuente y alteración en el mecanismo de la saciedad y del apetito. Es posible que se experimente también una cierta situación de deshidratación, motivada entre otras cosas por el incremento de la micción.

Situaciones clínicas que dan origen al coma diabético

Las principales complicaciones agudas de un cuadro clínico de hiperglicemia en pacientes diabéticos son los siguientes:

  • Cetoacidosis: se produce cuando el organismo moviliza y oxida grasas a una velocidad superior a la que el cuerpo puede utilizar los nutrientes. Así lo evidencia un estudio publicado en Nature Reviews. En estas circunstancias se acumulan cetonas en la sangre, provocando una acidificación del medio que puede resultar fatal. Se trata de un problema mucho más frecuente en diabéticos tipo 1 que en los de tipo 2.
  • Síndrome hiperosmolar hiperglucémico diabético: en este caso se experimenta una elevación excesiva del azúcar en sangre, pero sin una producción de cetonas que generen acidificación de los fluidos. Es más frecuente este tipo de hiperglucemia en diabéticos de tipo 2, siendo una complicación que implica deshidratación extrema y que puede poner en riesgo la vida de quien la sufre. La rehidratación, la administración de electrolitos y la terapia con insulina suelen ser los tratamientos de elección, según una investigación publicada en The Medical Clinics of North America.

Para evitar ambas situaciones, se recomienda un control sistemático de los niveles de azúcar en sangre en los pacientes con diabetes. De este modo pueden llevarse a cabo conductas compensatorias como la administración de insulina exógena en el caso de acercarse a los rangos que impliquen peligrosidad.

Con este objetivo existen en el mercado una serie de dispositivos portátiles denominados glucómetros que permiten la cuantificación de la glucosa sanguínea mediante la extracción de una gota de sangre. Son precisos y cómodos de utilizar.

Niveles bajos de azúcar en sangre

Cuando en el torrente sanguíneo descienden de forma drástica los niveles de glucosa pueden experimentarse los siguientes síntomas: mareos, temblores, aumento de la frecuencia respiratoria y náuseas. Esto indica una situación de hipoglucemia, lo que puede terminar en un coma diabético.

Hay que tener en cuenta que cuando disminuyen los niveles de azúcar en sangre es necesario incrementar el aporte exógeno de glucosa, para conseguir así restaurar la situación de homeostasis. Si no se lleva a cabo ningún tratamiento y continúa el descenso del parámetro, se originará coma diabético y después la muerte. Así lo afirma una investigación publicada en Home Healthcare Now.

Síntomas del coma diabético

Según una publicación de la Clínica Mayo, el coma diabético se caracteriza por la pérdida del conocimiento. Las personas afectadas no pueden “responder a los estímulos visuales, sonoros o de otro tipo”.

Dependiendo de la causa (es decir, aumento o disminución grave de los niveles de glucemia), los momentos previos a la pérdida de conocimiento se caracterizan por ciertos signos y síntomas:

Coma hipoglucemiante

En este caso lo más habitual es experimentar una sensación similar a la del desmayo, con sudores fríos, pulso palpitante, desorientación y ansiedad. En el caso de que no se lleve a cabo un tratamiento temprano se puede originar un daño cerebral irreparable.

Coma hiperglucémico

En esta situación el principio del problema cursa con somnolencia, que poco a poco se va agudizando. Además es posible experimentar una reducción en el pulso, deshidratación y estado de cetosis.

Factores de riesgo para el coma diabético

Está claro que el hecho de padecer diabetes es el principal factor de riesgo para el desarrollo del coma diabético. En el caso de la diabetes de tipo 1, es más probable que el tipo de coma sea provocado por una hipoglucemia o una situación de cetoacidosis.

Sin embargo, en el contexto de la diabetes de tipo dos es más frecuente experimentar niveles excesivamente altos de glucosa en sangre.

Además, existen otros factores de riesgo a la hora de desarrollar coma diabético. Entre ellos destacan las cirugías, ciertas enfermedades, consumo de fármacos, drogas y alcohol y un mal planteamiento de las dosis de insulina. La educación nutricional en diabéticos será esencial para evitar problemas relacionados con un control deficiente de las glucemias.

Método diagnóstico

El diagnóstico del coma diabético es clínico, teniendo en cuenta todas las manifestaciones mencionadas anteriormente. Además, se presume su causa al detectar anormalidades en los valores de glicemia:

  • Cuando el azúcar en el torrente sanguíneo es superior a 300 mg/dL.
  • Lo mismo sucede con los comas hipoglucemiantes, siempre y cuando la glucosa en sangre se sitúe por debajo de los 70 mg/dL.

Tratamiento

Las personas diabéticas que suelen presentar niveles altos de azúcar en sangre se suelen suplementar con sodio, potasio, fosfato, insulina y líquidos intravenosos. Con estas pautas se controlan las glucemias y se evitan los estados de deshidratación, que pueden resultar fatales.

En el caso de desarrollar una hipoglucemia se suele administrar solución dextrosa intravenosa, según una investigación publicada en European Journal of Endocrinology.

Prevención del coma diabético

Es importante poner en marcha una serie de medidas de prevención del coma diabético, sobre todo en aquellas personas que han desarrollado la patología metabólica. En estas situaciones conviene ejercer un control efectivo de los niveles de azúcar en sangre, evitando desviaciones que puedan ser problemáticas.

Para ello se recomienda evitar el consumo de alimentos ultraprocesados con alto contenido en azúcares simples. De hecho, limitar los carbohidratos de la dieta en líneas generales ha demostrado ser positivo para conseguir modular y estabilizar las glucemias. En el caso de administrarse estos han de ser de tipo complejo.

Asimismo, mantener un correcto peso corporal es clave para prevenir el desarrollo de la diabetes y las complicaciones derivadas de la misma. De acuerdo con una investigación publicada en la revista Pediatric Disease, son dos patologías que están muy relacionadas entre sí y que cursan con un incremento de la inflamación sistémica.

En el caso de haber desarrollado la diabetes, es importante contar con un medidor de azúcar en sangre, que pueda ser utilizado cada poco tiempo para realizar un control efectivo sobre las glucemias. Si se encuentran valores anormales en varias mediciones, es recomendable contactar con el centro de salud.

¿Cuándo consultar con un médico?

El coma diabético y su prevención
Los pacientes diabéticos o con problemas metabólicos requieren control regular con un médico endocrinólogo.

Por norma general se recomienda llamar al médico cuando los niveles de glucosa en el torrente sanguíneo están por encima o por debajo de los valores comentados anteriormente. Si además se experimenta una sensación de mareo o de desmayo, es conveniente contactar con el servicio de urgencias local.

Será necesaria la intervención profesional y temprana en estos casos. De lo contrario podrían generarse secuelas que durasen de por vida, además de ponerse en riesgo la supervivencia de la persona.

Coma diabético, una situación de riesgo

Como has podido comprobar, el coma diabético es una situación de riesgo que pone en peligro la vida de quien lo sufre. A pesar de que es más frecuente en las personas que han desarrollado la patología metabólica, puede darse en otros casos. Por ejemplo, los pacientes con cáncer podrían desarrollar una hipoglucemia severa.

Sea como fuere, es importante identificar los factores de riesgo y realizar una prevención efectiva. Solamente así se podrá evitar un desajuste en las glucemias sanguíneas que condicionen la pérdida del conocimiento, los desmayos y que generen secuelas a medio o a largo plazo.

No obstante, hay que tener en cuenta que si se promocionan los buenos hábitos de vida y si se lleva un control de las glucemias en los contextos de diabetes, es difícil que se alcance tal situación. Resulta imprescindible realizar buena educación nutricional, para conseguir así que cada paciente sea consciente de los riesgos y que ponga en práctica las acciones necesarias para evitarlos.

Te podría interesar...
Tipos de diabetes: características y tratamiento
Muy Salud
Leerlo en Muy Salud
Tipos de diabetes: características y tratamiento

En la actualidad se han identificado distintos tipos de diabetes, por lo que el tratamiento de esta patología puede variar en gran medida.



  • Dhatariya KK, Glaser NS, Codner E, Umpierrez GE. Diabetic ketoacidosis. Nat Rev Dis Primers. 2020 May 14;6(1):40. doi: 10.1038/s41572-020-0165-1. PMID: 32409703.
  • Fayfman M, Pasquel FJ, Umpierrez GE. Management of Hyperglycemic Crises: Diabetic Ketoacidosis and Hyperglycemic Hyperosmolar State. Med Clin North Am. 2017 May;101(3):587-606. doi: 10.1016/j.mcna.2016.12.011. PMID: 28372715; PMCID: PMC6535398.
  • Freeland B. Hypoglycemia in Diabetes Mellitus. Home Healthc Now. 2017 Sep;35(8):414-419. doi: 10.1097/NHH.0000000000000584. PMID: 28857864.
  • Kittah NE, Vella A. MANAGEMENT OF ENDOCRINE DISEASE: Pathogenesis and management of hypoglycemia. Eur J Endocrinol. 2017 Jul;177(1):R37-R47. doi: 10.1530/EJE-16-1062. Epub 2017 Apr 5. PMID: 28381450.
  • Westman EC, Tondt J, Maguire E, Yancy WS Jr. Implementing a low-carbohydrate, ketogenic diet to manage type 2 diabetes mellitus. Expert Rev Endocrinol Metab. 2018 Sep;13(5):263-272. doi: 10.1080/17446651.2018.1523713. PMID: 30289048.
  • Malone JI, Hansen BC. Does obesity cause type 2 diabetes mellitus (T2DM)? Or is it the opposite? Pediatr Diabetes. 2019 Feb;20(1):5-9. doi: 10.1111/pedi.12787. Epub 2018 Nov 5. PMID: 30311716.